Carne y leche, por caminos diferentes

Cristian Mira
Cristian Mira LA NACION
(0)
14 de julio de 2018  • 03:00

El contraste entre las realidades de la cadena de la carne y de la leche se está haciendo más notorio en las últimas semanas. Mientras el negocio cárnico va despejando los obstáculos que le impedían crecer, en la lechería se habla de crisis.

El avance contra la informalidad y la recuperación de las exportaciones son las dos tendencias más notorias en el negocio de la carne y la ganadería. En la Mesa de las Carnes, que pasado mañana volverá a ser recibida por el presidente Macri, se le quiere poner punto final a la zona gris donde la evasión impositiva todavía pisa fuerte: el comercio minorista. "Uno entiende que la presión impositiva alienta a estas conductas, pero no les podemos pedir a los frigoríficos consumeros que vendan en blanco si el que les compra no lo hace", dijo un integrante de la Mesa de las Carnes.

El otro eje -la exportación- viene dando buenas noticias. En el primer semestre de este año se exportaron 200.000 toneladas res con hueso, lo que representa un aumento de 60% respecto de 2017, según estimó el informe de Ciccra. La importancia de la exportación en el total producido pasó de 9,2% a 13,6% entre un año y otro, añadió el trabajo. Este crecimiento "ha impedido que la sobreoferta de hacienda generara caídas importantes en los precios del ganado para consumo", destacó.

Con la devaluación de 40% del peso en los últimos tres meses, la exportación está en condiciones de traccionar el negocio. Este escenario trae nuevos replanteos. "Los frigoríficos exportadores tienen que dar una señal de precios más contundente porque el año que viene va a faltar novillo pesado por el aumento de la demanda externa", analizó uno de los referentes de la Mesa de las Carnes que buscará pasar ese mensaje en la reunión con Macri. Ya se sabe que no habrá incentivos del Estado vía desgravación impositiva al engorde de novillos. La solución deberá venir del sector privado.

Con China, que absorbe ya el 50% de los cortes, el próximo objetivo es la apertura de Estados Unidos, muy demorada. También en la cadena están siguiendo de cerca las negociaciones entre la Unión Europea y el Mercosur para buscar un volumen mayor de cuota sin arancel al propuesto hasta ahora por Bruselas. Y la noticia de la apertura japonesa para las carnes ovina y bovina de la Patagonia presagia el ingreso a otro destino más que apetecible.

En lechería, el clima es diferente. La reunión con Macri de la Mesa Lechera fue cancelada esta semana. Así, el Presidente fue preservado de la obligación de darles malas noticias a los tamberos: el Estado no dará fondos ni intervendrá en el precio de la leche, dijeron en Agroindustria. El menú oficial se concentra en aprovechar la mayor cantidad de ofertas de créditos, utilizar las ventajas impositivas de la ley pyme y apostar a la apertura de los mercados externos, dado que las exportaciones aumentaron 25% en los primeros cinco meses del año. Para los tamberos, con costos que aumentaron a un ritmo mucho más veloz que el precio que les pagan, la respuesta oficial tuvo gusto a poco.

Algunos, como los que integran las entidades de CRA, quieren comprometer a los gobiernos provinciales en la solución de su escenario de crisis. En el medio de un ajuste, las provincias no tienen un margen más amplio que la Nación. Los tamberos argumentan que si no hay una recomposición de precios, el riesgo de quebranto aumenta. La solución no parece cercana.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.