srcset

contentLab para CAEM

Vacaciones de invierno: todas las nieves, todos los cerros, todos los gustos

(0)
17 de julio de 2018  • 00:41

El esquí es el único deporte que puede practicar toda la familia en conjunto, sin distinción de edad, por eso es la excusa perfecta para unas vacaciones de invierno inolvidables junto a los íntimos. El desafío de todos los centros de esquí nacionales es incentivar la practica del deporte blanco y el ocio de montaña, con un sin fin de servicios y actividades que no sólo contentan a quienes se suben a las tablas. Nieve Argentina es un producto diseñado para todo perfil de turistas, para que cada uno que llegue a la cordillera pueda disfrutar del aire libre y la naturaleza. Con siete centros de esquí para elegir, la Argentina tiene un lugar de nieve a medida de cada viajero. Una guía para disfrutar provincia por provincia.

Neuquén: Chapelco, Cerro Bayo y Caviahue

Con tres destinos blancos para elegir, Neuquén es la provincia con mayor cantidad de centros de esquí. Chapelco ya está disfrutando de estas vacaciones con los chicos y las actividades más divertidas del invierno. Para los niños entre 3 y 5 años, el Jardín de Nieve en Plataforma 1600 enseña los primeros pasos sobre las tablas con pista propia y una magic carpet exclusiva. En el refugio, películas y juegos completan la propuesta infantil. En la Junior Academy, los niños de hasta 15 años mejoran su técnica de esquí o snowboard en grupos divididos por edades y niveles. Entre las clases de la mañana y la tarde, almuerzan en un comedor para ellos y al final del curso participan de una carrera. En Chapelco, todos los chicos tienen un espacio con la Escuela de Esqui Adaptado que brinda la oportunidad a los niños con capacidades diferentes con equipos especiales, contención y motivación para crear un entorno amigable.

En un marco único y exclusivo, Cerro Bayo es un centro de esquí familiar y distinguido que cumple con una infraestructura de confort, seguridad y atención personalizada. El escenario es mágico, con los bosques de lengas y coihues; las mejores vistas del Nahuel Huapí y la cascada del río Bonito a tan sólo 500 metros de la base. En las 200 hectáreas esquiables, con sus 23 pistas, uno puede encontrar todos los niveles para recorrer la montaña y sus fuera de pistas, todo señalizado. El sector de principiantes de encuentra en una zona resguardada con contención y fácil acceso, sus cuatro magic carpet hacen que el debutante logre un mayor aprendizaje en menor tiempo. Cerro Bayo cuenta con guardería para bebes y niños de hasta 3 años en la base y en cota 1500. La escuelita de Cartoon Network, con todos los personajes, se divide en copitos de 3 a 6 años y bayitos de 7 a 12 años. Por su parte, para los adolescentes, el perfeccionamiento va de la mano de las nuevas tendencias de esquí y snowboard, con clases en el snowpark. Además, el cerro cuenta con instructores especializados para esquí adaptado y con actividades como caminata con raquetas para que todos puedan disfrutar de la montaña. La gastronomía tiene diferentes propuestas, esta temporadal a inauguración del Amex Snow House trae la presencia estelar del chef Gonzalo Aramburu. Todo esto sin contar que Cerro Bayo es el primer centro de esquí certificado por la ISO 14001 por su sustentabilidad ambiental.

Caviahue es ideal tanto para las familias que se inician en el deporte (genial la cinta transportadora para principiantes) como para esquiadores de alto nivel; todos viven la montaña en su estado puro. Su ubicación sobre la alta cordillera asegura calidad y cantidad de nieve, no sólo para esquiar sino también para otras actividades blancas que fascinan a los chicos, como un paseo todo terreno en un vehículo oruga y motos de nieve. La base de Caviahue concentra todos los servicios: pases, restaurantes, alquiler de equipos y escuela, que también organiza bajadas de free ride. Salir con los esquíes puestos después de desayunar y volver directo al spa para relajarse con masajes y jacuzzi tras abandonar las pistas es la propuesta sin igual de Grand Hotel. Una experiencia de nieve práctica y exclusiva para quienes quieran evitar el traslado al centro de esquí.

Mendoza: Las Leñas

Si el plan es agarrar el auto y manejar hasta la montaña, Las Leñas siempre estuvo cerca. A 1200 kilómetros de Buenos Aires, el centro de esquí de alta montaña recibe a los esquiadores con tranquilidad y confort. Su gran distintivo es el acceso directo del hotel a las pistas (un detalle genial para los que viajan con hijos chicos). Con inmejorables áreas para practicar fuera de pista y esquí de fondo, Las Leñas es favorito de los esquiadores más ortodoxos.aquí se esquía aunque caiga el sol. Las salidas nocturnas ofrecen una alternativa singular para deslizarse entre las pistas iluminadas. La aventura puede ser aún mayor con heliski, es decir, subirse a un helicóptero, aterrizar en el pico de una montaña y descender desde la cima.

Además de sus clásicos resorts 5 estrellas, Las Leñas ofrece amplios aparts en alquiler que hospedan hasta 8 personas, ideales para cocinar entre amigos y disfrutar en familia. En el viaje de vuelta, una parada en San Rafael para que los padres se den el lujo de degustar los caminos del vino mendocinos, ya que estamos por las rutas de esta provincia vitivinicultora. La bodega Alfredo Roca propone degustaciones guiadas y un espacio de arte con muestras temporales, mientras que Bodega Goyenechea invita a una visita por su finca histórica con capilla y árboles majestuosos.

Tierra del fuego: Cerro Castor

El centro de esquí más austral del mundo inauguró oficialmente su temporada con la tradicional bajada de antorchas en una noche especial donde también hubo música en vivo en una montaña repleta. La nieve llegó muy puntual, justo antes de la ceremonia de apertura, para dar comienzo a la estación blanca con todo. Con 55cm de nieve en base, 65cm en cota 480 y 80cm en cota 600, Cerro Castor ya está listo para recibir a todas las familias y también a los amigos que vengan a festejar aquí su día. Para esa noche del 20 de julio, Reinamora hará una cena especial con un menú de tres pasos a elección, por ejemplo: pulpo al ajillo con revuelto de papas y pimientos asados, cazuela de cordero patagónico y pannacotta de chocolate blanco con frutos rojos. Entre las excursiones a medida de los chicos, en Los Cauquenes se puede contratar la navegación del Canal Beagle para conocer la fauna autóctona de las islas y reírse con las manadas de lobos marinos. Además, en el Resort + Spa + Experiences hay un nuevo servicio de recreación infantil.

La novedad 2018 del Cerro Castor es Arakur Ski Point, un lounge con servicios exclusivos para los huéspedes del hotel de lujo. La música continúa en el lobby bar de Arakur, con veladas de jazz, tango y percusión. Y hasta abajo del agua, en el área de spa de 200 m2 con una piscina in & out de borde infinito, música subacuática y dos hot tubs en el exterior con vistas al mar. El dato: hay una pileta para niños y un nuevo Kid's Club. En Arakur Resort & Spa, las vacaciones son en plena reserva natural de bosques fueguinos que se recorren con trekking en raquetas. En el centro de Ushuaia continúan las atracciones. El mítico restaurante Kaupé es el lugar indicado para un menu maridado de alta gastronomía fueguina marina: centolla natural, ceviche de vieiras, merluza negra en papillote y helado de limón.

Chubut: La hoya

Fue el segundo centro de esquí del país (abrió en 1974) y hoy se propone tener uno de los snowparks más modernos de Sudamérica, con diversos módulos pensados para freestylers de varios niveles. Una gran apuesta para este centro cordillerano focalizado en la familia joven que ofrece panorámicas de Esquel y de los Andes. El diseño de La Hoya hace que todas las pistas (dos para principiantes, 12 intermedias y siete de dificultad avanzada) confluyan en una misma área, brindando un marco de seguridad para las familias y un punto de encuentro en la base. Con una pista de principiantes amplia, La Hoya es ideal para aprender a esquiar, aunque también tienta a expertos con cañadones para el fuera de pista y con la calidad de nieve que, por la orientación de la montaña, se mantiene seca durante más tiempo.

Río Negro: Catedral

En Bariloche, la espectacular geografía de la Patagonia se encuentra con la tecnología para desarrollar el centro de esquí más grande de Latinoamérica. A sólo 19 kilómetros del centro de la ciudad, el Cerro Catedral se enorgullece de tener 1.200 hectáreas esquiables y 34 medios de elevación que trasladan a 29.000 personas por hora. Sus números impresionan: 120 kilómetros de pistas para todas las disciplinas, 14 paradores, 400 instructores y escuelas para todos los niveles. Además, quienes estén iniciando la práctica en los deportes de nieve tienen áreas especialmente diseñadas para el aprendizaje progresivo. Las posibilidades para los chicos son enormes en Catedral, por eso Bariloche es uno de los destinos de nieve más elegidos para las vacaciones de invierno. En la cima, los paradores invitan a distenderse con vistas a los lagos Nahuel Huapi y Gutiérrez, la Cordillera de los Andes y el Cerro Tronador.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.