A propósito del tedeum

Revista Criterio
(0)
13 de julio de 2018  

Da la impresión de que la realidad argentina a veces parece caminar por dos carriles paralelos. Por una parte, y muy especialmente desde 1983, la ciudadanía va encaminándose hacia una visión de la sociedad plural y de respeto por las ideas de los demás. El concepto de "nación católica", es decir, de un país donde el "ser nacional" está identificado con el catolicismo, que tanta y tan problemática incidencia tuvo en el siglo XX, dio paso a una visión social en donde la autonomía personal es lo que mejor se adecúa a las libertades constitucionales que nos rigen. Por otra parte, algunas expresiones y celebraciones litúrgicas parecen haber quedado ancladas en la Argentina que -para bien o para mal- ha evolucionado en algo distinto. Iglesia y Estado no tienen la relación de hace dos centurias. La primera se ha independizado del Estado (aunque aún queda alguna rémora que debería solucionarse) y el segundo ha entendido la necesidad de relacionarse desde la cooperación y el respeto. Esto en modo alguno significa una renuncia o mengua del rol de la Iglesia en nuestra sociedad. Por el contrario, ser trata de "abrir sus ventanas" para dar nuevas alternativas de expresión en un mundo plural.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.