Test drive: el Land Rover Discovery HSE TDV6

Gran mecánica, tecnología y equipamiento superior para el SUV de la marca inglesa que llegó en mayo a nuestro mercado
Gabriel Tomich
(0)
14 de julio de 2018  

Confort y gran mecánica para el nuevo Discovery de Land Rover
Confort y gran mecánica para el nuevo Discovery de Land Rover

Land Rover es una marca legendaria entre los vehículos off-road. Robustos, versátiles y con gran capacidad para atravesar los terrenos más difíciles del planeta, el uso de los míticos Defender de la marca inglesa se extendió a lo largo y ancho del planeta después de la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, los rústicos todoterreno comenzaron a "suavizarse" a fines de los '80, al amparo de la demanda de un público ávido de contar con un vehículo con prestaciones off-road pero sin prescindir de más confort para viajar; que fue la génesis de los actuales SUV.

La respuesta de Land Rover a esta demanda fue el Discovery, cuya primera generación data de 1989 y la última, quinta y actual, de 2017, que llegó a nuestro país en mayo pasado con una gama compuesta por los modelos turbodiésel, SE TDV6 y HSE TDV6, y la naftera HSE Si6 de 340 CV.

En su momento, cuando Land Rover lanzó el Discovery, apostó por un público muy exigente en cuanto a confort y equipamiento premium, tradición que el modelo mantiene e incrementa en cada generación. A la par, fue sumándole un diseño exterior cada vez más pulido, atractivo y, ahora, con un fino "toque" deportivo (aunque sin exagerar), que se desarrolla sobre una flamante estructura monocasco de aluminio (el 85%), que permitió un ahorro de 480 kg respecto del modelo precedente.

Todo esto se puede verificar en la versión HSE TDV6 que probamos, que se destaca por sus tres filas de asientos (7 plazas para adultos), el vasto equipamiento y la gran tecnología, que apuntan a un objetivo concreto: brindar el máximo confort posible. Y vaya si lo consigue.

La extraordinaria amplitud del interior tiene que ver con una longitud que roza los 5 m y un ancho de más de 2,2 m, a la que agrega la modularidad de los asientos traseros, que se comandan en forma eléctrica desde un tablero con interruptores (para bajarlos y subirlos, abatir los respaldos, etc.), ubicado en el enorme compartimiento de carga (va de 723 a 2406 L de capacidad, y con portón eléctrico). Los pasajeros traseros también disfrutan de su propio ajuste de temperatura, gracias al climatizador trizona y también de la gran luminosidad que ofrece el gran techo panorámico (adelante se abre, atrás es fijo).

La posición de manejo es superlativa por su comodidad y la facilidad para ajustarla (además tiene 3 memorias) por las múltiples regulaciones eléctricas tanto de la butaca (también la del acompañante es eléctrica y calefaccionada) y del gran volante multifunción, que agrupa varios comandos, e incluye levas para cambiar las marchas.

Interior amplio y con gran tecnología
Interior amplio y con gran tecnología

En el marco de un diseño sobrio y clásico, más una alta calidad de materiales y terminaciones, este Discovery tiene un equipamiento de confort y seguridad que incluye: tapizados de cuero, sistema de apertura y arranque sin llave (Keyless), tablero íntegramente digital y configurable de 12,3", gran pantalla táctil central de 10" para el sistema Incontrol Touch Pro, que ofrece amplia conectividad con sistemas iOs y Android, sistema de sonido digital envolvente Meridian de 14 parlantes con subwoofer, 6 airbags, anclajes Isofix y más.

La mecánica está compuesta por el motor biturbodiésel V6 3.0 L, que entrega una potencia de 258 CV a 3750 rpm y un par motor de 61,2 kgm entre 1750 y 2250 rpm, y por una eficiente y rápida caja de velocidades automática ZF de 8 marchas, que le confiere gran agilidad en el tránsito y la ruta (acelera de 0 a 100 km/h en 8,1 s y alcanza una velocidad máxima de 209 km/h. En ciudad (cuenta con sistema Start&Stop) consume unos 10,5 L/100 km y en ruta a 120 km/h baja a 8,8 L/100 km.

Pero no todo es asfalto y para eso cuenta con tracción integral y el sistema All Terrain Response que, con un dial, permite ajustar las suspensiones neumáticas del Discovery y otros parámetros de caja y motor para acometer cualquier superficie, incluyendo las de alto grado de dificultad. Esta suspensión de avanzada hace también que el confort de marcha sea ultra cómodo y el comportamiento dinámico impecable. La batería de asistentes activos de seguridad es amplia: controles de estabilidad, tracción, arranque en pendiente, de descenso y velocidad de crucero.

Las novedades de este Discovery 2018 son el All Terrain Progress Control (ATPC), sistema que permite mantener en forma autónoma una velocidad adecuada sobre cualquier superficie, sin apretar el acelerador y el freno: el conductor solo se ocupa del volante. La otra ayuda electrónica es el Advanced Tow Assist, sistema que permite ejecutar maniobras de marcha atrás difíciles al remolcar lanchas o casas rodantes.

En suma, este Discovery HSE TDV6 realmente transmite una muy alta calidad para todos los terrenos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?