Quieren un estándar sanitario único para las carnes

El presidente Mauricio Macri se reunió con la mesa de carnes esta mañana
El presidente Mauricio Macri se reunió con la mesa de carnes esta mañana Crédito: Twitter
(0)
16 de julio de 2018  • 18:07

Un nuevo estándar sanitario único que incluya a todas las provincias del país: ése fue uno de los resultados de la reunión del presidente Mauricio Macri con la Mesa de las Carnes. El salón de la Casa Rosada estaba colmado: a la derecha del mandatario, el ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, y gran parte de su gabinete. Además estaba presente el secretario de Coordinación de Políticas Públicas, Gustavo Lopetegui.

Según el Gobierno, el sector ya refleja nuevas perspectivas de la actividad bovina, con un 10% de aumento de la producción, un 60% de suba en las exportaciones y un incremento en el consumo interno.

Daniel Pelegrina , presidente de la Sociedad Rural Argentina (SRA), explicó que durante la reunión se conversó sobre un estándar único sanitario para homologar con las provincias. En esa línea, se mencionó el trabajo que realizó el Senasa junto a los distritos y se destacó los avances en Buenos Aires (que agrupa el 54% de la faena nacional) donde se auditó el cumplimiento de esas normas en 22 plantas sobre las 39 existentes.

"Un trabajo similar se está estipulando con Santa Fe, Córdoba, Salta y Chaco, y ya alcanza el 84% de la faena", afirmaron desde la cartera que dirige Etchevehere. Según fuentes consultadas, el objetivo no solo es buscar mejorar el comercio, sino también la salud pública.

En tanto, el presidente Macri dijo que la mesa de competitividad de las carnes "es un ejemplo de la interacción público-privada", donde en cada encuentro "se trabaja por mejorar la productividad de un sector que genera tantos puestos de trabajo para la Argentina".

Pelegrina además afirmó: "Hablamos de los mercados como Estados Unidos, donde se espera una señal política que destrabe la situación y la oportunidad concreta de aumentar volumen y precio con China, pero para eso hay que terminar con las habilitaciones de las inspecciones. También se destacaron los avances para combatir la informalidad, sobre todo con los sistemas de fiscalización y los remitos electrónicos. Además se debatió el último eslabón de la cadena, que es la materia pendiente", dijo a LA NACION al salir de la reunión que comenzó a las once y terminó pasadas las 13.

Según un comunicado de Agroindustria, con respecto a la lucha contra la informalidad, se destacaron los avances en el pago a cuenta de IVA y las cajas negras en los frigoríficos que "han mejorado significativamente el comportamiento del sector, principalmente en las etapas del productor, frigorífico y matarife".

El ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, y el presidente Macri
El ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, y el presidente Macri Crédito: Ministerio de Agroindustria

"Se está trabajando para obtener un mayor control de la última etapa, que consiste en la trazabilidad de la media res desde los frigoríficos a las carnicerías con el Remito Cárnico Electrónico (REC) con aceptación obligatoria por parte de los carniceros desde septiembre próximo", explicaron desde la cartera agroindustrial. AFIP implementará el remito electrónico desde el primero de septiembre, pero las carnicerías tendrán tiempo hasta fin de año para inscribirse y adaptarse al nuevo sistema.

En esta línea, una fuente que asistió a la reunión dijo que hay voluntad del gobierno de que, por decreto, se obligue a las cooperativas de trabajo de la industria cárnica a pagar ART y ciertas cargas sociales, para equipararse con los frigoríficos. Además, durante el encuentro se anunció que ARBA postergará sin plazo el 8% de lo que debían pagar las carnicerías.

Cerdo y aves

Una de las demandas que se planteó durante la mesa fue realizada por integrantes de la Asociación Argentina de Productores Porcinos (AAPP) que afirmaron que actualmente el sector pierde cuatro pesos por kilo y se ve perjudicado por el ingreso de carne porcina brasileña. El Gobierno justificó la importación del país vecino porque es "su principal aliado comercial".

La preocupación de los productores locales es que la carne de cerdo que se importa de Brasil contiene ractopamina, un fármaco usado como aditivo alimenticio para promover el crecimiento de los cerdos, especialmente de su masa muscular. Este anabólico fue aprobado por la Food and Drug Administration (FDA, por sus siglas en inglés) en 1999, y fue admitido en más de 20 países, entre los que se incluyen Australia, Brasil, Colombia, Canadá y Tailandia. Sin embargo, la ractopamina está prohibida en más de 150 países como Paraguay, China, Malasia y además, la Unión Europea.

Asimismo, fuentes de la cartera que dirige Etchevehere plantearon la necesidad de hacer extensiva la medida de los remitos electrónicos a los cerdos y la cadena láctea. "También a partir del primero de octubre se van a poner cajas negras en el sector porcino y un sistema similar en los molinos harineros. Para los pollos, aún es complicado por los elevados costos", manifestaron.

La Mesa de la Cadena de las Carnes se reúne cada dos meses para evaluar los avances de la agenda y agrupa a representantes del gobierno nacional, eslabones de la producción, entidades que representan a los productores, al comercio y a la industria de la carne vacuna, porcina, avícola y ovina, incluyendo a los gremios de los trabajadores rurales y de la industria frigorífica.

Por parte del gobierno nacional participaron el jefe de gabinete de Agroindustria, Santiago del Solar, los secretarios de Agricultura, Ganadería y Pesca, Guillermo Bernaudo, de Mercados Agroindustriales, Marisa Bircher, el subsecretario de Ganadería, Rodrigo Troncoso, el presidente del Senasa, Ricardo Negri, y los titulares de AFIP, Leandro Cuccioli, de ARBA Gastón Fosaste, y de AGIP, Andrés Balotta.

También estuvieron presentes el ministro de Agroindustria de la provincia de Buenos Aires, Leonardo Sarquís, el secretario de Producción de Corrientes, Manuel García Olano, el director nacional de Control Comercial Agropecuario, Marcelo Rossi, el titular del programa Cambio Rural, Patricio Quinos, entre otros.

Suspensión de carnicerías bonaerenses

Fiscalizadores de Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) suspendieron la actividad comercial de 303 establecimientos que carecían de inscripción en el Impuesto sobre los Ingresos Brutos, o bien que, estando registrados, no facturaban sus ventas.

Luego de realizar controles en más de 900 carnicerías del área metropolitana e interior de la provincia de Buenos Aires, el director de ARBA, Gastón Fossati, subrayó que "con estas acciones de fiscalización buscamos profundizar las medidas que venimos implementando desde el año pasado para regularizar los distintos eslabones de la cadena de producción y comercialización de carne".

La mayor cantidad de cierres temporarios abarcó locales ubicados en La Plata (54), La Matanza (39), Quilmes (39), Lanús (20), Moreno (18), Florencio Varela (17) y Morón (16). "En este caso, los controles se enfocaron sobre el comercio minorista con el objetivo de detectar situaciones de informalidad y exigir a los responsables de las carnicerías en infracción que cumplan con sus obligaciones fiscales, tal como lo hace el resto de los contribuyentes", explicó.

Los controles sobre el sector minorista de la carne se realizaron durante las últimas seis semanas y, según puntualizó Fossati, "producto de esas acciones el 40% de las carnicerías suspendidas regularizó su situación fiscal en pocos días y pudo retomar la actividad comercial".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.