A horas de su cara a cara con Putin, Trump aseguró: "No voy con muchas expectativas"

Mañana por la mañana los mandatarios se reunirán en Finlandia Crédito: DPA
15 de julio de 2018  • 11:06

TURNBERRY.- Pasaron pocas semanas de la foto icónica que recorrió el mundo, aquella que retrató con buen talante al presidente de Estados Unidos , Donald Trump , junto al líder de Corea del Norte , Kim Jong-un , y el republicano ya se prepara para otro momento histórico: mañana, cerca de las 7 de la mañana hora argentina, se reunirá en Finlandia con el presidente de Rusia , Vladimir Putin .

La cumbre se realizará en una de las coyunturas más cruciales para Occidente desde la caída de la Unión Soviética en 1991 y preocupa a varios de los aliados europeos históricos de Washington , que temen que Putin busque un gran acuerdo que socave la alianza transatlántica liderada por Estados Unidos.

Sin embargo, en una entrevista publicada ayer por el canal CBS, y a días de que un gran jurado federal acusara a 12 oficiales de inteligencia rusos de un ataque informático a los demócratas antes de las elecciones de 2016, el famoso Rusiagate, el mandatario estadounidense dijo que tenía pocas expectativas

Trump, quien se preparó para la cumbre jugando al golf en su campo Trump Turnberry en la costa occidental de Escocia, aseguró que "nada malo" saldría del encuentro. "Voy con pocas expectativas. No voy con muchas expectativas", agregó.

Mañana por la mañana los mandatarios se reunirán en Finlandia Fuente: Reuters

Es que luego de que el jurado federal señalara a 12 funcionares rusos de piratear redes de computadoras para ayudar a Trump en la votación, algo que el republicano desmiente categóricamente y tilda de "caza de brujas ", los acuerdos que busca establecer con Moscú se dificultan.

Incluso al ser consultado sobre si presionaría a Putin para que envíe a Estados Unidos a los agentes de inteligencia acusados, Trump respondió: "Bueno, podría hacerlo", algo que tensaría aún más la relación.

Asimismo, respecto de los enemigos del país, Trump indicó en la entrevista: "Creo que tenemos muchos enemigos. Creo que la Unión Europea es un enemigo, por lo que nos hacen en comercio. Rusia es un enemigo en ciertos aspectos. China es un enemigo económicamente, ciertamente son enemigos. Pero eso no significa que sean malos. No significa nada. Significa que son competitivos".

La reunión

Trump, un exempresario inmobiliario de Nueva York de 72 años que alardea de sus habilidades para hacer negocios, y Putin, un exespía de la KGB de 65 años que cultiva una imagen de hombre de acción, tendrán un tiempo a solas durante la cumbre, que tendrá lugar en la capital de Finlandia, Helsinki.

"Creo que es algo bueno conocerlo. Nada malo va a salir de eso y tal vez salga algo bueno", admitió Trump, que ya dijo que quiere discutir con Putin el control de armas nucleares, y las situaciones de Ucrania y Siria.

Mañana por la mañana los mandatarios se reunirán en Finlandia Fuente: AP

Un lugar con historia

La cumbre entre Putin y Trump es la cuarta de este tipo que se celebra en la capital finlandesa en más de cuatro decenios, después de las de Ford-Brézhnev (1975), Bush-Gorbachov (1990), y Clinton-Yeltsin (1997).

Pero para Trump y Putin, la situación es muy diferente: la URSS es cosa del pasado, el presidente estadounidense está perdiendo la simpatía de los aliados europeos, Rusia está a matar con los occidentales y Finlandia nunca se había mostrado tan cercana a Estados Unidos y la OTAN.

Helsinki fue en varias ocasiones un terreno neutro en el que los dirigentes estadounidenses y soviéticos -antes de los rusos- restablecieron sus relaciones.

"Finlandia ofrecía una buena función durante la Guerra Fría, su neutralidad consistía en trazar puentes [entre el Este y el Oeste] y marcar su neutralidad en las relaciones entre grandes potencias", cuenta Teija Tiilikainen, directora del Instituto Finlandés de Asuntos Internacionales.

En Helsinki se firmaron, el 1 de agosto de 1975, los acuerdos de igual nombre que se consideran que contribuyeron a la caída del Telón de Acero, firmados por Gerald Ford y Leonid Brézhnev.

En 1990, un año antes de la caída del bloque soviético, Finlandia organizó la última cumbre URSS-EEUU, con los presidentes Mijaíl Gorbachov y George Bush.

El último gran encuentro entre un presidente ruso y uno estadounidense en Helsinki fue en 1997, con Boris Yeltsin y Bill Clinton. El encuentro terminó con varios avances, como el control del armamento y la apertura de la OTAN a los antiguos satélites de la Unión Soviética.

Mañana por la mañana los mandatarios se reunirán en Finlandia Fuente: Reuters
Agencias Reuters y AFP