La peor radiografía de la selección argentina: 10 técnicos en 14 años

Bielsa junto a Grondona; el rosarino fue el último DT que cumplió un ciclo mundialista completo, entre 1998 y 2004
Bielsa junto a Grondona; el rosarino fue el último DT que cumplió un ciclo mundialista completo, entre 1998 y 2004
Cristian Grosso
(0)
15 de julio de 2018  • 23:00

El seleccionado argentino atraviesa una crisis histórica. Desde los resultados, que lo encadenan a 25 años sin títulos. Pero especialmente desde las formas y las conductas. Entre 1974 y 2004 hubo cinco entrenadores: Menotti (74/82), Bilardo (83/90), Basile (90/94), Passarella (94/98) y Bielsa (98/2004). Tres décadas que abrazan los títulos mundiales de 1978 y 1986 y las últimas conquistas albicelestes (Copas América 91 y 93). Pero además, y más allá de matices y preferencias entre escuelas futbolísticas, durante esos treinta años se creyó que un proyecto duradero y la previsibilidad eran el camino. Desde septiembre de 2004 hasta hoy, en menos de 14 años, con el sucesor de Jorge Sampaoli serán 10 los técnicos de la selección. Ciclos breves, generalmente agitados, algunos confusos, casi siempre con interferencias. Y últimamente también, con el condicionante fantasma de una generación de futbolistas autosuficiente. Comprometidos con ellos mismos.

Marcelo Bielsa se quedó sin energía entre tantas invasiones y el desapego de Julio Grondona por las reglas. José Pekerman prefirió irse después del quinto puesto en Alemania 2006 abatido y defraudado por el marco dirigencial. Alfio Basile renunció, convencido de un complot desestabilizador. A Diego Maradona no le renovaron el contrato porque su incapacidad estallaba a la vista del planeta. Sergio Batista era apenas un resorte y lo echaron detrás de otro cachetazo deportivo. Agotado por el entorno, Alejandro Sabella ya había decidido marcharse antes del subcampeonato en Brasil. Gerardo Martino renunció cuando descubrió que lo habían dejado solo. A Edgardo Bauza lo manosearon cruelmente durante dos semanas hasta despedirlo. Con Jorge Sampaoli acaba de ocurrir algo muy similar, más allá de que él se hubiese encargado de desfigurar su perfil como entrenador. Un cóctel de imprudencia, hastío e ineptitud para desatar constantes tembladerales alrededor de la selección. Una historia corrosiva y decadente con eje en la clase dirigente.

La inestabilidad de hoy era el peor rasgo de la selección de ayer. Años en los que los futbolistas se negaban a participar para que no los arrastrase el descrédito Desde la década del 60 y principios de los 70 que no se vivía tanta fluctuación, cuando en el cargo se sucedían nombres como los de Jim López, Faraone, Renato Cesarini, Cap, Juan José Pizzuti, Pedernera, Maschio y Minella, entre otros.

Volviendo al presente, entre Brasil y Rusia se precipitó una tormenta. Aunque Julio Grondona insistió, Sabella nunca pensó en seguir. Iba a dar una conferencia de prensa el 30 de julio de 2014 en el predio de Ezeiza para despedirse, pero nunca se concretó porque esa madrugada murió Grondona.

Martino se fue cuando se sintió desamparado. Una AFA caótica, atravesada por ese grondonismo residual que representaba Luis Segura lo empujó a irse. Siete meses de atraso salarial fue apenas un detalle más entre tanto derrumbe dirigencial. La falta de compañía para planificar estrategias de trabajo resultó lo más grave. Al volver de la Copa América de los Estados Unidos, con otra espina en el alma por la segunda final perdida por penales ante Chile, el abandono también alcanzó la preparación para los inminentes Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Había renunciado Messi y, por los medios, Martino se iba enterando de que los dirigentes no pensaban cederles a los jugadores. El vacío ya era insoportable. Y también habían desaparecido las complicidades con muchos jugadores, con ese histórico núcleo duro, siempre convencido de la autogestión antes que dejarse ayudar. Después pasó Bauza, un hombre que siempre estuvo solo. No fue el caso de Sampaoli, que llegó proclamado como "el mejor del mundo" por Claudio Tapia, y se despidió señalado como el culpable de todo.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.