Suscriptor digital

Marco Caponi como Evita: "Represento a una simple mujer que dio su vida por un acto de amor y de fe"

Marco Caponi reemplaza a Benjamín Vicuña en el reestreno de Eva Perón, de Copi
Marco Caponi reemplaza a Benjamín Vicuña en el reestreno de Eva Perón, de Copi Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Filipuzzi
Alejandro Cruz
(0)
18 de julio de 2018  

El despertador de Marco Antonio Caponi hoy, viernes, sonó a las 6:30. Debía llevar a su hijo al colegio. Luego vino una larga, larguísima sesión en la peluquería hasta dejar a su pelo en modo plateado de un furioso pop. Si en marzo fue Sandro en la pantalla, desde mañana será Evita (o, como él mismo se encargará de aclarar: protagonizará Eva Perón, el genial texto de Copi que se repone en el Teatro Cervantes y que se estrenó el año pasado con Benjamín Vicuña haciendo de esta figura mítica que ahora ensaya él).

Su participación en este programa doble que se completa con El homosexual, o la dificultad de expresarse sumado a un extraño entreacto implicará para Caponi su primera actuación en un teatro público. En verdad hubo una anterior que justamente el público nunca conoció: el estreno de El cerco de Leningrado, coproducción entre el Complejo Teatral de Buenos Aires y una sala pública española. Aquella vez, a pocos días de partir para Madrid para los ensayos y su estreno mundial, el elenco se enteró que esa puesta nunca se concretaría. Se quedaron sin nada. De aquello, sentado en un palco de la sala mayor del Cervantes, confiesa que quedó golpeado, que fue un trauma.

"Nunca nadie se hizo cargo de lo que pasó. Lo hablé con Jorge Telerman [director del CTBA] pero no pasó nada. Fue un hecho traumático, posta. Pero pasó el tiempo y un día me llamó Alejandro Tantanian [director de teatro nacional] para decirme que seguían con el programa de Copi, que Vicuña no podía retornar porque tenía otros compromisos y me ofreció hacer de Evita. No lo dudé un segundo", dice mientras ceba un mate que trajo de su casa.

Marco Caponi, en plena transformación
Marco Caponi, en plena transformación Crédito: G: Gorrini

-¿Habías visto la obra el año pasado?

-No, pero cuando me pasaron el texto y lo leí me pareció una obra desopilante. Por otro lado quería sacarme las ganas de trabajar en una sala pública. Ahora, en el poco tiempo de ensayo, siento que estoy encontrando más de lo que creí que iba a encontrar.

-Cuando leíste el texto, ¿con qué te fuiste conectando?

-Con la derrota del poder, esa fue la primera impresión. Igual, te aclaro, todavía estoy nadando estas aguas...; pero lo primero que me disparó es pensar este texto escrito en 1970 y ahora se repone en un momento crucial para la fuerza de lo femenino en la Argentina.

Le muestro una foto en la que aparece Eva Perón en un acto que tuvo lugar en un palco cercano al que estamos. Es de julio de 1946. Evita dijo en ese mitin político: "Nosotras, las mujeres peronistas de hoy, no hemos olvidado que fuimos también las mujeres de ayer, de ese ayer vergonzoso de todas las negaciones sufridas calladamente". En ese acto se decidió el voto femenino que fue aprobado en septiembre del año siguiente. El programa doble de Copi en el Cervantes se presentará hasta el 12 de agosto. Cuatro días antes, en el Senado, se votará la ley de aborto legal, seguro y gratuito.

Continúa Caponi: "Si, evocamos esa situación de la foto. Es un flash. Como dice el texto de Copi, Eva está mas viva que nunca. Sumado a eso, es muy loco pararse en este teatro con tanta historia con un hombre haciendo de esta mujer. Lo primero que pensé es a quién debía representar en medio de tantas máscaras y capas que tiene el texto."

Crédito: G: Gorrini

-¿Qué te respondiste?

-Que debía representar a una simple mujer que dio su vida por un acto de amor y de fe desde una convicción absoluta. Me toca jugar el tránsito de ese personaje y liberar, de alguna manera, a esa persona que está escondida detrás de tantas máscaras en un texto de suma actualidad.

-A la luz de la discusión sobre el aborto diría que esta propuesta tiene más vigencia en la actual reposición que para su estreno del año pasado.

-Así parece. En el mismo texto Evita dice que les daría a las mujeres jubilación a los 50 años y aborto gratis. La obra habla del poder de la fuerza femenina y de cómo esa fuerza se vuelve peligrosa para el patriarcado.

-En estos ensayos, ¿cómo es eso de acomodarse al ritmo de Juan Gil Navarro, Rosario Varela o Carlos Defeo, que formaron parte del grupo original y que deben tener otro ritmo?

-Me ayudan para que yo pueda sumarme al nivel de juego que ellos tienen sin repetir algo que no sienta como propio. Cuando Marcial Di Fonzo Bo [el director del montaje] me dio el CD con la obra solamente vi unos minutos. Tampoco me comuniqué con Benjamín Vicuña. En casa leí mucho, investigué. Lo mismo había hecho cuando me llamaron para hacer de Sandro para la televisión y me quedó como cierta inercia, cierta práctica. En el libro de Aurora Venturini sobre Evita dice que nunca tuvo una amiga que la quisiera y maltratara tanto como ella. ¿Ves? Algo así me sirvió para meterme en la obra, en esta Eva.

-¿Qué tal es ese tránsito de la construcción de lo femenino?

-Marcial tiene mucha confianza en hacia dónde va todo esto. Sabe mucho de Copi. Yo creo que lo femenino va a aparecer en la sensibilidad de ese personaje en medio de ese universo grotesco y exacerbado que plantea Copi. La fibra de lo vulnerable de alguna manera protege al personaje. Confío en que ir sacándome todas las vestiduras me hará llegar a esa fibra y regalarme a lo que tenga que hacer.

-¿Ya tocaste esa fibra?

-Sí, se lo contaba a Marcial el otro día. Me pasó algunas pocas veces y también es cierto que cuando me mandé me dio como un vértigo...

-¿Marcial te invita a tirarte más allá del vértigo?

-Claro, pero a tirarme con precisión para poder liberarme, para atravesar todo eso con la verdad del juego. Porque, en verdad, yo me miro y pienso: ¿cómo voy a hacer de una dama ahí, arriba del escenario? [y se ríe]. Aunque tampoco creo que tenga que hacer de una dama, tampoco tengo que hacer de Evita. Tengo que hacer Eva Perón, de Copi. Eso libera.

-Ya te teñiste el pelo. ¿Viene depilación?

-No...., solo me teñí. Fue una decisión, una apuesta que creo que está buena. Es imponerse a ciertos prejuicios, jugar a hacer desaparecer la cosa de chabón. Hace un par de años empecé a entender al teatro desde la muerte del narcisismo, de luchar contra la ferocidad del ego. Lucho contra cosas preestablecidas que no quiero que se terminen imponiendo en mí. En este caso todo lo que me lleve al no me sirve. Es difícil desentrañar eso en tan poco tiempo, pero bueno... Hay que jugarse.

-Para Sandro aumentaste 12 kilos.

-¡Que después fueron 20! Acá tuve que empezar a bajar porque sino iba a terminar haciendo de Perón. Pero vengo organizado, como los boxeadores antes de una pelea que están cuidando el peso.

-Sino el vestido no te entra.

-Ni ahí. Ya bajé los 12 kilos. De todos modos es una cuestión de formas y yo tengo que luchar contra esas formas, tengo que encontrar mi convención y defenderla a muerte. El teatro no es un primer plano, es un todo. Mi trabajo es no tener los ojos puestos en mí. Somos una compañía. La gran pieza es la pieza en sí misma.

El homosexual y Eva Perón. Teatro Cervantes, Córdoba y Libertad. Funciones, de jueves a domingo a las 20 .

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?