srcset

Recomendado de teatro: Cosas como si nunca, una obra en clave literaria

Alejandro Lingenti
(0)
13 de julio de 2018  

La historia de una actriz que lee Shakespeare en el desierto, contada por Ricardo Piglia, el notable escritor argentino fallecido en enero del año pasado. Y la crónica de una caravana que, en plena gira, es asaltada por los indios, revivida por Beatriz Seibel en su Historia del Teatro Argentino (Ediciones Corregidor). Esos dos relatos dieron vueltas en la cabeza de Beatriz Catani durante años, hasta que confluyeron en una idea, la de Cosas como si nunca, la obra que se estrenó el 14 de junio pasado en la sala Luisa Vehil del Teatro Nacional Cervantes. "Empecé a leer literatura del desierto, básicamente textos de viajeros extranjeros -Hudson, Ebelot, Cann-, además de Facundo y el Martín Fierro, y me fui interesando cada vez más por ese mundo, ese paisaje y la posibilidad de trabajar en relación a la literatura de aquella época y a su actualización, plasmada por autores como Borges, Di Benedetto y Saer", resume la directora.

Fiel al estilo alejado de las convenciones de Catani, la obra cruza actuación, proyección de material audiovisual y música en vivo para repensar en clave literaria la historia argentina (con foco en la etapa prefundacional de la nación). La acompañan en el proyecto los actores Gabriela Ditisheim, Trinidad Falco y Juan Manuel Unzaga, el músico Ramiro Mansilla Pons y el realizador Nahuel Lahora, además de Agustín Salzano (diseño sonoro), Leandra Rodríguez (iluminación), Gonzalo Giacchino (vestuario) y Andrea Desojo Mc Coubrey e Inés Raimondi (escenografía).

"Lo que seguro no me interesa es la representación", asegura Catani a la hora de hablar de sus convicciones artísticas. "Cualquier trabajo teatral que no genere estrategias de forzamiento, que no cree o intente crear un artefacto, me resulta ajeno". La inspiración para ella puede proceder entonces de otras disciplinas. El cine, por caso. "La producción de los 60 y los 70 de Godard es una aplicación directa de las teorías brechtianas: la artificialidad, la hegemonía de la forma en cuerpos y voces, la intertextualidad... Eso me cautiva especialmente. También las películas de Bresson, del que gran parte del cine actual es deudor, en tanto productor de pensamiento de ruptura de la lógica de reacción, de los códigos de expresividad y de las maneras de establecer conexiones (aun en la apariencia de desconexión). Hay varios cineastas a los que vuelvo con frecuencia: en este proceso me pasó con Andréi Tarkovsky, Albert Serra y Jacques Tourneur".

En la mirada sobre las ficciones del siglo XIX que propone esta nueva obra, Catani pone en acción una hipótesis: la de tomarlas como pura invención, "mentiras de la imaginación" -define ella- que casi siempre reflejan un orden de dominación. En ese sentido, Cosas como si nunca contiene su propio discurso político, aunque no del modo más explícito: "No me interesa el teatro al servicio o en función de una idea", remarca la directora. "Ya Meyerhold hablaba que no hay contenido revolucionario sin forma revolucionaria. Por eso, más que la comunicación directa de ideas, me interesa el teatro que desde la forma invita a reflexionar. Tal vez, en lugar de preguntarnos sobre los reflejos o la inscripción de la realidad en las ficciones, o por los acercamientos a una comprensión, tendríamos que prestar más atención a las formas en las que las ficciones operan sobre nuestros modos de percibir la realidad. El Facundo de Sarmiento, por ejemplo, no solo ha organizado una nación y ha fundado su paisaje esencial. También ha instaurado un modo de pensamiento que se perpetúa en el tiempo: nuestra historia no deja de leerse desde la configuración civilización/barbarie como modos opuestos y no en tránsito, o como pasajes de una relación".

Cosas como si nunca, de Beatriz Catani. Con Gabriela Ditisheim, Trinidad Falco, Juan Manuel Unzaga y Ramiro Mansilla Pons. En el Teatro Cervantes, Libertad 815. De jueves a domingo, a las 18. Hasta el 19 de agosto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.