Un alineamiento total que indignó a casi todo Washington

Rafael Mathus Ruiz
Rafael Mathus Ruiz LA NACION

Así fue parte de la primera cumbre entre Donald Trump y Vladimir Putin - Fuente: AFP

1:02
Video
(0)
17 de julio de 2018  

Washington.- Vergonzoso. Asqueroso. Imbécil. Una desgracia, una rendición total, y el más punzante de todos: una traición.

Atónito, Washington se prendió fuego y condenó con una crudeza brutal el episodio más escandaloso y surrealista de la presidencia de Donald Trump , su conferencia de prensa con el presidente de Rusia , Vladimir Putin , en la cual les dio la espalda a su gobierno y a su Congreso a favor del Kremlin. Trump dijo y calló todo lo que Putin quería que dijera y callara.

"Putin ganó. Estados Unidos perdió", resumió Bill Kristol, prominente voz del establishment republicano.

En Helsinki, ante los ojos del mundo, Trump se paró al lado de Putin y le obsequió un alineamiento total que dejó anonadados y furiosos a propios y ajenos del otro lado del Atlántico.

La reunión bilateral entre Trump y Putin - Fuente: Reuters

0:45
Video

El núcleo de la ira: Trump desvinculó al Kremlin del ataque a la campaña presidencial que lo llevó a la Casa Blanca y no dudó en poner la palabra de Putin -que volvió a negar todo- por encima de toda su comunidad de inteligencia y los demócratas y republicanos en el Congreso. Más aún: Trump dijo que la investigación que lidera Robert Mueller sobre la injerencia rusa -que ya ha acusado formalmente a 32 personas, incluidos 12 agentes de Putin- es "un desastre" para el país. "Cero colusión", insistió.

Luego fue más allá: elogió a Putin -al que muchos en Washington consideran un enemigo-, dijo que la cumbre de Helsink i había sido "profundamente productiva", puso a Estados Unidos a la par de Rusia en cuanto a ser "responsables" del deterioro en el vínculo y hasta ensayó una vuelta de página al señalar un nuevo comienzo y augurar un "futuro brillante". Una etiqueta despuntó en Twitter: #TreasonSummit, la "cumbre de la traición".

"Ningún presidente anterior se ha humillado de manera más abyecta ante un tirano", dijo el senador republicano John McCain. "Esto es vergonzoso", escribió otro senador republicano crítico, Jeff Flake. "Asqueroso", fustigó Neil Cavuto, un periodista de la cadena Fox, alineada con la Casa Blanca. "Nada menos que una traición. Los comentarios de Trump no solo fueron imbéciles, está totalmente en el bolsillo de Putin", aguijoneó John Brennan, exdirector de la CIA.

Los partidarios del presidente forcejearon para articular argumentos en su defensa. Breitbart, uno de los portales predilectos de la ultraderecha, atinó a presentar la cumbre con una frase de Trump, como una movida "audaz de diplomacia norteamericana". Casi nadie se atrevió a seguir esa línea. Paul Ryan, líder del oficialismo en la Cámara baja, un aliado en retirada, refutó al presidente: "Rusia no es nuestro aliado. No hay equivalencia moral entre Estados Unidos y Rusia", afirmó.

Donald Trump se reunió con el presidente de Finlandia - Fuente: Reuters

3:26
Video

Los más duros acusaron a Trump de ser una vergüenza, traicionar al país y claudicar ante un enemigo que ha atentado contra su propia democracia. Cobró fuerza -otra vez- una teoría añeja: que Putin tiene información dañina sobre Trump y por eso el magnate actuó como actuó.

"Lo que hizo el presidente fue un insulto a todos los norteamericanos", disparó el líder demócrata del Senado, Chuck Schumer. "Su comportamiento es tan inexplicable, tan en contra de los intereses de Estados Unidos y de lo que sus asesores le dirían que los norteamericanos se están rascando la cabeza y diciendo: 'Si esa no es la explicación, que Putin tiene algo sobre él, ¿qué es, qué puede ser?'", continuó.

Para peor, el alineamiento de Trump con el Kremlin alcanzó su punto cúlmine justo en el peor momento en la relación de Trump con los aliados europeos y la principal alianza para contener a Rusia, la OTAN. Trump terminó de profundizar la grieta que había abierto en el Atlántico.

Ya en viaje de regreso a Washington, el presidente intentó contener la debacle con un tuit. Pero, al igual que otras veces, ese mensaje estuvo envuelto en la misma ambigüedad que crispa a sus detractores.

Trump felicitó a Putin por la organización del Mundial - Fuente: El País

0:15
Video

"Como dije hoy [por ayer] y muchas veces antes, 'tengo GRAN confianza en MI gente de inteligencia'. Sin embargo, también reconozco que para construir un futuro mejor no podemos centrarnos exclusivamente en el pasado, como las dos potencias nucleares más grandes del mundo, ¡debemos llevarnos bien!", publicó el mandatario.

Trump ve toda la trama rusa como un ataque a la legitimidad de su triunfo electoral. Ayer, una vez más, se vanaglorió de haber derrotado a Hillary Clinton. Y Putin, en otro extraordinario momento de la conferencia de prensa, reconoció que quería que Trump ganara.

"Sí, quería. Sí, quería, porque habló de llevar las relación de Estados Unidos y Rusia otra vez a la normalidad", dijo Putin.

Nadie usó la palabra "normal" en Washington para describir lo que ocurrió en Helsinki. Pero en Moscú, el canciller de Putin, Sergei Lavrov, dijo que fue "mejor que súper".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.