¿Volvés al trabajo después de tu licencia? Este método te puede ayudar

El mentoreo para madres es la nueva herramienta para sentirse acompañada y potenciar aptitudes en la vuelta a al trabajo poslicencia. Crédito: Ramiro González
16 de julio de 2018  • 17:27

De todo lo que se nos pone en juego durante la licencia por maternidad, el cómo va a ser nuestro regreso al laburo es un conflicto que nos estresa, nos angustia y nos llena de culpa. Culpa porque si volvés, vas a estar "abandonando" (sí, así lo sentís) a tu bebé; culpa si te quedás porque estás dejando de lado tu pasión, tu carrera, tus principios (ajá, todo tan extremista). Cuando lográs salir de la monotemática trinidad (horas de sueño-lactancia-cólicos), lo único de lo que querés hablar es de cómo vas a hacer cuando se cumplan los tres, seis o (en el mejor de los casos) nueve meses de licencia. Lo charlás con tu psicóloga, con tu mamá, con tus amigas madres y hasta con la que te atiende en la ventanilla del banco. ¿Es posible? Como todo en la maternidad, no hay fórmulas ni recetas mágicas que sirvan para todas. Pero hay una nueva herramienta que está ayudando a muchísimas mujeres: se trata del mentoreo para madres, o momtoring (por las palabras en inglés mom y mentoring), que parte de compartir experiencias que les sirvieron a otras mujeres para animar a las nuevas madres a potenciar sus carreras en vez de paralizarse. En el país lo hace Silvina Prekajac con su consultora Giving Birth, así que nos juntamos con ella para que nos cuente cómo es el sistema.

Las cuatro etapas

El momtoring es un proceso que persigue la conciliación de las vidas profesional y personal de las madres. El punto de partida es la experiencia de la mentora, que contempla las necesidades de la mentorada, y trabaja con una visión estratégica a largo plazo potenciando sus nuevas habilidades. Se puede accionar en cuatro etapas diferentes:

En cada etapa, el mentoreo trabaja en reuniones semanales de 45 minutos en las que son clave la empatía, la sinceridad y la conexión con una misma. Aunque hablás con otra madre "mentora" siguiendo un temario de contenidos "inside full" (comunes a muchas), es importante escucharte. ¿Qué querés vos para tu vida pensándote en cinco años? ¿Por qué querés lo que querés? ¿Qué ganás y qué perdés con tus decisiones?

¿Cuándo lo necesitás?

Crédito: Shutterstock

Cuando no sabés, cuando estás insegura, cuando el contexto no ayuda, está bueno pedir ayuda. Ya sea que el programa te lo facilite tu empresa (es el caso ideal porque compromete a tu jefe y a los pares de RR. HH.) o que tengas que hacerlo por tu cuenta (porque trabajás de forma independiente o porque tu laburo no tiene este beneficio), el mentoreo está bueno para que vuelvas con una cabeza más estratégica, sabiendo lo que querés y qué estás dispuesta a ceder.

La maternidad te potencia

Se dice que, cuando sos madre, te gana el baby brain. ¿El qué? Es un cerebro seteado para mantenerte especialmente atenta a las necesidades de tu hijo, a su supervivencia, a identificar sus llantos, a reaccionar con agilidad. Al entrar en esta etapa, por un momento sentís que perdiste muchísimos conocimientos y aptitudes de tu vida anterior. ¡Es imposible completar un crucigrama en esta etapa! (Si no me creés, mirá la serie The Letdown en Netflix).

Lo cierto es que esta sensación, o realidad, dura solo unos meses. Pero luego, tu cerebro y tus capacidades se expanden. Sos mucho más poderosa y podés extrapolar todo lo que trajo la maternidad, también al trabajo. Pero esto es algo que ni las empresas (en general) ni los jefes y que a veces ni hasta las mismas madres pueden ver. Por increíble que suene, para muchos empleadores la maternidad sigue siendo un problema. La empresa sabe que pierde un valor (o porque la madre renuncia o porque se estanca) y la mujer sabe que probablemente le van a freezar un aumento de sueldo o una determinada posición.

El momtoring ayuda no solo a las nuevas madres, sino también a las empresas para las que trabajan, porque, al tener a una empleada más segura y más feliz, seguro van a tener mejores resultados. Además, se achica la impresionante cifra de fuga de talentos en esta etapa (6 de cada 10 mujeres profesionales renuncian a sus carreras cuando son madres).

Además te mostramos Dejó de trabajar para criar a sus hijas y se convirtió en influencer