Todas las trampas de un Mundial pasteurizado

Sebastián Fest
Sebastián Fest LA NACION
Todas las cámaras para una charla de los jugadores de Bélgica
Todas las cámaras para una charla de los jugadores de Bélgica Fuente: Reuters
(0)
14 de julio de 2018  

MOSCÚ.- Hubo un tiempo que fue hermoso, podría plantearse algún veterano (o no tanto) periodista que llevara muchos mundiales sobre las espaldas. Un tiempo en el que el mejor jugador del mundo podía, al final de un entrenamiento, arrojarle la pelota a un grupo de periodistas para ver qué hacían con ella. Era México 86 y el 10 sostenía que, si los periodistas se la devolvían con la mano, eso implicaba que no les gustaba el fútbol. Cuando efectivamente eso sucedió, Jorge Valdano -que había perdido la apuesta- argumentó que el periodista en cuestión debía de estar intimidado. ¡Cómo iba a atreverse a patearle una pelota a Maradona!

Treinta y dos años después, las oportunidades de que Lionel Messi o cualquier estrella del fútbol le patee una pelota a un periodista se redujeron drásticamente. Con el paso del tiempo, el Mundial fue pasteurizándose periodísticamente: mientras la televisión muestra detalles que antes no se veían -las cámaras metidas en los bancos de suplentes, en las salas del VAR, en el túnel que conecta los vestuarios con el césped-, los protagonistas han ido tornándose cada vez más desconfiados. Hablan muy poco los jugadores; habla casi nada Gianni Infantino , el jefe de la FIFA. El descomunal negocio en el que se convirtió el fútbol transformó al 99% de los protagonistas en CEO de una empresa: ellos mismos. Y -se sabe- ningún empresario arriesga su patrimonio innecesariamente.

Así, la gran mayoría de los jugadores elige las redes sociales para una "relación directa" con sus seguidores que es tan ficticia como rentable comercialmente. Y si hay que saldar cuentas con la prensa, ya ni siquiera es necesario decirlo cara a cara. "Definitivamente eres muy pero que muy malo", tuiteó durante el Mundial el futbolista español Isco arrobando a un periodista de El País que había escrito algo que no lo dejaba bien parado. El ya retirado Álvaro Arbeloa se sumó enseguida, burlándose de otro artículo. En este caso no se trataba de pasarle la pelota a un periodista, sino de llenarle la cara de pelotazos.

"Claro", podría decir el lector. "Siempre tan corporativos ustedes. ¿No son acaso los periodistas los que hicieron el minuto de silencio tras dos partidos de la selección?". Sí, por supuesto: los medios y los periodistas se equivocan, como cualquier organización o persona, pero hay críticos y críticas a los que hay que mirar del derecho y del revés. No es el caso de la impecable observación de Hernán Crespo : "No me gusta el léxico que usan los periodistas. Si estudiaste tenés que ser diferente".

Brilla el léxico en The Player's Tribune. Muy bien escritas, la historia de Romelu Lukaku y su dura infancia y la de Angel Di María llenando bolsas de carbón fueron el nutriente de no pocos y conmovedores artículos durante el Mundial. Todo un hallazgo de producto, motorizado en Estados Unidos por Derek Jeter e impulsado en España por Gerard Piqué , TPT se presenta con sinceridad: "Una plataforma para conectar directamente con sus fans y en sus propias palabras". Clarísimo: un gran producto hecho por los protagonistas, pero no periodismo. ¿O lo sería una web hecha por políticos, actores o cantantes para hablar de ellos mismos?

Notable la web de la FIFA , que se supera a sí misma Mundial tras Mundial. Treinta y dos cronistas, uno por cada selección, todo un servicio para los aficionados. Eso sí, imaginen a un jugador morder a otro en pleno partido, interésense por el despido del director técnico de España 48 horas antes del debut o recuerden el extraño Mundial de Lionel Messi. ¿Destacaría esa web esos asuntos? ¿Los seguiría y profundizaría en ellos? No, admite la propia FIFA: eso es para los que hacen periodismo, no para nosotros (que somos el negocio, falta agregar). No en vano la mayor audiencia de FIFA.com proviene de India, China, países de África y Estados Unidos, todos grandes mercados sin una prensa especializada en fútbol. En los países en los que sí la hay, esa audiencia baja.

Fue el Mundial en el que todos se transmitieron a sí mismos: selecciones con ruedas de prensa en streaming, hinchas en la Plaza Roja e incluso "Casa Taganskaya", una luminosa idea de cinco periodistas argentinos (Daniel Arcucci, Ezequiel Fernández Moores, Marcelo Gantman, Martín Goldbart y Alejandro Wall) que, ya bien entrada la madrugada rusa, transmitían desde sus teléfonos para quienes quisieran escuchar debates sobre el Mundial, el fútbol y algunas cosas más. Debates sin gritos, algo que muchos, agradecidos, les hicieron notar.

Porque si algo demostró el Mundial Rusia 2018 es que ante el vacío de periodismo crece la fuerza de los audios, mentiras y videos; crece ese ambiente tóxico en el que es el aficionado el que más pierde. Es una trampa. Puede suceder que el lector no tenga con qué alimentarse y termine optando por comida basura servida por las redes sociales. O puede suceder que, aunque haya otros muy buenos platos, esa comida basura ya sea adicción.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?