Macri me dijo de todo, y yo también

14 de julio de 2018  

Hacía tiempo que no conversaba a solas con el Presidente . De hecho, la última vez que me había recibido en la residencia de Olivos, allá por septiembre de 2016, el ministro de Hacienda era Alfonso Prat-Gay, el dólar estaba a 15 pesos, la gente hacía excursiones de compras a Miami y Santiago de Chile, Sergio Massa era antikirchnerista, Moyano y Cristina se odiaban, la oposición hablaba de un plan de ajuste neoliberal salvaje, la Iglesia no alentaba paros generales y Sampaoli acababa de asumir como técnico del Sevilla. ¿Otro país? Yo diría: otro siglo.

Lo que no cambió nada es el optimismo de Macri, aunque ahora con matices: "Si consigo ser reelegido vamos a estar mucho mejor. Fundamentalmente yo me voy a sentir mejor".

Como la entrevista la pidió él de rodillas, aproveché para ponerle condiciones: la cosa iba a ser a cara de perro. Sin concesiones. Aceptó. Me recibió de pantalones cortos y ojotas, y nos sirvieron café en unas tazas de porcelana divinas. En algunos momentos me llamó "Carlitos", no sé si por familiaridad o bajándome el precio. La verdad, nos dijimos de todo. Ya lo verán.

-Señor, aumentan los combustibles, los alimentos, el transporte, los alquileres, aumentan también las...

-[Interrumpiéndome] Pero cómo empezás la entrevista con tantas pálidas. No tenés derecho, amarillista. ¿Por qué no decís que el dólar está bajando, eh?

-No, espere: le estaba hablando de las últimas cifras de la economía de Estados Unidos. Lo quería consolar.

-Ah, perdón, perdón. Sí, estoy al tanto de cómo les está subiendo el costo de vida. Y qué querés, con el populista de Trump.

-Bueno, ojo, ellos están creciendo a un ritmo impresionante. Acá se espera recesión y una inflación de 3,5 a 4% para este mes. La más alta en dos años.

-Parece mucho, pero estamos mejor que en Venezuela. Allá tienen 46.000% en un año.

-Tome esto como una pregunta y no como una ironía: ¿pasó lo peor? ¿Ahora sí tiene el mejor equipo de gobierno de la historia?

-Aunque me estás gastando, Carlitos, te voy a contestar igual. Lo peor fue el temblor cambiario, y sí, ya pasó. Creo que ya pasó. Lo superamos gracias a que hice los cambios necesarios en el momento oportuno. Estoy en condiciones de decir que tenemos el mejor equipo de la década.

-¿Qué debemos esperar para este segundo semestre?

-¿Sigue la gastada? Prefiero hablar de mi segundo mandato. Si soy reelegido, vamos a estar mucho mejor. Fundamentalmente yo me voy a sentir mejor.

-Primero anunciaron un recorte presupuestario de 200.000 millones de pesos. Y ahora, de 300.000 millones. Una pequeña diferencia de 100.000 palitos. ¿Cuál es la explicación?

-No habíamos hecho bien las cuentas. Ya bajé la orden de que por ahora no digan nada, porque en realidad terminarán siendo 400.000 millones.

-¿No se requiere de un gran acuerdo para semejante ajuste?

-¡Por supuesto! El acuerdo lo hicimos con el Fondo Monetario.

-Me refiero a un acuerdo político.

-Hablar de acuerdo político cuando ya estamos en campaña electoral y en pleno ajuste es no entender nada de política. Carlitos, qué verde sos. Además, ¿acuerdo con quién? ¿Quién representa hoy al peronismo: Cristina, los gobernadores, Massa, Barrionuevo, la CGT...? No es una bolsa de gatos: ¡son 20 bolsas! Ni siquiera tengo mi propio frente interno consolidado, porque los radicales y Lilita están imbancables. Por otra parte, supongamos que consigo convencer a todos. Pero ¿quién convence a Durán Barba?

-En su discurso del 9 de Julio admitió errores. ¡Muy bien!

-¿En serio? No me di cuenta. Fue un error.

-¿La relación del Gobierno con la Iglesia está atravesando el peor momento?

-No puedo negar que tenemos algunas diferencias ideológicas y personales, más allá del cariño mutuo. Lo del aborto complicó todo. Me acusan de haber promovido un tema que no estaba en la agenda. Un poco se me fue de las manos, lo reconozco. Pero yo estoy en contra del aborto. Soy provida. Léanme los labios.

-¿Qué dicen sus labios?

-Que siempre fui Pro.

-Si se aprueba la ley, ¿la vetará?

-Ya he dicho que no. Soy provida, y si la veto me matan.

-Hablemos de Sampaoli. ¿Lo van a echar? ¿Qué le contó Angelici?

-Me dijo que lo van a rajar. Lo que pasa es que sale muy caro despedirlo. Angelici iba a aprovechar que está en Estados Unidos para pedirle un préstamo al FMI.

-Justamente ayer se supo que la Lagarde vendrá la semana próxima al país. Sorpresivo, ¿no? ¿Viene a contarnos las costillas?

-Nada que ver. Viene a hacer lobby en favor del acuerdo. Incluso se va a reunir con la oposición.

-¿Quiere convencerlos sobre lo bien que vamos a estar?

-No, quiere convencerse de que les vamos a devolver la guita.

TEMAS EN ESTA NOTA