Los intendentes prefieren a Cristina Kirchner y complican el armado del PJ

Muchos midieron en el conurbano a la expresidenta e interpretan que supera holgadamente a otros posibles candidatos presidenciales en la pelea electoral de 2019
Muchos midieron en el conurbano a la expresidenta e interpretan que supera holgadamente a otros posibles candidatos presidenciales en la pelea electoral de 2019 Fuente: LA NACION - Crédito: Alfredo Sabat
Lucrecia Bullrich
(0)
15 de julio de 2018  • 20:48

Decididos a retener el poder y asegurarse su último mandato, los intendentes peronistas del conurbano bonaerense no dudan: pese a la derrota de 2017 y las arengas por la "renovación", el año que viene volverán a jugar con Cristina Kirchner . Esa certeza, que se profundizó en los últimos meses junto con el deterioro de la economía y de la imagen del Gobierno, complica el armado del peronismo federal, que pretende construir una alternativa sin un solo punto de contacto con la expresidenta ni con el kirchnerismo.

El regreso a las filas de Cristina Kirchner se explica, antes que nada, por los números. Sigue siendo la dirigente opositora que mejor mide en territorio bonaerense y, sobre todo, en el conurbano.

La mayoría midió a Cristina en su distrito recientemente o vio encuestas de imagen que la ubican en torno a los 30 puntos e, incluso, más. Por ejemplo, en varios municipios de la crucial tercera sección electoral. A esa vigencia en los sondeos suman el hecho de que en el llamado "peronismo racional" -el de la mayoría de los gobernadores y los diputados y senadores del peronismo federal- no asoma quien le haga sombra: ni Juan Manuel Urtubey , ni Sergio Massa , ni José Manuel de la Sota , algunos de los nombres que suenan sin demasiada firmeza en el campamento peronista.

"No hay hasta ahora ni va a haber el año que viene. Y en la provincia no tienen ni un intendente", dijo a LA NACION un cacique bonaerense. "Los que hablan de ir sin Cristina lo dicen o porque no tienen territorio o porque no piensan en 2019. O por las dos cosas. Nosotros nos estamos jugando la silla", aportó otro.

Jugada de riesgo

El diagnóstico de los intendentes incluye otro elemento. Ir a la elección sin Cristina es arriesgarse a que el kirchnerismo tenga listas propias en varios distritos y, aun sin posibilidades de imponerse, complique las chances de reelección de los caciques actuales.

En el campamento peronista se defienden. Aseguran que "volver al pasado", el eufemismo al que suelen recurrir para hablar de Cristina Kirchner, es "una locura" y que hay que "anteponer el proyecto a los nombres" para vencer a Cambiemos, si no es en 2019, en 2023. "Son funcionales a Macri y solo les interesa aplastar a Cristina", les devuelven los intendentes.

Ir a la elección sin Cristina es arriesgarse a que el kirchnerismo tenga listas propias en varios distritos y, aun sin posibilidades de imponerse, complique las chances de reelección de los caciques actuales
Ir a la elección sin Cristina es arriesgarse a que el kirchnerismo tenga listas propias en varios distritos y, aun sin posibilidades de imponerse, complique las chances de reelección de los caciques actuales Fuente: Archivo

De los gobernadores los separa una diferencia central: mientras que los jefes provinciales pueden desdoblar sus elecciones -la mayoría de hecho ya está decidida a hacerlo-, los intendentes deben ir a las urnas el día de la elección nacional y necesitan hacerlo atados a un candidato a presidente fuerte para combatir el arrastre del postulante de Cambiemos. Para ellos no hay ballottage.

Sin embargo, el proyecto de Massa para separar las elecciones municipales de las nacionales, con el que busca diluir el poder de Cristina Kirchner, genera lecturas encontradas.

Algunos están a favor. Creen que es una oportunidad de revalidar títulos sin depender de terceros ni tener que compartir la lapicera a la hora de armar las listas. Otros lo ven inviable. Para que el proyecto prospere, Cambiemos debería aportar sus votos en la Legislatura y María Eugenia Vidal nunca "liberaría" a los intendentes de la figura de Cristina, razonan.

Hace 20 días, en la reunión de intendentes de la que surgió el pretendido operativo clamor por la candidatura a gobernador de Martín Insaurralde, nació el grupo de WhatsApp "Asado Lomas". Lo integran los 15 que participaron del convite, que aspiran a ser más. Por esa vía se armó, por ejemplo, la cita que varios tuvieron con el gobernador de San Juan, Sergio Uñac, el jueves pasado.

En la casa de la provincia norteña estuvieron el presidente y el vice del PJ bonaerense, Gustavo Menéndez (Merlo) y Fernando Gray (Esteban Echeverría), Insaurralde (Lomas de Zamora), Leo Nardini (Malvinas Argentinas), Ariel Sujarchuk (Escobar) y Santiago Maggiotti (Navarro), entre otros. La semana pasada Uñac había estado con la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, y con el diputado Fernando Espinoza. El gobernador se mostró dispuesto a "trabajar por la unidad" y habló de "sumar para ganar". Todo un gesto de uno de los caciques provinciales que hasta hace no mucho abjuraban de Cristina Kirchner, pero nada que se parezca a evaluar una eventual candidatura a presidente, como se animó a imaginar más de un intendente. Siempre que Cristina no se presente, claro.

Ese interrogante sobrevuela toda la discusión. Algunos intendentes no tienen dudas de que la expresidenta va a competir. Y vuelven a recitar resultados de encuestas. Otros creen que, esta vez, dará un paso al costado. Todos descuentan que no va a hacer públicos sus planes hasta último momento. Ellos, en cambio, ya decidieron. El camino hacia la reelección los encontrará a su lado. O del candidato que ella elija.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.