El marginal II, la nueva obsesión de Sebastián Ortega

Luego del Martín Fierro de Oro, El marginal II redobla la apuesta con una historia que transcurre tres años antes que su antecesora; desde hoy, los martes a las 22, por la TV Pública
Luego del Martín Fierro de Oro, El marginal II redobla la apuesta con una historia que transcurre tres años antes que su antecesora; desde hoy, los martes a las 22, por la TV Pública Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri
Ricardo Marín
(0)
17 de julio de 2018  

Sebastián Ortega , el director de Underground, estrenó en la TV Pública El marginal II, su nueva producción. Esta no es la primera experiencia que tiene en llevar a la televisión historias que transcurren en ambientes carcelarios. En 2002, cuando trabajaba en Ideas del Sur, produjo Tumberos, que también se desarrollaba en un penal, y en 2015, la primera temporada de la premiada El marginal .

Cuando se le pregunta por qué él y su productora abordan en forma recurrente este tipo de temática, Ortega contesta sin dudar ni sonrojarse que es porque le gusta a él. "Hace rato aprendí que el primer requisito que tengo que cumplir para armar un proyecto y un equipo que lo lleve adelante es que me apasione a mí lo que vamos a hacer. Si no, no hay manera de que pueda transmitirle a ese equipo la energía para que las cosas funcionen", reflexiona. Más tarde confiesa que, sin que esto signifique que no le gusten las comedias, en los programas en que más disfruta trabajar son aquellos en los que aparecen ambientes y personajes marginales. "Podría decir que los de la marginalidad son mis colores favoritos. Con El marginal y con Tumberos en su momento disfruté mucho. Con Un gallo para Esculapio también disfruto mucho. Este tipo de historias tienen algo que me atrae, y cuando llega una propuesta con esa temática seguro tiene ventaja de entrada sobre mi ánimo frente a otras", sostiene.

Ortega cuenta que es consumidor de películas que muestran historias carcelarias desde hace mucho. Nombra una lista interesante de películas del género que disfrutó con el tiempo y en esa lista figuran desde un clásico como Escape de Alcatraz, que protagonizó Clint Eastwood a fines de los 70, hasta American Me, con Edward James Olmos, de principios de los 90. O Sangre por sangre, de la misma época, que tiene lugar en San Quintín. El productor cuenta también que técnicamente, desde la visión profesional, los escenarios oscuros y reducidos en que transcurren estas historias permiten aprovechar más las posibilidades de las cámaras. Pero lo que más lo atrae para volcarse a trabajar en los ambientes de encierro pasa por las posibilidades que brindan a la creatividad para imaginar historias en ellos. "El universo carcelario es como una jungla donde sobreviven los más fuertes y los más astutos. En estos espacios se convive con la sordidez, con un ambiente de amenaza constante, donde el peligro te puede estar esperando a la vuelta de una pared. Algo similar a lo que pasa en la selva. La cárcel tiene esa misma adrenalina por las posibilidades de que aparezcan aventuras a cada instante, y eso es muy rico para generar relatos", sostiene.

Trailer de El Marginal II

03:48
Video

Por otro lado, cuenta que cuando hicieron la primera temporada de El marginal no tenían ninguna expectativa de que hubiera una segunda. "Nunca antes habíamos hecho una segunda temporada con ninguna ficción, salvo con Los Roldán, que hacía 45 puntos de rating. En ese momento nos habíamos mudado con nuestros programas de Telefe a Canal 9 y la condición que nos habían puesto en ese canal era que siguiéramos con esa tira, que era un fenómeno. Llegamos a hacer más de cuatrocientos capítulos. No daba para más. En el caso de El marginal terminamos la historia de manera que el cuento cerrara al final de la primera temporada", recuerda. No imaginaron lo que iba a generar la serie en el público. "Cuando se la emitió en la Televisión Pública se organizó un evento en el que se proyectaron los dos últimos capítulos en Tecnópolis. En el momento de la escena en que muere Diosito, en el último episodio, se generó una reacción negativa en el público. Me impresionó mucho. Ahí tomé conciencia de que había personajes del programa que habían logrado una empatía muy grande con el público que nosotros no habíamos previsto", cuenta Ortega.

Después, la serie se incorporó a la oferta de Netflix y la enviaron a festivales. Ganó el Gran Premio del Jurado en Series Manía, un afamado certamen europeo que se realiza en Francia dedicado a las series televisivas. Después Telemundo les compró los derechos para replicar el programa en el hemisferio norte con una nueva versión. Todos estos elementos generaron las condiciones para hacer una segunda temporada. "El problema que teníamos que solucionar era cómo volver a abrir ese cuento que había quedado cerrado en el final de la primera temporada. La manera que encontramos fue contar la precuela de aquella parte. Hacer que volviera el personaje de Minujín, que ya había cumplido su objetivo en la cárcel, hubiera sido muy rebuscado", reflexiona Ortega.

El Marginal II es una precuela de la exitosa serie que ganó el Martín Fierro de Oro
El Marginal II es una precuela de la exitosa serie que ganó el Martín Fierro de Oro Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

En los episodios de la nueva temporada lo que se verá será lo que ocurrió en esa cárcel tres años antes de lo que se contó en la primera. Por ese entonces los hermanos Borges caen presos, son llevados al penal y se ven envueltos en una guerra de poder con el Sapo, un preso sanguinario que gobierna San Onofre. En medio de esta situación aparece la figura de Patricio, a quien interpreta Esteban Lamothe. "Patricio es un médico que nunca estuvo detenido antes. Él tuvo una relación con una mujer casada y el marido descubrió que estaba embarazada y que el bebé era de Patricio. El marido la golpea en un ataque de furia y ella agarra un arma y lo mata. Como la mujer estaba embarazada, Lamothe se inculpó. Este personaje cumple el papel en esta historia de ser el ojo del televidente que entra a un universo totalmente desconocido y allí tienen que adaptarse y desarrollar mecanismos para defenderse y sobrevivir. Esto es algo que también dan las historias ambientadas en cárceles: allí los mecanismos de la creatividad para sobrevivir se multiplican", afirma Ortega.

De acuerdo con lo que nos reveló antes, sobre su atracción por los ambientes carcelarios, el director actual de Underground cuenta su predilección por el hip hop. "Es un ritmo que incorpora a su lenguaje muchos elementos que provienen del ambiente de la cárcel", dice. Luego amplía el tema y cuenta la manera en que influyó en la moda de los tatuajes la técnica que se usa en los presidios para realizarlos. "Los tatuajes que se hace mucha gente actualmente por moda provienen del estilo carcelario. La mayoría de los tatuajes que se usan son en negro y en gris, pero en realidad los tatuajes históricamente surgieron en colores. Las tribus de Nueva Guinea se tatuaban en colores. En las cárceles, sin embargo, al no tener acceso a las tintas de colores, lo que fabricaban los presos era una tinta con aceite y papel carbonizado. El tipo de tatuajes que usaban en la cárcel se empezó a usar en la calle con el tiempo y hoy está completamente de moda, probablemente sin que muchos de los que los usan tengan idea de dónde sale ese estilo de dibujos", explica con detalles que dan cuenta de los conocimientos que posee acerca de estas temáticas, que abordan muy bien sus programas.

Diosito (Nicolás Furtado), recién llegado a la cárcel, con El Sapo (Roly Serrano), "mandamás" del penal
Diosito (Nicolás Furtado), recién llegado a la cárcel, con El Sapo (Roly Serrano), "mandamás" del penal Fuente: LA NACION - Crédito: Mauro Alfieri

La precuela

En la nueva temporada de El marginal, que se emitirá desde hoy por la TV Pública, todos los martes a las 22, la historia que se cuenta transcurre tres años antes de la que se contó en la primera temporada. En la nueva historia, los hermanos Borges -Mario, al que interpreta Claudio Rissi, y Diosito, al que interpreta Nicolás Furtado- no son nadie en la cárcel a la que recién llegan. El que maneja los hilos del penal es el Sapo, papel que hace Roly Serrano, un personaje obeso con problemas de diabetes y una extrema crueldad para castigar a sus enemigos. Patricio, el anestesista al que interpreta Esteban Lamothe, será la prenda en disputa en la guerra que se desatará entre los Borges y el Sapo por el control del penal, ya que este último lo quiere para que lo atienda por sus problemas de salud y aquellos no lo quieren ceder.

Algunas escenas de la serie muestran una violencia que puede llegar a impresionar, algo que, según sostiene Sebastián Ortega, en la producción trataron de suavizar con continuas situaciones de comedia al estilo de las que se muestran en películas como Mad Max.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?