La tecnología televisiva, según pasan los mundiales

El largo camino desde las transmisiones en blanco y negro de Suecia 58 hasta las imágenes gigantes y con definición 4K en Rusia Fuente: AFP
15 de julio de 2018  

Tan solo ocho países pudieron ver por televisión las maravillas de los "magiares mágicos" y su traspié en la final con la Alemania de Fritz Walter y compañía. Se abría así, en Suiza 1954, la historia de la televisación de los mundiales de fútbol, una larga línea de tiempo que registró cada cuatro años la aparición de una innovación tecnológica que marcó la evolución de la cada vez menos "caja boba".

Desde la obtención de la Copa Jules Rimet por parte de aquella Alemania hasta la final que hoy jugarán Francia y Croacia en Moscú, los aparatos en los que se ven los partidos y la calidad de la transmisión han vivido cambios asombrosos. Suiza 54 se vio en TV de 15 pulgadas y aún no se conocía el control remoto inalámbrico (aparecería un año después en Estados Unidos), mientras que Rusia 2018 vivió la explosión del 4K y las pantallas gigantes.

La firma BGH hizo un relevamiento sobre esta línea de tiempo tecnológica que señala que, a lo largo de los mundiales, se han dado dos tipos de adelantos. "Por un lado, la tecnología del dispositivo, y por el otro, el avance en la transmisión. Todas las copas del mundo son disparadoras de tecnologías nuevas y para nosotros, como parte de la industria electrónica, es muy relevante identificar cuáles son y ponerlas a disposición del mercado", comentan.

El especialista en negocios y marketing deportivos Claudio Destéfano marca el contraste entre la primera televisación a mitad del siglo pasado y la última, que culmina hoy en Rusia. "De las transmisiones televisivas en directo en Suiza 1954 hasta la posibilidad de verlas en el taxi, el tren o el colectivo por el celular pasó mucha agua bajo el puente", destaca.

Los fabricantes de televisores no son ajenos a esta evolución. "Los mundiales son propicios para que se acentúen saltos tecnológicos. Hoy estamos viendo dos: uno que se inició en la última competencia y que tiene que ver con la migración de televisores convencionales a smart TV, que en este mundial está consolidándose, y otro que tiene que ver con la adopción de la tecnología Ultra HD o 4K", dice Federico Hellemeyer, presidente de la Asociación de Fábricas de Electrónica (Afarte).

La explosión de un Pelé de 17 años en Suecia 58 fue vista en vivo en 63 países. Un par de años después, con el invento de las "antenas de conejo", la venta de televisores se masificó. Las delicias de Mané Garrincha en Chile 62 que llevaron a la verde amarelha otra vez a la cima llegaron en un momento de bajo desarrollo de la TV en América Latina. Los partidos solo fueron filmados y transmitidos luego en Europa.

En Inglaterra 66, el gol que no fue de Geoff Hurst y que le dio la copa al dueño de casa ante Alemania fue visto acá de un modo muy particular: la gente se juntaba en casas de los vecinos que tenían una TV (solo había 1,5 millones en el país). "Fue también el año en que el Mundial se convirtió en el evento deportivo más importante del mundo", subrayan desde BGH.

La explosión de samba y fútbol que desplegó Brasil en México 70 fue disfrutada gracias al avance de la transmisión satelital. Esta copa fue la primera en ser transmitida en directo a casi todo el mundo, al tiempo que la televisión en colores comenzaba a imponerse. "Ese año, en Japón, se desarrolla el primer sistema de alta definición o HD, que se popularizaría varias décadas después", apuntan. La frustración de la "Naranja mecánica" holandesa y la consagración de la Alemania de Franz Beckenbauer se dieron en un contexto de más equipos y mayores ingresos por publicidad y contratos televisivos.

La primera copa ganada por la Argentina, en 1978, vio surgir la televisación de los campeonatos tal como se la conoce hoy. Gracias a la gran cantidad de satélites, los partidos se emitieron en vivo para todo el mundo. Un detalle muy peculiar fue que, mientras que en todo el planeta se vio en color, el público local debió esperar un año más para dejar el blanco y negro.

En España 82, los derechos de transmisión convierten el fútbol en la fuente de ingresos más grande de la TV. "Se lanzan los primeros televisores con picture in picture (que permitían ver un cuadro chico en la parte de abajo de la pantalla principal). Y también los sistemas infrarrojos comienzan a reemplazar los controles remotos de ultrasonido", explican.

El mejor gol de la historia de los mundiales, el de Diego Maradona a los ingleses en México 86, y la final ganada ese año por la Argentina a Alemania por 3 a 2 integraron un evento que se convirtió en el más visto de la televisión mundial. Poco tiempo antes habían comenzado a comercializarse los primeros televisores color de 35 pulgadas y habían empezado las transmisiones con audio estéreo. Y se introdujo en el mercado japonés el primer televisor de pantalla plana.

En las "noches mágicas" de Italia 90, la oferta televisiva aumentó y 167 países compraron los derechos para terminar viendo cómo Alemania le ganó la final a la Argentina. Un año más tarde se probó en Estados Unidos el sistema HDTV. Y aparecieron los primeros televisores con subtitulado electrónico. Al año siguiente llegó la primera pantalla de plasma.

Estados Unidos 1994 batió récords, con una audiencia de 32 millones de espectadores. Un año antes, empezaron a comercializarse los primeros televisores de pantalla ancha o panorámica. Y un año después se venden los primeros TV con pantalla plana de plasma. Este opaco Mundial quedó en manos de Brasil, que le ganó la final a Italia por penales.

El primer Mundial ganado por Francia, en su propia tierra, en 1998, fue el torneo internacional deportivo más visto del siglo XX. Y la final, con dos goles de Zinedine Zidane y uno de Emmanuel Petit, fue vista por una sexta parte de la población mundial. Por esa época se desarrollaron los primeros televisores con acceso a internet, como un anticipo de los smart TV. Y también se estableció el estándar de la HDTV digital.

Para la copa disputada en Corea/Japón 2002 llegó la alta definición. Las transmisiones pasaron a ser digitales y los avances en la tecnología de LCD y plasma permitieron la masividad de la TV de pantalla plana, donde se pudo ver la nueva consagración de Brasil. En Alemania 2006 ya todos los partidos eran en HD y se impuso ese nuevo estándar. El cabezazo de Zidane a Marco Materazzi y la victoria final de la azzurra fueron vistos en alta definición.

Sudáfrica 2010 batió record de audiencia: la final alcanza los 910 millones de espectadores. Todos ellos fueron testigos de la primera consagración de España, que venció 1 a 0 a Holanda. Ese año una de las principales plataformas de videos online permitió subirlos en 4K y comenzó el boom comercial de los smart TV.

Brasil 2014 fue el Mundial de las redes sociales. Asimismo, la final que Alemania le ganó 1 a 0 a la Argentina alcanzó la impactante cifra de 3200 millones de televidentes. Y además, 280 millones de hinchas siguieron los partidos de manera online o en dispositivos móviles. En EE.UU. salió el primer televisor 4K. Los smart TV llegaron su pico de éxito junto a la popularización del video on demand, el streaming y las redes sociales.

Rusia 2018 es sede de la primera transmisión de todos los partidos en 4K. Además, la tecnología se metió como nunca en el campo de juego: la pelota tiene incorporado un chip NFC (un dispositivo de lectura que registra todos los movimientos) y cuenta con la famosa repetición de jugadas VAR. ¿El campeón? Hoy se verá, y, esta vez, en ultraalta definición.