Surf y Skate: el Lado B del bajista de Los Fabulosos Cadillacs, Flavio Cianciarulo

Flavio Cianciarulo
18 de julio de 2018  • 00:01

Flavio Oscar Cianciarulo tiene 53 años y el próximo 26 de julio cumplirá sus 54. Para haber nacido en el año 1964 cuando finalizaba la generación de los "baby boomers", podemos decir, que aunque la tasa de natalidad mundial aumentaba, el nacimiento de Flavio no era como cualquier otro: el planeta tierra había recibido a un embajador muy interesante del estilo propio y el talento.

Nacía en Buenos Aires para criarse en Mar del Plata desde sus primeros días de vida. "Siempre me consideré marplatense porque allí fue donde me criaron" cuenta el Sr. Flavio como muchos los conocen en sus redes sociales, a LA NACION. Él también se hace llamar "Big Cornalo", deviniendo de como los surfistas marplatenses llaman cornalo, a aquellos que menos saben de surf. Pero la realidad es que Flavio sabe mucho de surf, y desde su lado más humilde, siempre prefirió volar por lo bajo en este asunto.

"Mi primer acercamiento al surf fue a una edad muy temprana, cuando habían muy pocos surfistas. También el skate apareció temprano en mi vida. Mi primera tabla de surf la compré en 1981-82 a Ángel Antífora (reconocido fabricante de tablas - *shaper marplatense). Al principio empecé usando un morey, pero no tardé demasiado hasta cambiarme al Surfing. Fue cuando me compré un *single fin grande, y como era muy vergonzoso no me metía cuando se metían los que más sabían" revela el bajista de Los Fabulosos Cadillacs: "Esos pudores tontos que uno tiene cuando es joven (Risas). Enseguida con el tiempo, abandoné por completo el surf cuando la música y la noche me capturaron".

Sin embargo, aunque la música lo abrazó por completo, como Flavio cuenta en sus palabras, a los 40 años de edad regresó a andar sobre las tablas. "De grande volví con todo, me armé una rampa de skate en mi casa, y lo mismo con el Surf; fue volver para recuperar el tiempo perdido. Tanto el surf como el skate comenzaron casi paralelamente en mi vida. Ambas son parte de mi mundo espiritual-tablista: Surfer skater, skater surfer. Con el skate ando muy medido porque estoy un poco grande y cuido más mi cuerpo ahora, para entrar al mar. Me gustan por igual el skate y el surf" nos cuenta Flavio mientras recuerda que anduvo muy buenos bowls (como Chacapark en Chacarita, Bs.As. y otros, a donde asegura que se divirtió mucho) aunque no se considere muy idóneo en ninguna de estas disciplinas, de las que siempre tuvo una gran pasión.

La historia completa de la familia Cianciarulo

24:29

El surf y el skate para Flavio Cianciarulo pueden ser considerados deportes en algún lugar de su definición, pero asegura que trascienden ese término. Nos explica, "supongo que le pasará lo mismo al montañista que hace snowboarding o al que escala. No sé si otros deportes tienen esta dimensión mágica y espiritual, o si están tan en contacto con la naturaleza como las tablas -que me disculpen por no conocerlos tanto-" y sonríe.

Mientras recuerda su adolescencia sobre el skate y en el mar, este señor fornido de barba blanca con mil tatuajes y anillos de calaveras y diablitos, nos explica que la belleza de las disciplinas de tabla que practica, surge también como consecuencia de la cultura que implican y que los hace tan atractivos e interesantes. "California es un núcleo fundamental y un claro ejemplo del estilo surfer-skater donde conviven estas culturas. Es interesante también para mí, por la música y los artistas de este entorno ya varios me pegan muchísimo. Se genera un estilo y se genera una tendencia a partir de lo que es vinculado al skate y el surf" asegura. Y sin ir más lejos, saliéndonos de la meca californiana, Flavio nos recuerda algo que es muy cierto: "en Mar del Plata por ejemplo, desde 1978 con los torneos organizados por Fernando Aguerre y sus amigos, podíamos acercarnos a toda esta cuestión cultural que estaba surgiendo casi simultáneamente en los Estados Unidos en 1975. También lo vivíamos de gira de rock con Los Fabulosos Cadillacs por Perú y Colombia, yéndonos a surfear o a andar en skate. Se veía desde tiempos muy tempranos esa influencia y la estética que se estaba instalando a lo largo de toda Sudamérica".

Flavio Cianciarulo cuenta su experiencia en Padres e Hijos

1:37

Habiendo vivido en primera persona toda esa escena mundial del skate en su auge, Flavio como muchos de su generación que crecieron comprando la Surfer Magazine o la revista Skateboarder a comienzos de los 80´s, quedaron empapados por esa cultura y sus costumbres. "Tony Alva es un personaje que me brinda precisamente 'ese lugar que me gusta encontrar' entre el skater-surfer o surfer-skater, que es tan de California. Tuve la oportunidad de conocerlo a través de un amigo durante una gira de L.F.C. en California, y fue cuando supe y pude ver que tanto el Surfing como el Skate, conviven en él" nos cuenta el Sr. Cianciarulo, casado con Jenny, padre de Astor y Jay (músicos de las bandas Visión y Sotana, donde tocan con su papá) y padre de Cocó, la menor de la familia: campeona argentina de surf femenino.

Toda la familia Cianciarulo comparte la misma pasión por los deportes de tablas y por supuesto, por la música. Volviendo a la esencia musical de Flavio O. Cianciarulo, bajista de Los Fabulosos Cadillacs por más de 30 y tantos años, productor de bandas y artista solista, nos cuenta que al principio tocaba la guitarra pero a sus trece o catorce años de edad descubrió el bajo mientras intentaban armar bandas de colegio secundario. Al haber pocos bajistas disponibles, cosa que también sucede en los actuales -podríamos decir-, Flavio que había estudiado guitarra en Buenos Aires, se ofreció al grupo, a la banda mejor dicho e incursionó en el instrumento de las bases. "Al principio tocábamos Punk Rock, un género despojado, sencillo y severo. Luego llegó el Ska Punk de Madness que nos deslumbró en los 80´s. Quisimos tocar eso y formamos los Cadillacs, encandilados por la fiebre de este sonido" asegura Flavio.

Flavio Cianciarulo

En 1985, Los Fabulosos Cadillacs comenzaban a tener cada vez más fechas de conciertos underground y debutarían en la famosa Vía Fellini de Mar del Plata, coordinados por el manager, surfista, guardavidas y amigo personal de la banda Hernán "El Ruso" Azlor.

Hablamos con Flavio sobre sus gustos musicales personales y nos dijo con la tranquilidad que lo caracteriza, "en mi mundo todo convive. Cuando hablamos de rock, me gusta mucho el punk. Me gusta el Jazz también. Voy a ver a Javier Malosetti y también soy fan de 2 minutos y Boom Boom Kid" nos cuenta Sr. Flavio quién es muy querido en el ambiente de la música punk por haber colaborado y producido bandas del estilo, pero sobre todo porque frecuenta recitales chicos antes que mainstream. "No me interesa ver bandas grandes; prefiero ir a recitales con menos gente donde la música corre libremente y la gente está más interesada en lo que fue a ver" dice Flavio.

"En cuanto a las bandas del estilo surf-skate que me gustan de afuera debo remontarme a 1974-75 para mencionar a los Surf Punks, con su disco 'Locals Only' y con temas como 'My Beach' (Mi Playa) que decía 'mi playa, mi ola, andáte a tu casa'; es muy interesante y los recomiendo. Yo los parafasié en un disco mío de Sr. Flavio" cuenta este histórico y maravilloso músico argentino, muy querido y respetado en el ambiente del deporte de acción y de la música. "Suicidal Tendencies, Jodie Foster Army (JFA) y Wasted Youth son otras de las bandas de afuera que recomiendo porque están muy ligadas y van de la mano con el skateboarding" reconoce a LA NACION, que obliga a los fanáticos de la música para tomar lápiz y papel y empezar a anotar toda esta información que este ídolo nos regala.

Finalmente, Flavio nos recomienda escuchar VISIÓN, la banda nacional de sus hijos que aborda el el punk y el surf traslandándolo al escenario con mucho power, de forma única.

*Shaper: el artesano que da forma a las tablas de surf, utilizando fibra de vidrio y espuma de poliuretano.

*Single fin: tablas de surf que utilizaban una sola quilla. Surgieron en el año 1935 y hasta el día de hoy se siguen usando.

Fotos: Gentileza de Flavio Cianciarulo

TEMAS EN ESTA NOTA