"Balconing", el fenómeno letal que alarma a las islas turísticas de España

El "balconing", un peligroso fenómeno en aumento en los hoteles y departamentos turísticos de las Baleares
El "balconing", un peligroso fenómeno en aumento en los hoteles y departamentos turísticos de las Baleares Crédito: Shutterstock
(0)
13 de julio de 2018  • 10:36

PALMA DE MALLORCA.- Nada parece capaz de frenar el "balconing", un absurdo y mortal fenómeno que consiste en pasar de un balcón a otro o tirarse desde una altura considerable a una pileta, en general, siempre luego de un consumo alto de alcohol -o incluso drogas- y que se incrementa cada vez más en las zonas turísticas de España . Ayer, un joven británico de 18 años murió en la localidad de Magaluf, en la isla de Mallorca, y se convirtió en la cuarta víctima en lo que va de este año.

Una chica y un chico británicos, un joven irlandés y otro francés murieron en 2018 en esta isla de las Baleares por practicar el "balconing". La primera víctima había dejado las llaves dentro del departamento y trató de entrar por el balcón, pero cayó desde un quinto piso. El segundo se precipitó desde un séptimo piso del mismo edificio de departamentos y el tercero murió tras caer por la ventana del quinto piso de un hotel -una altura de 20 metros- en el que no estaba alojado. El último muerto, ayer, se precipitó desde la sexta planta de un edifico y su cadáver no fue hallado horas después.

El cuerpo del joven británico fue encontrado ayer por la mañana por un empleado de los departamentos vacacionales, en el patio interior del edificio, rodeado de un charco de sangre. El trabajador avisó a los servicios de emergencia, que llegaron y certificaron la muerte del adolescente.

Agentes de la Guardia Civil española se desplazaron al lugar para investigar las causas de la muerte, que sospechan pudo producirse de madrugada, aunque nadie se percató de los hechos hasta entrada la mañana. El joven tenía una pulsera de identificación de un establecimiento muy cercano y no estaba alojado en los departamentos en los que murió. Sin embargo, las fuerzas de seguridad creen que, debido al alcohol, pudo confundirse de edifico y precipitarse al vacío al intentar entrar en una habitación.

Medidas de prevención

Además de los cuatro casos de los jóvenes muertos, una británica de 41 años permanece en cuidados intensivos después de resultar herida de gravedad tras caer del segundo piso de un complejo en Sant Antoni, en la isla de Ibiza, en los que estaba alojada. La Guardia Civil apunta a la ingesta de alcohol u otras sustancias como factor desencadenante del accidente.

El aumento de los casos llevó a las autoridades locales a convocar reuniones para tomar medidas que permitan afrontar este fenómeno. Alfonso Rodríguez, alcalde del Ayuntamiento de Calviá, en donde se ubica el núcleo turístico de Magaluf, apuesta por intensificar las campañas de divulgación tanto en el país de origen de los turistas como en los trayectos de avión hasta la isla para los que visitantes ya lleguen informados de las consecuencias de este tipo de prácticas.

"Hace falta trabajar en este tipo de campañas, pero también deberíamos tener capacidad normativa para limitar la oferta agresiva de alcohol tanto del todo incluido de ciertos hoteles, como la 'hora feliz' y la barra libre de los establecimientos de ocio que se ofrecen a precios muy baratos e incitan a un alto consumo", sostuvo Rodríguez.

En los últimos años, el Ayuntamiento local modificó la ordenanza para el fomento de la convivencia y elevó las multas por el consumo de alcohol en la vía pública. También prohibió la exposición de bebidas alcohólicas en las vidrieras de los locales, supermercados y licorerías.

"Algunos establecimientos están empezando a autocontrolarse y a entender que deben ir hacia la calidad y evitar esas ofertas excesivas. Otros desgraciadamente son resistentes al cambio", dijo Rodríguez, que exigió un marco normativo claro para intentar sacar el alcohol del régimen del todo incluido que ofrecen los hoteles.

En tanto, los hoteleros no consideran a la oferta de "todo incluido" como uno de los factores desencadenantes de los casos de 'balconing'.

"La mayoría de accidentes se producen de madrugada cuando los jóvenes salen de las discotecas o locales", dice el presidente de la Agrupación Hotelera Palmanova-Magaluf, Sebastián Darder, que propone sólo controlar el alcohol en la oferta de los hoteles destinados a jóvenes dejando fuera a los complejos familiares.

Los empresarios llevan varios veranos adoptando iniciativas para evitar estos accidentes en España. Aumentaron la altura de las barandas de los balcones, colocaron mamparas en las partes exteriores e incluso se intenta alojar a los grupos más problemáticos en las plantas bajas. Los empresarios se intercambian información para evitar realojar a los turistas que ya tuvieron comportamientos vandálicos.

Además, el Ayuntamiento de Palma de Mallorca aprobó una ordenanza que prevé multas de hasta 750 euros a quien practique el "balconing", y se dio luz verde a la nueva ordenanza del uso cívico de los espacios públicos, que entrará en vigor en septiembre próximo.

Diario El País

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?