Una final emotiva y un triunfo que le permitió a Francia un segundo viaje a la eternidad

Fuente: Reuters - Crédito: Kai Pfaffenbach
Sebastián Fest
(0)
15 de julio de 2018  • 20:14

MOSCÚ - Esa imagen era una pura locura. Para los hinchas de fútbol, para los amantes de la historia, para los coleccionistas y los nostálgicos. Para los empedernidos lectores de diarios, que aún existen y son unos cuantos. Ese hincha había guardado durante 20 años la tapa de un periódico comprado en algún kiosco de Francia, se lo había subido al avión que lo llevó a Rusia y había llegado con él hasta el último partido del Mundial , a ese estadio Luzhniki en el que hubo Juegos Olímpicos hace 38 años y brilló Usain Bolt hace cinco. Ese hincha blandía en la tribuna, feliz una vez consumado el 4-2 de Francia sobre Croacia en la final, la tapa que el diario deportivo "L'Equipe" publicó el 13 de julio de 1998. El título, simple y vibrante: "Para la eternidad". Ese hincha se llevó a la final el testimonio escrito de que Francia una vez reescribió los libros para convertirse en campeona, en eterna. Lo apretaba fuerte con la mano, quería asegurarse de que ahí seguía aquella eternidad. La Francia del entrenador Aime Jacquet y el capitán Didier Deschamps, la del 3-0 en la final sobre Brasil, necesitó apenas 240 meses, exactos 20 años, hasta pasarle el testigo a la nueva Francia eterna, la del entrenador Deschamps y el capitán Hugo Lloris. La Francia de Zinedine Zidane, Robert Pires, David Trezeguet y tantos otros es ahora la Francia de Antoine Griezmann , Kylian Mbappé , Paul Pogba y un largo etcétera. Son dos Francias de impacto y de las que sus hinchas pueden sentirse orgullosos. Por eso "L'Equipe", en su edición de hoy, dio una vuelta de tuerca sobre aquel título y resumió el bicampeonato con sencillez: "Una felicidad eterna".

Mundial de Rusia 2018: Francia recibe la Copa del Mundo - Fuente: TV Pública

01:19
Video

La felicidad llegó coronada por uno de los diluvios más brutales que se recuerden en una premiación de evento deportivo. Mientras el protocolo de la FIFA resguardaba con un paraguas sólo al presidente ruso, Vladimir Putin, sus homólogos francés, Emmanuel Macron, y croata, Kolinda Grabar-Kitárovic, se mojaban como quizás no lo hayan hecho nunca en sus vidas. No les importaba, porque los dos repartieron tantos abrazos, y tanta intensidad en esos abrazos y besos con los aproximadamente 60 protagonistas que pasaron por el palco a recibir sus medallas y a alzar el trofeo, que aquello fue una fiesta. Todo era una inmensa y empapada felicidad. Un rato más con esa intensidad de lluvia, y la nueva campeona del mundo hubiera necesitado el Arca de Noé para salir de Moscú. Francia y Croacia le dieron forma ayer a una final intensa, muy emotiva y por momentos bien jugada, siempre a ritmo sostenido, resuelta con goles de Mario Mandzukic (en contra), Antoine Griezmann, Paul Pogba y Kylian Mbappé, en tanto que Croacia anotó a través de Ivan Perisic y Mario Mandzukic.

Fuente: AP - Crédito: Natacha Pisarenko

Hay que irse a Suecia 58 para encontrar una final con más goles. Aquella vez Brasil batió 5-2 a los anfitriones. La de Moscú quedará como la final en la que, pese a la existencia del VAR, y pese a que el VAR entró en acción, los debates siguieron después del partido y continuarán quizás por siempre. Y ya en el inicio hubo preguntas. ¿Acertó Néstor Pitana al marcar el tiro libre tras una falta a Griezmann? De allí llegó el primer gol francés, el delantero del Atlético lanzó la falta y un involuntario cabezazo a sus propias redes subió el nombre de Mandzkukic al marcador. Croacia no lo podía creer. Era mejor, pero perdía. Consumado el gol, Luka Modric caminó hacia el círculo central diciéndole qué sabe qué cosas a Pitana, pero seguramente ninguna agradable.

Rusia 2018: Francia festejó la Copa del Mundo

02:48
Video

Los balcánicos no se hundieron, siguieron haciendo el gasto hasta que, tras un tiro libre, Perisic se acomodó en el área la pelota con la derecha para cruzar un zurdazo perfecto que dejó sin chances a Hugo Lloris tras desviarse levemente en un rival. Pero Croacia estaba condenada a sufrir en el partido, con el propio Perisic viviendo la cara opuesta. El croata desvió en el área una pelota con la mano, Pitana recurrió al VAR y, tras dos minutos estudiando la jugada y conversándola con la sala de VAR, otorgó el penal a Francia. Griezmann lo convirtió con serena jerarquía, a la derecha de Subasic, que se había jugado hacia su izquierda. A favor de Pitana está el dato de que ni los propios croatas fueron contundentes en discutir el penal. "Yo no lo he visto, pero Ivan me ha dicho que no ha sido", diría Modric tras el partido. Dos minutos después, Rakitic bajaba los decibeles: "El penal ha sido muy, pero muy dudoso".

La interrupción de la final por la invasión del campo de juego por parte de cuatro personas le congeló la sonrisa a Putin. Fue la falla más visible en la seguridad del Mundial y precisamente en el partido más importante. La seguridad fue redoblada de inmediato en todo el perímetro de la cancha. Nunca una final de Mundial se jugó con tanta gente dándole la espalda al terreno de juego y observado las tribunas.

Varias personas ingresaron a la cancha en medio del partido - Fuente: TV Pública

01:04
Video

El partido no se trataba tanto de cómo jugase Francia y de su potencial creador y ofensivo, sino de ser inteligente en función de un rival tan generoso como cansado. En algún momento, creía Deschamps, eso debía notarse e inclinar la final a su favor. Por eso esperó replegada a una Croacia que hizo el gasto. Tenía razón Deschamps. Una nueva trepada por la derecha terminó con la pelota en el corazón del área croata. Griezmann, de espaldas al arco, se la cedió a Pogba, que vio bloqueado su primer remate. El que no vio que Pogba estaba listo para disparar por segunda vez fue Modric, que, de espaldas al "teenager" galo, exhibió un gesto de horror cuando, al girar, se dio cuenta de que era demasiado tarde para hacer nada. Pogba metió un zurdazo potente al palo ante el que Subasic no tuvo nada que hacer. Francia 3, Croacia 1 con 59' jugados.

Demasiado para los croatas, el segundo país más pequeño en la historia de las finales del Mundial, que sintió que no había ya mucho que hacer.

Fuente: Reuters - Crédito: Alexander Nemenov

Otra de las figuras de Francia durante el torneo, Lucas Hernández, protagonizó una gran jugada llegando al área por la derecha hasta cederle la pelota a Mbappé. Vida ya ni supo cómo marcarlo, y el "teenager" que ante Argentina igualó una marca del Pelé del 58 -el más joven autor de un doblete en partidos eliminatorios en un Mundial- no perdonó: 4-1 a los 65'.

Era el partido en el que Croacia proponía y Francia disponía. Mandzukic tuvo tiempo de mostrar su orgullo, pelearle en el área a Lloris una pelota que no debía y llevar al francés a un "momento Karius": gambeteo mal y el delantero croata puso el pie para meter mansa la pelota en el arco francés. El 4-2 a los 69' sostenía a la final como un gran espectáculo. Y así siguió todo hasta el final, con Francia campeona y Croacia aplaudida por un Luzhniki que supo reconocer lo obvio: querer no siempre es poder.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?