Guillermo Marín: actor esencial de nuestro cine y teatro

Carlos Pacheco
(0)
17 de julio de 2018  

Hombre ligado a la música y al teatro desde los años 60, Guillermo Marín fue dueño de una simpatía singular, con una historia muy activa dentro del medio. Eso le daba la posibilidad de trasladar al presente ricas anécdotas sobre encuentros compartidos con grandes figuras de la escena nacional. Sus conversaciones siempre estaban cargadas de un humor muy pícaro. El actor murió el sábado, a los 80 años, en Buenos Aires.

Marín comenzó su carrera formando parte del emblemático grupo musical I Musicisti, junto a Daniel Durán, Horacio López, Jorge Maronna, Gerardo Masana, Marcos Mundstock, Carlos Núñez Cortés, Raúl Puig, Daniel Rabinovich y Jorge Schussheim. Sus primeras experiencias se concretaron sobre el escenario del Instituto Di Tella. Allí presentaron IMYLOH y Música...? Sí, claro. Luego la compañía se disolvió y parte de ella dio forma a Les Luthiers.

Desde entonces, Guillermo Marín se abocó a la actuación. El teatro, el cine y la televisión fueron sus ámbitos de trabajo por excelencia y, en algunos períodos, con desempeños de mucha intensidad. Siempre siguió ligado al mundo del musical. Formó parte de la reconocida producción de Pippin, en la que compartió elenco con Beatriz Bonet, Raúl Lavié y Tincho Zabala.

Algunos de sus trabajos escénicos más importantes los realizó de la mano del director Alfredo Zemma, como El gran show internacional del Cabaret Bijou, Lázaro Morales, pastor (ambas de autoría del puestista) y Los bajos fondos, de Máximo Gorki. Junto a las actrices María Elena Sardi y Luisa Albinoni representó Locas por el biógrafo, de Sardi, bajo la dirección de Julio Baccaro. En 2009 se lo pudo ver en un trabajo muy opuesto a los realizados hasta entonces: Eh, Jane, una creación apoyada en textos de Samuel Beckett. En escena, su compañera fue la reconocida intérprete Nélida Romero. La dirección estuvo a cargo de Patricio Orozco y el espectáculo formó parte del Festival Beckett.

En cine tuvo participaciones en El profesor patagónico, de Fernando Ayala; De eso no se habla, de María Luisa Bemberg; El arreglo, también de Ayala; Los gauchos judíos, de Juan José Jusid; Paula contra la mitad de uno, de Néstor Pasternostro, y Los superagentes y la gran aventura del oro, de Carlos Galettini, entre otros.

En las décadas del 80 y 90 fue convocado para formar parte de los ciclos televisivos Su comedia favorita (Canal 9) y Comedias para vivir (Canal 11/Telefé). Guillermo Marín tuvo activa participación dentro de la Asociación Argentina de Actores, donde integró el órgano fiscalizador. En los últimos años residió en la Casa del Teatro y con sus compañeros llevó a escena Al fin me jubilé y ahora qué, de Jorge Viña, dirigida por su autor y Agustín Busefi.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?