Cómo sobrevivir en el país de las tasas más altas del mundo

Nicolás Litvinoff
Nicolás Litvinoff MEDIO: Estudinero
Fuente: Archivo
(0)
17 de julio de 2018  • 02:06

Aunque muchos no se hayan percatado, en apenas dos meses la economía argentina sufrió una transformación. Sucede que la brutal devaluación de mayo y junio tuvo como corolario un aumento en las tasas de interés de todo el sistema financiero, que llegaron a niveles estratosféricos y ahí continúan, observando al resto del planeta desde las nubles.

El Mundial de las tasas de interés lo estamos ganando con comodidad: la Argentina (40%), Venezuela (21%), Irán (18%), Turquía (17,75%) y Nigeria (14%) ocupan las primeras posiciones.

¿Cómo afecta esta situación tu vida cotidiana y que estrategias podés seguir para amortiguar el impacto? Ya mismo te lo cuento.

Tasa de interés: ¿Qué son y por qué aumentan?

Las tasas de interés pueden interpretarse como "el costo de oportunidad del capital". Si se encuentran en niveles bajos, la gente tiene más estímulos para consumir bienes y servicios que para ahorrar dinero. Si sus niveles son altos, cada vez que vamos a realizar una compra pensamos cuánto dinero obtendríamos si lo pusiéramos a "trabajar" en lugar de gastarlo.

El mismo razonamiento aplica para el dólar: Si las tasas de interés están altas y no abundan los pronósticos de devaluación inminente, menos incentivos tendré para comprar dólares y más para invertir en Lebacs, plazos fijos en pesos, etc.

Especulando con esta respuesta de los particulares a la política de tasas, el Banco Central elevó en los últimos meses el premio a quienes destinan su dinero a instrumentos de renta fija en pesos subiendo encajes para incrementar los montos en pesos que los bancos deben mantener congelados, de modo de desincentivar la compra de dólares en el mercado cambiario (que computa como fuga de divisas)y combatir la inflación a través de la caída del consumo.

En caso de tener éxito, ambas espadas de Damocles (devaluación e inflación) serán historia.

El problema es que en el mientras tanto los daños colaterales pueden afectar severamente a la mayoría de la población. Veamos algunos ejemplos de estos efectos y consejos para amortiguar su impacto.

Girar en descubierto a tasas de 3 dígitos

Las Lebacs a 7 días pagan un interés del 59% anual. Por lo tanto, los bancos deben exigir tasas superiores para prestarles a sus clientes en giros en descubierto en cuentas corrientes, una modalidad muy utilizada por comerciantes y Pymes para financiarse en el corto plazo.

La TNA (Tasa Nominal Anual) actual para girar en descubierto en bancos de primera línea promedia el 69% anual, cifra que deviene en un CFTEA (Costo Financiero Total Efectivo Anual, la tasa que se termina pagando con todos los gastos) con IVA del 115,73%. En consecuencia, se está pagando casi el 10% mensual para operaciones de este tipo, cuando hasta hace poco tiempo se pagaba el 5%.

Dado que el financiamiento es visto como un insumo más por Pymes y comercios, no serán pocos los que, a riesgo de perder clientes, intenten trasladar ese aumento a sus precios.

Por esta razón es conveniente buscar fuentes alternativas de financiación como las tasas subsidiadas para Pymes, cuyo costo ronda hoy el 29% anual, menos de un tercio del giro en descubierto.

Cuotas y pago mínimo con tarjeta de crédito

Visa y American Express se subieron a la ola de la suba de tasas y establecieron para las compras en cuotas fijas (que no quiere decir "sin interés" sino que el monto de las cuotas es fijo y no cambia mes a mes) un nivel del 79% anual para los pagos en 3 meses y del 94% anual para los pagos en 12 meses.

Estos costos pueden figurar correctamente desglosados en la letra chica de la operación del pago en cuotas o incorporarse en el precio final del producto previo a la financiación en cuotas.

En este contexto, vuelven a ganar terreno los planes de consumo a tasa subsidiada como "Ahora 12" o "Ahora 18", donde el Estado asume parte del costo de la operación en cuotas.

Al usuario de tarjeta de crédito le recomiendo:

1) Comprar en cuotas solo bajo los programas "Ahora 3, 6, 12 o 18" para evitar una carga excesiva por diferir el pago de la compra y no abonar en cuotas bajo otras modalidades por más que nos aseguren que son cuotas sin interés.

2) Siempre cancelar el total del resumen y nunca el pago mínimo. En estos momentos, el CFT (Costo Financiero Total) de pagar solo una parte del resumen y patear para más adelante el resto asciende al 105% anual en varias entidades emisoras de plásticos.

Créditos hipotecarios a tasas desconocidas

¿Sacarías un préstamo a una tasa en aumento cuya evolución nadie te puede anticipar? Imagino que responderás con un "no" tajante. De hecho, ya supera el 60% la caída de la demanda de créditos hipotecarios a tasa UVA.

Si el dólar se mantiene estable, la inflación rondaría el 30% este año, pero si el dólar retoma su marcha alcista, la suba de precios podría ser aún mayor.

En el avance del proyecto de Presupuesto 2019 que prepara Nicolás Dujovne se proyectó una inflación del 17% y no hay pronósticos para el valor del dólar puesto que se dejará que fluctúe libremente. Resulta llamativo que alguien proyecte un número de inflación cuando no se anima a especular qué precio tendrá la divisa norteamericana, habida cuenta de la estrecha relación que existe entre ambas variables (en economía se le llama "pass through" al traslado a precios de una devaluación).

Por ende, tomar un crédito hipotecario UVA en estos momentos implica endeudarse a una tasa en crecimiento que no se sabe de cuánto será en el futuro inmediato. Quizá lo mejor sea esperar que aclare el panorama antes de soñar con la casa propia.

Conclusión

El escenario actual es muy complicado para el ciudadano de a pie. Debe aprender a navegar en aguas turbulentas sin dejarse obnubilar por los momentos de aparente estabilidad financiera.

Hacer de cuenta que no pasó nada y seguir con nuestros comportamientos financieros previos a la crisis de mayo y junio puede significar un costo muy alto. Conviene modificar hábitos, estudiar el mapa y conocer estrategias alternativas.

La "financiarización" ya llegó. El capital financiero extiende sus tentáculos sobre todas las ramas de la economía. Prestémosle atención y comprendamos sus movimientos para no terminar siendo víctimas de su juego.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?