Atención Argentina, el mundo está jugando a otra cosa

Sebastián Fest
Sebastián Fest LA NACION
(0)
15 de julio de 2018  • 22:06

MOSCÚ - Mensaje para la Argentina: si algo dejó en claro el Mundial de Rusia, es que el fútbol y el mundo están jugando a otra cosa. Dentro de la cancha, y fuera de ella también. Los abrazos sinceros y generosos de Didier Deschamps y Zlatko Dalic antes y después del partido, los consuelos, felicitaciones y conversaciones entre los jugadores de ambos equipos, la fiesta de las hinchadas, el inclasificable Antoine Griezmann cubriéndose con una bandera uruguaya durante su conferencia de prensa y los presidentes de ambos países emocionados hasta las lágrimas: el ambiente fue de fiesta. Se notó en la final y en los 64 choques que le dieron forma al Mundial: un partido no es la guerra, es sólo un partido. Mucho tuvo que ver en eso, sin dudas, el VAR, que redujo drásticamente la simulación y la violencia en el juego.

Pero hay cosas que van más allá del VAR. Dalic, que llevó a su selección a la final tras un modestísimo recorrido como entrenador en las Ligas de Croacia, Albania, Arabia Saudita y Emiratos Árabes, juntó en el final del partido a sus jugadores en una ronda en la que compartieron el orgullo por lo hecho y se juramentaron que la cosa seguirá. Al rato, Deschamps estaba saludando, rival por rival, a toda la selección croata. Los jugadores franceses, a su vez, fueron generosísimos con Deschamps en el festejo. ¿Qué recordamos de la Argentina que gana y de la Argentina que pierde grandes partidos? Sus jugadores, técnicos e hinchas no siempre tiene la capacidad de reaccionar así, ¿no?

Resumen del partido Francia - Croacia en el Mundial de Rusia 2018

3:43
Video

Dentro de la cancha también se juega a otra cosa, claro. La posesión ya no es dogma, el dominio en velocidad es clave, se buscan ser compactos para defender todos y mejor. Ayer volvió a perder el equipo que se hizo dueño de la pelota, que era una de las obsesiones de Jorge Sampaoli, el ya ex técnico de la selección. "Sampaoli quería jugar un fútbol inviable con los jugadores que tenía", graficó a LA NACION Simon Kuper, agudo analista del fútbol internacional. César Luis Menotti, sin diplomacia, cree que esto no lo arregla nadie en soledad: "Ni Guardiola".

Anoche, desde el vestuario de Francia se escuchaba a sus jugadores tarareando el "Brasil, decime qué se siente". Ahí, en el ingenio mordaz y fuera de órbita, seguimos bien arriba. En el fútbol, ya no. Por eso es que asusta escuchar a los que creen que al nuevo técnico hay que nombrarlo ya. Es lo último que habría que hacer.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.