srcset

Religión

Jóvenes y religión. Creer más allá de las instituciones

Lorena Oliva
(0)
15 de julio de 2018  

En vastas regiones del mundo, los jóvenes tienden a ser menos religiosos que sus mayores. El fenómeno es detectable en tantos países que bien podría hablarse de una tendencia global. Según un reciente estudio del Pew Center Research, los niveles de afiliación a una religión determinada, de práctica diaria de la oración y de asistencia semanal a misa o a un culto religioso decrecen entre los 18 y los 39 años en buena parte del mundo, si se los compara con las cifras registradas en la generación precedente.

"Aunque la brecha de edad en el compromiso religioso es más grande en algunos países que en otros, el fenómeno ocurre en contextos económicos y sociales diferentes: tanto en países en desarrollo como en economías industriales avanzadas, en países de mayoría musulmana y en Estados predominantemente cristianos, y tanto en sociedades que son, en general, sumamente religiosas, como en aquellas que son más bien seculares", señalan las conclusiones del informe, difundido el mes pasado.

Según el mencionado trabajo, en 14 de 19 países encuestados en América Latina y el Caribe, así como en Estados Unidos y Canadá, la población menor de 40 años es mucho menos propensa que sus mayores a decir que la religión es importante en su vida. Por otra parte, la brecha de edad es más común en algunos grupos religiosos que en otros, dándose más entre los cristianos que entre los musulmanes o los budistas.

"Nuestro informe ofrece una instantánea global de las diferencias de edad en el compromiso religioso. Si la contrastamos con los 80 años de datos sobre la asistencia a servicios religiosos recopilados por Gallup en Estados Unidos, vemos que en los años 40 y 50 no hay brechas de edad significativas. Sin embargo, a mediados de los 70, las diferencias de edad se parecen mucho a las que registran hoy; es decir, se han mantenido estables. Otros investigadores han encontrado brechas de edad similares en otros países occidentales, si bien han hallado que cada nueva generación tiende a ser un poco menos religiosa que la anterior", explica a la nacion Stephanie Kramer, investigadora asociada del Pew Center Research.

Este menor interés de los jóvenes por la religión podría sugerir que nos encaminamos hacia un mundo menos religioso. Sin embargo, los estudiosos del tema consultados para esta nota sacan conclusiones menos lineales. Por ejemplo, el menor interés hacia prácticas propias de las religiones tradicionales (el acto de rezar o la asistencia semanal a misa), así como alguna renuencia a asumir de modo expreso un credo, pueden reflejar también que, entre los jóvenes, la espiritualidad se vive principalmente por fuera de las instituciones.

En un marco en el que proliferan devociones no reconocidas por la Iglesia, como el Gauchito Gil, los jóvenes modelan sus propias creencias
En un marco en el que proliferan devociones no reconocidas por la Iglesia, como el Gauchito Gil, los jóvenes modelan sus propias creencias Fuente: AFP - Crédito: EITAN ABRAMOVICH

"Los jóvenes tienden a distanciarse de las religiones institucionalizadas como el catolicismo y los grandes grupos cristianos evangélicos, pero, en contrapartida, tienden a asumir creencias sobre el mundo, el ambiente y la subjetividad que incluyen seres sobrenaturales, energías o principios no determinables por la razón y la ciencia. En esas búsquedas se reelabora la religión bajo la forma de lo que suele llamarse confusamente ?espiritualidad'", sostiene el sociólogo y antropólogo Pablo Semán. De acuerdo con el especialista, son los sujetos los que determinan con qué pautas estéticas, de comportamiento y principios morales combinan su religiosidad, y cómo compatibilizan orientaciones espirituales que para otros serían contradictorias.

"¿Se pueden conjugar Osho y el cristianismo? Para los jóvenes más autónomos esto es más posible que para los líderes religiosos tradicionales, para dar un ejemplo. Las iglesias tradicionales aciertan en querer acercarse a los jóvenes con herramientas, con retórica y con estéticas que forman parte del entorno corriente de los jóvenes, pero eso no alcanza: las religiones tradicionales intentan adaptarse a un mundo que cambia más rápidamente que su propia capacidad de adaptación", agrega Semán.

Un asunto privado

El trabajo del Pew Center Research, que es resultado del análisis de diferentes encuestas que la institución ha venido realizando a lo largo de la última década, llega a pocos meses de la celebración de la XV Asamblea Ordinaria del Sínodo de los Obispos, que tendrá lugar en Roma del 3 al 28 de octubre próximo y que estará dedicado, justamente, a repensar el vínculo de la Iglesia Católica con los jóvenes. "Para muchos jóvenes, la fe se ha convertido en un asunto privado en vez de comunitario, y las experiencias negativas que algunos jóvenes han tenido con la Iglesia han contribuido a eso. Existen muchos jóvenes que se relacionan con Dios sólo a un nivel personal, aquellos que son ?espirituales pero no religiosos'", apunta el documento preparatorio, confeccionado en marzo último por unos trescientos jóvenes procedentes de diferentes partes del mundo.

Santiago Tognietti, coordinador nacional de Pastoral Juvenil de la Conferencia Episcopal Argentina, fue uno de ellos. "Desde mi experiencia, el joven es un ser puramente espiritual, porque está atravesado por preguntas que lo interpelan en lo más íntimo, relacionadas con sus sueños, sus deseos, sus metas o su vocación. Y son preguntas que quiere o tiene que responder en tiempos muy turbulentos. El joven trae novedad, y la Iglesia como institución tal vez tenga alguna dificultad para escucharlo. Llega a Dios por una experiencia, no por un rito. El desafío es encontrar las formas y lenguajes para compartir la vida. Con este sínodo quiere replantear su acompañamiento", reflexiona este joven de 27 años que, antes de comenzar a trabajar en la Pastoral de jóvenes, ha formado parte de instituciones como el Movimiento de los Focolares y la Acción Católica Argentina.

En el país existen grandes diferencias en términos de compromiso religioso de acuerdo a la edad, según el trabajo del Pew Center Research. "En Argentina, las personas más jóvenes son significativamente menos religiosas que sus mayores. Alrededor de la mitad de los argentinos mayores de 40 años dice que la religión es muy importante en sus vidas, en comparación con el 35% de los adultos más jóvenes; una brecha de 15 puntos. Y casi la mitad (48%) de los argentinos mayores de 40 informan que rezan todos los días, mientras que lo hace solo el 31% de los menores de 40", puntualiza Kramer, del Pew.

Otras opiniones

Los especialistas también registran una correlación entre los niveles de compromiso religioso y la opinión respecto de ciertas normas sexuales y de género. "En una encuesta de opinión pública realizada por nuestra institución entre 2013 y 2014, las personas más jóvenes se manifestaron más a favor del matrimonio gay que sus mayores. La misma relación se dio al consultarles si la Iglesia Católica debía permitir el sacerdocio en las mujeres", dice la directora asociada de investigación religiosa del Pew, Neha Sahgal.

Esta brecha de edad entre los jóvenes argentinos fue registrada previamente por otro estudio local, la primera encuesta académica sobre creencias y actitudes religiosas realizada hace diez años por el Área Sociedad, Cultura y Religión del Centro de Estudios e Investigaciones Laborales (CEIL) del Conicet, cuya actualización está prevista para este año. De acuerdo con este trabajo, el 85,1% de los jóvenes de entre 18 y 29 años afirma creer en Dios, en tanto que un 71,8% se declara católico, el 17,2% indiferente, el 7,6% evangélico y el 3,3% pertenece a otras religiones.

"Si tuviéramos que diseñar un ranking de las creencias juveniles, los primeros puestos son para Jesucristo (88,3%), el Espíritu Santo (80,8%), la Virgen María (76%), los ángeles (75,1%) y los santos (70%), mientras que la Energía (61,2%), el diablo (43,6%) o la Pacha Mama (19,4%) también lo integran", señala Mariela Mosqueira, investigadora del Conicet y miembro del CEIL.

Respecto de las prácticas religiosas juveniles, las más elegidas son aquellas realizadas en el ámbito de lo privado: rezar en la casa (69,4%), consumir libros o programas de TV o radio con contenido religioso (52%) y leer la Biblia (36,2%).

Mosqueira considera que, para comprender los modos juveniles del creer en la Argentina, primero hay que deconstruir ciertos imaginarios. "Por un lado, se plantea que los jóvenes no creen en nada y, por otro, que aquellos jóvenes que profesan alguna fe lo hacen de una única manera, generalmente asociada a modos conservadores, institucionalistas y/o rígidos de religiosidad que incluso los alejaría de la propia experiencia juvenil".

"A la luz de estos datos -continúa-, se configura en nuestro país una dinámica de religiosidad juvenil que, a contrapelo de todo imaginario, combina altísimos niveles de creencia con modos diferenciales de vinculación con las instituciones religiosas y con lo sagrado", asegura la especialista, quien grafica sus dichos con las siguientes cifras: 6 de cada 10 jóvenes afirmaron vincularse con lo trascendental por su propia cuenta, mientras que sólo un 16,8% se relaciona a través de una institución religiosa.

Esta manera de vincularse con el mundo espiritual, tan diversa como flexible, tiene matices según la institución religiosa que se analice. Entre los jóvenes evangélicos, la relación institucional con Dios asciende al 33,5%, el 48,3% afirma asistir semanalmente al culto (frente el 16,6% entre los católicos) y el 41,8 dice consultar frecuentemente a pastores (versus el 21,9% de los católicos).

"El mundo evangélico se abrió cultural y estéticamente. A nivel local reconfiguró las formas de vivir el evangelio habilitando modos de experimentar la fe en clave juvenil: comenzaron a gestarse circuitos de sociabilidad, consumo y entretenimiento destinados a los propios jóvenes cristianos que lograron fusionar cultura juvenil y cultura evangélica", agrega Mosqueira.

En este marco, entre 1980 y 2000 emergieron en el país el rock cristiano, los campamentos, pastores y líderes juveniles evangélicos como Dante Gebel, programas de radio y TV, películas, páginas web y una industria editorial colmada de títulos para jóvenes cristianos.

Rescate, grupo de rock evangélico, con uno de sus hits, Quitamancha

3:35
Video

Hagan lío

La Iglesia Católica, en tanto, también promueve iniciativas orientadas a la feligresía juvenil, como Pascua Joven o el reciente Encuentro de Juventud que tuvo lugar en mayo último en Rosario y al que, según los organizadores, asistieron 20.000 jóvenes. De todos, sin duda, se destaca la peregrinación a Luján. "Por lo general, a los encuentros de juventud va el núcleo duro mientras que la peregrinación a Luján es un evento más abierto, de perfil mayoritariamente juvenil, al que asisten tanto jóvenes de diferentes parroquias como otros que viven, en esa peregrinación, tal vez el único momento del año en el que entran en contacto con la fe", agrega Mosqueira, que ve en la encíclica Laudato si y en el llamado del Papa a que los jóvenes "hagan lío" otros intentos por generar empatía con el segmento juvenil.

La encuesta local coincide con la del Pew Center Research en el sentido de que, a medida que se avanza en edad, aumenta el compromiso religioso, así como el apego a los modos más institucionalizados de vivir la fe.

Así, por ejemplo, mientras que el 71,8% de los jóvenes argentinos se considera católico, la cifra asciende al 76,6% entre los adultos de entre 30 y 64 años y al 85,3% entre los adultos mayores. Y en lo que se refiere al vínculo con Dios a través de una institución religiosa, las cifras registradas ente adultos mayores, adultos y jóvenes es de 26,5%, 22,5% y 16,8% respectivamente. En contrapartida, el 17,2% de los jóvenes se declara creyente sin religión, mientras que el porcentaje desciende al 9,2 entre los adultos y al 7,1 entre los mayores.

En cualquier caso, no habría que olvidar que, tal como estas cifras demuestran, vivimos en un contexto marcado por la individuación de la fe, en el que cada uno da forma a su propia creencia. El modelo juvenil se nos presenta así dinámico y en permanente reconfiguración. Y, como una búsqueda propia de esa generación, escapa a todo encasillamiento.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.