Los siete desafíos urgentes de Macri

Claudio Jacquelin
Claudio Jacquelin LA NACION

Los 7 desafíos urgentes de Macri

11:12
Video
(0)
12 de julio de 2018  • 22:30

La sostenida baja en la cotización del dólar que ya lleva casi dos semanas y terminó ubicándose hoy entorno de los 28 pesos dio un respiro. Sin embargo, el Gobierno tiene por delante una buena cantidad de desafíos, que debe superar con éxito para recuperar la confianza de los mercados y de la sociedad. Los más urgentes son:

Demostrar que tiene el control de la situación y que ya no corre detrás de los acontecimientos

  • En parte, lo logró desde la salida de Sturzenegger del BCRA y el mini recambio de gabinete. No obstante, todavía hay aspectos políticos y económicos cuya dinámica sigue siéndole esquiva.

Estabilizar el dólar

  • La calma de esta semana fue una buena señal, pero está apalancada en algunas herramientas financieras de alto costo, como la elevada tasa de interés y las Letras del Tesoro, que siguen generando incertidumbre interna y externa, a corto y mediano plazo, y consecuencias no deseadas en la economía real.
  • En este punto, además, debe dejar claro que las limitaciones que le impuso el acuerdo con el FMI a las atribuciones del BCRA pueden no ser tan rígidas y que eso no tendrá consecuencias para el país. Es decir, que el Fondo haga la vista gorda, como ya se lo dio a entender que hará.

Lograr los consensos básicos con la oposición

  • Descartada la opción de hacer un pacto con el peronismo no kirchnerista, necesita llegar a acuerdos con los gobernadores para reducir el déficit, y con legisladores del PJ para aprobar el presupuesto y otras leyes o disposiciones que exige el acuerdo con el FM, como la reforma de la carta orgánica del BCRA y la confirmación de la designación de Luis Caputo , como presidente.

Moderar los efectos del nuevo salto de la inflación

Hay tres aspectos claves por atender:

  • Resolver la cuestión de las tarifas de los servicios sin empeorar la economía personal y de las empresas, ni afectar los contratos con las compañías prestadoreas.
  • Evitar una caída abrupta del consumo que provoque una mayor recesión y ahonde la crisis por la que atraviesan las empresas, sobre todo medianas y chicas.
  • Reforzar la asistencia social, en medio de las restricciones al gasto que debe enfrentar.

Recuperar la cohesión interna de Cambiemos

  • Primero debe terminar de zanjar las diferencias que existen respecto de cómo afrontar esta etapa, sobre todo en el plano político y comunicacional.
  • Luego, debe restablecer los vínculos con y entre los socios de la coalición. Es decir, Lilita Carrió y el radicalismo, donde ya hubo algunos avances con las reuniones mantenidas en los últimos dos días, pero nadie asegura que haya paz duradera. Las críticas declaraciones del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales , sobre las consecuencias de la crisis cambiaria en la economía volvieron a generar ruido en la opinión pública.
  • La discusión sobre la legalización del aborto atenta contra el objetivo de recrear la unidad. Por eso, en la Casa Rosada desean que la votación no se demore, para no mantener un conflicto que ha tendido a ahondarse desde que se aprobó el Diputados.

Recrear la ilusión del electorado

  • Contar cómo y cuándo se saldrá de la crisis, cuál es el horizonte, qué motivos hay para confiar. Son muchos los dirigentes del oficialismo que piden la construcción de un relato refundacional y que regenere expectativas.
  • Las encuestas y focus group demuestran que ha crecido el desencanto y la preocupación entre los votantes más fieles de Cambiemos , el malestar entre los electores menos fieles y el enojo entre los más independientes. Al mismo tiempo, se fortalecen los sectores que siempre rechazaron a Cambiemos. El Gobierno cuenta a su favor con que hasta ahora ningún espacio, ni dirigente opositor capitaliza la caída del oficialismo.

Reducir o evitar la conflictividad gremial y social

  • La fragmentación gremial sigue evitando una escalada en la confrontación con el Gobierno . Los gordos, los dirigentes de los sindicatos más grandes, como es tradición, evitan quedar pegados a los sectores más radicalizados y hoy tuvieron un triunfo al postergar la renovación de autoridades, que estaba prevista para agosto.

Sin embargo, un mayor deterioro de los salarios por la aceleración de la inflación y la posible pérdida de puestos de trabajo podría modificar esa situación y darle más protagonismo a la dirigencia más combativa.

  • En el plano de la psotesta social, el Gobierno mantiene un equilibrio inestable gracias a la asistencia económica y al diálogo fluido que mantiene con los referentes de las principales organizaciones. Sin embargo, hay sectores más pequeños y más radicalizados que amenazan con alterar el status quo.
  • A eso hay que sumar que la Iglesia, que tiene gran predicamento en este ámbito y ejerce una fuerte influencia sobre algunos de los principales dirigentes, está cada vez más enfrentada con el Gobierno. El avance de la legalización del aborto ahondó las diferencias con Macri, pero la divergencia es más amplia y más profunda y abarca desde cuestiones ideológicas hasta estéticas. La conformación del Episcopado a imagen y semejanza de Francisco homogeneizó la voz de la Iglesia y elevó el volumen de sus críticas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.