Fair play

Carlos M. Reymundo Roberts
(0)
16 de julio de 2018  

Los jugadores franceses daban una suerte de vuelta olímpica para festejar el Mundial que acababan de ganar. Lo hacían agitando banderas de su país. Pero al pasar por donde estaban los hinchas de Croacia, bajaron las banderas y pidieron perdón. Minutos antes, en tiempo de descuento de la final, el croata Vrsaljko, que le había cometido una fuerte infracción a Griezmann, no se acercó al francés para gritarle "cagón, cagón", sino que lo abrazó y se disculpó. Los presidentes de los dos países entraron a la cancha, para la entrega de premios, tomados de la mano. Todo eso se llama fair play. Juego limpio. Deportividad. Por cierto, también hubo de lo otro. En la semifinal Croacia-Inglaterra (2-1), tras el segundo gol croata, mientras sus jugadores festejaban en una esquina, los ingleses sacaron del medio y llegaron hasta el área grande, obviamente sin oposición. El árbitro cortó la acción, una avivada grotesca que no se vio en la transmisión oficial. Los belgas empañaron su gran Mundial con injustas declaraciones contra el juego de la selección francesa, que los venció en la semifinal. Pero hay que quedarse con Vrsaljko tomando con sus manos la cabeza de Griezmann y pidiéndole perdón. Esa es la foto del fair play de Rusia 2018.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.