Sin revancha: Gustavo Fernández cayó en la final de Wimbledon

Gusti Fernández se enfrentará con el sueco Stefan Olsson, su verdugo en 2017
Gusti Fernández se enfrentará con el sueco Stefan Olsson, su verdugo en 2017
Matías Baldo
(0)
14 de julio de 2018  • 23:59

LONDRES.- La escena es casi calcada, excepto por el marcador: Gustavo Fernández volvió a caer frente al sueco Stefan Olsson, por 6-2, 0-6 y 6-3 en la final de Wimbledon . El cordobés, N° 3 del ranking mundial de la especialidad, no pudo conquistar su tercer título de Grand Slam.

El europeo fue superior durante el primer chico, en el que se impuso por 6-2. Pero Fernández reaccionó, una constante en su campaña en Wimbledon, e igualó el marcador con un contundente 6-0. Sin embargo, Olsson sacó una rápida diferencia en el tercer parcial y, pese a su arremetida sobre el final, Fernández no pudo remontar en un set en el que le quebraron su saque en tres oportunidades.

Al margen de la caída, fue una buena semana para Fernández, quien igualó lo realizado hace un año sobre el Césped del All England. Tras su caída, el número tres del mundo dialogó con LA NACIÓN.

¿Cuál es tu análisis de la final?

- Es difícil hacer un análisis justo conmigo, no tan crudo en este momento. Pero creo que definitivamente fue el peor partido mío de la semana y perdí justamente. Jugué muy mal, incluso en el segundo set en donde creo que fue más la arremetida, mis ganas de hacerlo bien y lo que bajó él que lo que realmente pude concretar la idea de juego que había mantenido durante toda la semana. Pero a veces a con ponerle huevo no alcanza y hay que jugar bien, hice un mal partido y perdí justamente.

¿Por qué se dio un partido con tantos altibajos?

- Evidentemente me está costando desenvolverme en este tipo de finales que es para lo que tanto trabajo. Terminar de fluir un poco más el juego. Creo que sin dudas jugué mucho mejor la final de Roland Garros, aunque el resultado fue menos decoroso. No estoy nada conforme con el partido, no logré el punto de concentración necesario para ganar este tipo de partidos. Tampoco creo que lo haya encontrado él, fue un partido malo en general. Había que adaptarse a la situación y creo que él lo hizo mejor, en ningún momento logré estar a la altura de las circunstancias.

¿Qué balance hacés del torneo en general?

- Es demasiada la tristeza y el dolor que tengo porque tenía muchas ilusiones. Voy a todos los torneos a ganar y siento que tengo la capacidad de hacerlo, pero después hay que concretarlo y evidentemente hay algo en mi cabeza que me afecta para concretar este tipo de torneos. Últimamente me está afectando más de la cuenta y es algo que tengo que atender. No queda otra que aprender, es un dolor enorme y estoy haciendo un esfuerzo gigante para aguantarlo de la mejor manera, pero el tenis es así, la vida es así. Es cuestión de pasar el mal rato, aprender lo que se pueda y dar vuelta la página.

¿Tenés algún indicio de qué es lo que te afecta?

- Hay varias cosas que pueden haber, creo que es para trabajarlo con mi equipo. Tengo un preparador mental que está siempre atento a ese tipo de cosas. Simplemente tengo que seguir trabajando. Lo último que voy a hacer es bajar los brazos y darme por vencido. Duele, es difícil, terminar de concretar la idea porque en este momento lo que predomina es el dolor.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.