El Mundial cambió la imagen de Rusia, pero es posible que por poco tiempo

El espíritu de apertura que se vivió en el torneo difícilmente se prolongue con Putin en el poder
El espíritu de apertura que se vivió en el torneo difícilmente se prolongue con Putin en el poder Fuente: AFP
Rory Smith
(0)
17 de julio de 2018  

MOSCÚ.- Lo que más lo entusiasmaba a Boris Belenkin en 1980, antes de los Juegos Olímpicos de Moscú, era la posibilidad de conseguir chicles de buena calidad.

Las autoridades soviéticas querían asegurarse de que las decenas de miles de visitantes extranjeros se llevaran la mejor imagen posible de la ciudad anfitriona. La limpiaron de elementos indeseables (borrachos, prostitutas) y de niños (para asegurarse de que no los corrompiera el contacto con los capitalistas) y renovaron algunos sus derruidos hoteles.

"Era todo cuestión de fachada, por supuesto", recuerda Belenkin 38 años después. La mayor decepción, sin embargo, fueron los chicles. "Yo quería los verdaderos chicles norteamericanos -dice Belenkin, que en 1980 era un poeta disidente de 26 años-, pero no, eran la misma berretada soviética de siempre en un envoltorio más occidental".

Para muchos moscovitas, los Juegos Olímpicos eran una rara chance de encontrarse cara a cara con representantes de otro mundo: no solo atletas -reducidos en número por el boicot contra la Unión Soviética posterior a su invasión de 1979 a Afganistán-, sino también fanáticos del deporte que venían a verlos.

La comparación con lo que vivió la Rusia actual durante la Copa del Mundo es imperfecta. Ya no es un país cerrado, y los turistas son libres de ir y venir por donde quieran: tan solo en 2017, más de 3,6 millones de extranjeros visitaron San Petersburgo.

Incluso a pesar de las sanciones de Occidente, que durante los últimos años se fueron endureciendo sistemáticamente, no se percibe que Moscú haya debido modificar sus hábitos de consumo. De hecho, en Moscú nada escasea más de lo que pueda escasear en Londres o París, y los chicles no son ni mejores ni peores que en cualquier otra parte.

Trump felicitó a Putin por la organización del Mundial - Fuente: El País

0:15
Video

Así y todo, y dadas las circunstancias políticas a comienzos de esta Copa del Mundo, es imposible no sentir reverberaciones de aquel 1980. Ahora como entonces, están aquellos que sienten que Rusia no era el anfitrión adecuado para uno de los mayores eventos deportivos del mundo.

"Para mí era imposible que la Unión Soviética alguna vez fuese a ser sede de los Juegos Olímpicos -dice Belenkin. Yo no era un fan del deporte, pero los Juegos Olímpicos parecían ser parte del otro lado, algo así como la apoteosis del mundo libre".

Esta vez, por supuesto, no hubo boicot: la división del mundo no es tan clara como entonces. Sin embargo, la Copa del Mundo llegó justo cuando las relaciones entre Rusia y Europa, y Estados Unidos, alcanzaron su peor momento en décadas, resquebrajadas casi sin arreglo por conflictos en Siria y Ucrania, por acusaciones de envenenamiento tanto de personas como de la democracia, por el dopaje de atletas y por el derribo del vuelo MH17.

A algunos les molestó también el deslucido historial del fútbol ruso en el combate contra el racismo y otros señalan la persecución contra la comunidad gay. Fueron pocos los pedidos de que a Rusia se le quitara el derecho a ser sede de esta Copa del Mundo, tras conseguirlo en un proceso no del todo limpio.

No es la única similitud con los Juegos de 1980. Así como las autoridades soviéticas esperaban que las olimpíadas le demostraran al mundo el éxito del experimento marxista-leninista, el presidente ruso, Vladimir Putin , también vio en la Copa del Mundo un escenario perfecto para alardear de una Rusia moderna y dinámica. Al viajar por Rusia durante estas últimas semanas -desde San Petersburgo hasta Siberia, se advierte que esa era la principal preocupación de la mayoría de los rusos.

Putin le regaló la pelota del Mundial durante la conferencia de prensa
Putin le regaló la pelota del Mundial durante la conferencia de prensa Fuente: Reuters - Crédito: G. Dukor

La FIFA estima que más de un millón de hinchas pasaron por Rusia durante el último mes. En cada ciudad-sede, la primera pregunta que les hacían a los visitantes la mayoría de los rusos era si les había gustado el país, cómo la estaban pasando y si los estaban tratando bien. Los rusos están ansiosos por revertir la imagen negativa que ellos sienten que los medios de prensa occidentales han creado en torno a Rusia.

La FIFA, por supuesto, cree que el torneo logró precisamente eso, de una manera en que no lograron hacerlo las autoridades soviéticas en 1980 con sus fachadas recién pintadas. "Todos los visitantes descubrieron un país hermoso, acogedor, lleno de gente dispuesta a demostrarle al mundo que lo que a veces se dice que pasa aquí no es cierto", dijo Gianni Infantino, presidente de la FIFA. Y el propio Putin dijo estar "encantado de que nuestros huéspedes vean todo con sus propios ojos, para que se derrumben todos esos mitos y prejuicios".

Los efectos duraderos de los Juegos Olímpicos de 1980, sin embargo, no estaban en lo que el mundo exterior vio cuando miró adentro de Rusia, sino en lo que descubrieron los que estaban adentro cuando tuvieron oportunidad de mirar, aunque fuese fugazmente, el mundo exterior.

Belenkin no cree que esta Copa del Mundo pueda tener algún impacto duradero en la Rusia de Putin ni que ese espíritu de apertura, de barreras rotas que caracterizaron el torneo, se prolongue después de su finalización.

Y son pocos los rusos que lo creen. Para muchos, la Copa del Mundo fue un maravilloso carnaval, una oportunidad para mezclarse con hinchas de otras partes del mundo que tal vez jamás visitarían Kazán o Kaliningrado, pero todos parecen saber que los carnavales terminan y que después hay que volver a la vida de siempre.

Traducción de Jaime Arrambide

Por: Rory Smith

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.