Nueva mejora del valor de la soja en la Bolsa de Chicago

El leve deterioro de los cultivos estadounidenses relevado ayer por el USDA posibilitó subas del 1,21%; clave la actuación de los fondos de inversión especuladores
El leve deterioro de los cultivos estadounidenses relevado ayer por el USDA posibilitó subas del 1,21%; clave la actuación de los fondos de inversión especuladores Fuente: Archivo
Dante Rofi
(0)
18 de julio de 2018  • 03:52

La soja se negoció en alza hoy en la Bolsa de Chicago por segunda jornada consecutiva, como consecuencia de la desmejora de los cultivos estadounidenses relevada ayer por el USDA y de las compras concretadas durante la rueda por los fondos de inversión especuladores. No obstante, las cotizaciones siguen en el nivel más bajo desde diciembre de 2008, producto de la guerra comercial entre los Estados Unidos y China.

Al momento de fijar los ajustes de la rueda, las pizarras reflejaron alzas de US$3,68 y de 3,59 sobre los contratos agosto y septiembre de la soja, cuyos valores fueron de 308,47 y de 310,49 dólares por tonelada. Los especuladores compraron unos 8500 contratos, equivalentes a poco más de 1,15 millones de toneladas.

Como adelantó LA NACION hoy, el informe semanal sobre cultivos publicado por el USDA contribuyó al repunte de los precios de la soja, al reducir del 71 al 69% la proporción de plantas en estado bueno/excelente, un dato que expuso la necesidad de humedad que se comienza a agudizar por estos días.

Sin embargo, y más allá de la necesidad de los fondos de inversión de exacerbar toda noticia con atisbo alcista en un mercado sobrevendido, en un análisis más detallado del informe del USDA queda en evidencia que de los seis principales Estados productores de soja sólo en el sexto hoy las condiciones son peores que las vigentes un año atrás. En efecto, en Missouri el organismo ponderó en estado bueno/excelente sólo el 40% de los cultivos, contra el 65% de igual momento de 2017.

En cambio, la comparación es favorable para los otros cinco Estados clave: Illinois tiene el 73% de la soja en estado bueno/excelente, contra el 67% del año pasado; Iowa, el 75%, contra el 63%; Minnesota, el 75%, contra el 72%; Nebraska, el 83%, contra el 63%, e Indiana, el 68%, frente al 49% de igual momento de 2017.

Y si el análisis se extiende a la proporción de cultivos que ya atravesó la floración, el único de los seis Estados antes relevados que está demorado respecto de 2017 es Nebraska, con el 65% de sus plantas florecidas, contra el 66% de igual momento del año pasado. Según el reporte del USDA, en Illinois la diferencia está a favor del presente ciclo, 79 a 56%; en Iowa, 65 a 54%; en Minnesota, 56 a 48%; en Indiana, 70 a 50%, y en Missouri, 56 a 44 por ciento. En el nivel país la floración ya se desarrolló en el 65% de los cultivos, contra el 49% de 2017 y frente al 45% promedio de las últimas cuatro campañas. Igualmente adelantada está la etapa de formación de vainas, con un 26% de las plantas, por encima del 15% del año pasado y del 11% promedio.

Con estos niveles de adelanto, es previsible que el inicio de la cosecha también se de en forma temprana, respecto de lo sucedido en 2017, cuando el USDA comenzó a relevarla en su reporte del 18 de septiembre. Es real que hace falta un mayor aporte de lluvias sobre algunos de los Estados productores, pero hasta el momento no hay indicios de problemas relevantes en cuanto al normal progreso de los cultivos estadounidenses que posibiliten pensar en pérdidas productivas sobre los 117,30 millones de toneladas proyectados por el USDA en su reciente informe mensual de oferta y demanda de granos.

En cuanto a la guerra comercial entre los Estados Unidos y China, el legislador republicano Kevin Brady, que es uno de los que supervisa las políticas comerciales, instó el domingo a que se logre una reunión entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el presidente de China, Xi Jinpin, para aliviar las tensiones. Según informó la agencia Reuters, el funcionario advirtió que los aranceles estadounidenses probablemente "reducirían el crecimiento económico" del país.

Fronteras adentro de los Estados Unidos, el sector agropecuario es uno de los más golpeados por el conflicto, dada la fuerte caída de las cotizaciones de los granos, con la soja al tope de los productos afectados tras la imposición del arancel chino del 25% a la mercadería estadounidense. Pero los perjuicios también alcanzaron a los productores de porcinos, que han perdido la posibilidad de colocar en China las menudencias y las partes que no tienen demanda en el mercado interno, una operación que complementaba el negocio y para la que ahora deben buscar nuevos compradores o la derivación de esos productos, a valores muy inferiores, a la producción de alimentos para mascotas o ganado.

Entre los operadores de Chicago la expectativa está puesta en que, si los sectores afectados comienzan a expresar su descontento con las medidas adoptadas por Trump, quizás una mesa de negociación bilateral y una revisión de los aranceles podría abrir un espacio para una tregua que reduzca el nivel de daño que ambas economías podrían sufrir de seguir escalando en el conflicto. Claro que todos estos son análisis son solo parte de la especulación, sobre todo ante los indescifrables movimientos del presidente de los Estados Unidos.

Mercado local

En el mercado local, los compradores volvieron a ofrecer 7700 pesos por tonelada de soja para las entregas inmediatas sobre el Gran Rosario, sin variantes. Como en la jornada precedente, por lotes importantes hubo interesados que elevaron la propuesta hasta los 7800 pesos. El volumen comercializado resultó bajo.

En el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), la posición julio de la soja retrocedió US$0,50, mientras que su ajuste fue de 288,50 dólares por tonelada. En cambio, los contratos noviembre y mayo sumaron US$0,40 y 0,80 tras terminar la jornada con valores de 299,40 y de 278,80 dólares por tonelada.

Acerca del maíz, los exportadores pagaron 4100 pesos por tonelada para Necochea y 4200 pesos para el Gran Rosario, 100 y 50 pesos más que ayer. Para Bahía Blanca la oferta se mantuvo en 155 dólares por tonelada.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) informó que los consumos pagaron entre 3800 y 4300 pesos por tonelada de maíz, según calidad, procedencia y forma de pago.

En el Matba, el saldo de la rueda fue alcista para el maíz, dado que las posiciones julio y septiembre del maíz sumaron US$1,50 y 1, al cerrar con ajustes de 159 y de 162 dólares por tonelada. El contrato abril creció de 160 a 161 dólares por tonelada.

En cuanto al trigo, la exportación ofreció 5650 pesos por tonelada para el Gran Rosario, $50 menos que ayer, en tanto que para Bahía Blanca la propuesta bajó de 215 a 212 dólares por tonelada.

Lo mejor del mercado de trigo pasó por las ofertas de los compradores por el trigo de la próxima cosecha para las entregas entre diciembre y abril, que pasaron de 185 a un rango de 190/192 dólares por tonelada. En el Matba, en cambio, el ajuste de la posición enero retrocedió de 192 a 191,50 dólares.

La BCBA informó que los molinos pagaron entre 5800 y 6950 pesos por tonelada de trigo, según calidad, procedencia y forma de pago.

Por: Dante Rofi
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios