Tres días de una negociación silenciosa y millones de dólares en juego: los números de la salida de Sampaoli

Fuente: LA NACION - Crédito: Aníbal Greco
Alejandro Casar González
(0)
15 de julio de 2018  • 14:34

Luego de 72 horas de negociación silenciosa con su abogado, Fernando Baredes, la AFA y Jorge Sampaoli llegaron a un "acuerdo de palabra" para que el entrenador de Casilda abandone la selección argentina. Según lo que pudo reconstruir LA NACION, todo el cuerpo técnico saliente recibirá alrededor de US$ 1,8 millones, a pagar en seis cuotas fijas. De esa cifra, cerca de US$ 1,250 serán para el entrenador. Si no cambia nada, el escenario está dado para que la asesoría legal de la AFA redacte los papeles mañana a primera hora y queden a la firma de los protagonistas. Allegados al cuerpo técnico confirmaron que todo está dado para que en la tarde de mañana quede sellada su salida.

En las oficinas de la calle Viamonte celebraron haber concluido la relación laboral con un entrenador que ya no querían. El monto de la salida, además, alegró a la Casa del Fútbol porque el contrato firmado establecía una cláusula de US$ 8,642 millones netos para el DT en caso de rescisión unilateral post mundial de Rusia. Con el cuerpo técnico incluido, ese número trepaba hasta superar los US$ 12 millones. El acuerdo al que arribaron implica una erogación mucho menor. "Es un ahorro importante para los clubes", explicaron cerca del presidente Claudio Tapia, quien ayer inició una semana de vacaciones con la certeza de que Sampaoli ya no sería el entrenador. Su preferido para sucederlo parece imposible: Mauricio Pochettino.

El camino de salida

La AFA comenzó las negociaciones oficiales con Sampaoli el jueves pasado. Lo hizo a partir del cortocircuito por el torneo de L'Alcudia (Valencia) al que el DT en un principio se había comprometido a acudir y días más tarde, sugirió que fueran sus ayudantes Matías Manna y Lionel Scaloni los que guiaran a los jóvenes futbolistas argentinos en ese compromiso. El encargado de sentarse con Sampaoli, primero, y con Fernando Baredes (abogado del entrenador) desde el viernes, fue Diego Turnes, ex vicepresidente de River y hombre de confianza del presidente de la AFA, Claudio Tapia. En paralelo, otros allegados al líder de Ascenso Unido se encargaban de las cuestiones administrativas para que el acuerdo estuviera listo lo antes posible. Nadie confirmó delante de una cámara o un micrófono que las negociaciones se estuviesen llevando adelante.

En su única referencia pública al asunto, Tapia admitió el viernes que hacía dos días que no hablaba con el todavía entrenador, al que había calificado como "el mejor DT del mundo" cuando lo fue a buscar a Sevilla para ofrecerle el puesto. Apenas pasó un año de un contrato firmado hasta después del Mundial de Qatar. Un convenio que, a caballo de un proyecto como tantos que nunca se cumplen, se rubricó por más años que el mandato del propio Tapia.

Comenzará a partir de mañana la novela de la sucesión de Sampaoli, en el que entrará a tallar el proyecto deportivo que Tapia y sus compañeros de gestión quieren para el fútbol argentino. Algo parece claro: si en la elección de Sampaoli fue Daniel Angelici el directivo que más empujó para conseguir su llegada, el próximo entrenador que se calce el buzo del seleccionado será elegido exclusivamente por el presidente de la AFA.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.