Golf: mañana The Open le abre las puertas a Carnoustie, la cancha más difícil

Tiger Woods practica en un green de Carnoustie
Tiger Woods practica en un green de Carnoustie Fuente: Reuters
Gustavo S. González
(0)
18 de julio de 2018  • 00:11

El tiempo seco en las islas británicas trajo consecuencias en el césped de Wimbledon , la semana pasada. Los que observaron el torneo de tenis in situ o por televisión han escuchado más de una vez durante sus dos semanas comentarios como "las canchas parecen de cemento", una circunstancia que por caso, pareció favorecer a Juan Martín del Potro , que cayó en cuartos de final ante Rafael Nadal en un partido inolvidable, resuelto en cinco sets y considerado el mejor del certamen.

Es poco probable que los greens del campo de Carnoustie, donde se jugará desde mañana The Open , el Abierto Británico de golf, se asemejen a una pista de concreto, pero se auguran terrenos duros alrededor de los hoyos y pelotas picando más de la cuenta en los fairways. Considerado por la mayoría de los expertos como el campo más difícil en la rotación del torneo, es una típica cancha link, con sus roughs que son virtuales pajonales y su viento costero, donde los pegadores fuertes que no elevan demasiado la pelota suelen contar con más chances de llegar mejor al green.

Uno de ellos puede ser Emiliano Grillo , que se clasificó 12° en su primer British Open, en 2016, en una muy buena actuación en Royal Troon, Escocia, y no consiguió pasar el corte el año pasado, en Royal Birkdale, Inglaterra. En esta temporada, su buena serie de ubicaciones en el top ten se cortó en el US Open, en Shinnecock Hills, Nueva York, donde las condiciones de la cancha fueron motivo de quejas, en especial la suya, por el terreno seco y las posiciones de los hoyos. No pudo pasar el corte allí.

En tanto, para Tiger Woods será otra oportunidad de ofrecer en la cancha su magnetismo, que no conoce fronteras, y su ambición de ganar, algo que no consiguió desde que volvió a la gira. Ganador en 2000, 2005 (ambas veces en St Andrews) y 2006 (en Liverpool), jugó 19 veces The Open, cuando llegó a Londres, el sábado, participó de una clínica y asistió a la final femenina de Wimbledon, donde vio perder a su amiga Serena Williams.

En Carnoustie, Woods, de 42 años, practicó domingo, lunes y ayer, con Jordan Spieth y Bryson DeChambeau. "Los fairways están más rápidos que los greens", respondió al primero de los interrogantes que proponía el campo. Y que habrá que contestar en el juego, mañana.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?