La tecnología se convierte en un aliado indispensable para lograr eficiencia y mejorar procesos

Federico Bert, Alejandro Repetto, Carla Quiroga (LA NACION), Claudio Dobniewski y Andrea Sordelli
Federico Bert, Alejandro Repetto, Carla Quiroga (LA NACION), Claudio Dobniewski y Andrea Sordelli
Internet de las cosas, sensores e inteligencia artificial son solo algunas de las nuevas herramientas que ingresan por las tranqueras para asistir al campo
(0)
18 de julio de 2018  

La efectividad en los procesos de siembra y cosecha está cada vez más ligada a la incorporación de herramientas y avances tecnológicos dentro de los campos. "Es un momento de inflexión para la tecnología aplicada al campo. Lo interesante de este punto es que esto está llevando a que cambie la matriz de desarrollo de tecnologías en el agro", reflexionó Federico Bert, director de Investigación y Desarrollo de los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA), quien destacó que existe una ola de nuevos proveedores, sobre todo emprendedores, relacionados con lo digital que antes no existían en el sector.

"Lo bueno de este fenómeno es que significa soluciones para el productor y generación de empleo y de riqueza para el país distribuida en el interior", detalló.

Desde Grupo Datco, Claudio Dobniewski, gerente de IoT (internet de las cosas, por sus siglas en inglés), también estuvo presente en el encuentro Negocios del Campo (organizado por LA NACION en la Redacción) y destacó que la empresa trabaja para que el sector incorpore todas las soluciones que esa tecnología puede darle a su producción. "Nuestro objetivo es desplegar una red privada a nivel nacional y, en dos años, cubrir el 100% del territorio nacional", subrayó.

La empresa ofrece estos servicios en el país gracias a un reciente acuerdo con Sigfox, una compañía francesa que se destaca por ser la primera en desarrollar una red internacional de conectividad para internet de las cosas. Dobniewski explicó que la alianza garantiza la conectividad y, en paralelo, ofrece contactos con una red de empresas de distintos países que dan soluciones específicas para el desarrollo de los distintos negocios.

De esta manera, Grupo Datco se posiciona en la Argentina como una de las principales firmas que ofrece el servicio IoT. "Hay un acercamiento de distintos actores, más allá de los emprendedores que ven en la propuesta de valor la posibilidad de hacer crecer su propia empresa", detalló Dobniewski, y garantizó que esta tecnología es trasladable al campo.

Conectar sensores a Internet y llevarlos a distintos puntos de la cadena permitiría, por ejemplo, detectar si en un galpón hay movimiento en horarios extraños, si en un silo el volumen de granos almacenados es el esperado o, para el mundo del ganado, tener un collar que determine la ubicación del animal, entre otras cosas.

Reemplazar lo manual

"Hay muchas tareas del día a día que la tecnología puede solucionar y hacer más efectivas, pero que hoy, en muchos campos, se sigue haciendo de manera manual", dijo Dobniewski. Esto no solo se lleva a cabo dentro del campo, sino que también puede haber conexión con los proveedores: "Si una chancha se queda sin gas, lo ideal es que el proveedor sepa que se me está acabando y me mande la recarga", ejemplificó el ejecutivo.

El ejecutivo explicó que la firma se encuentra participando en toda la cadena de valor, desde la conectividad hasta el software, y aclaró que la red no es exclusiva, sino que todos los dispositivos también pueden adaptarse a conexiones 3G o a redes específicas.

"Hay un gran potencial para automatizar procesos que son manuales y muchas veces no muy agradables. Nosotros estamos impulsando un pequeño robot de biomímesis que imita lo que hace la naturaleza. Sirve para tareas de precisión como eliminar malezas, fumigar y fertilizar", destacó Alejandro Repetto, CTO (gerente de tecnología) y socio de Inipop, quien participó del panel moderado por la periodista Carla Quiroga. "Al robot lo vemos como el futuro, donde va el agro, pero primero tenemos que tener los sensores, después la inteligencia que pueda procesar la información y por último llega la mano del robot que puede actuar", resumió.

Con respecto a los costos, Dobniewski insistió en que los sensores son muy económicos. "A medida que pasa el tiempo van a ser mucho más accesibles. De acá a dos años vamos a ver una caída dramática de los precios y la conectividad es muy económica", resaltó.

Repetto destacó que la incorporación de la tecnología permite garantizar el rendimiento de la cadena de punta a punta, desde el grano sembrado hasta el producto envasado, y cumplir, así, con los estándares de calidad. "Por un lado, está la seguridad alimentaria, puedo saber de dónde vino el producto y si hay producción mala, saber dónde está", detalló.

Luego puso un ejemplo con la cadena del vino: "En su etiqueta podría saber su temperatura, cuándo se cosechó la uva y el tiempo que estuvo en barrica". Y consideró que el desafío más grande viene por el diseño industrial. "Hay que determinar la robustez de los dispositivos y establecer bien los lugares de colocación", resumió.

Arma de retención

Andrea Sordelli, referente joven de la Sociedad Rural Argentina (SRA), explicó que para los jóvenes la tecnología es algo natural y su adopción también, por lo que su incorporación puede ayudar a generar un fuerte atractivo para que las nuevas generaciones consideren continuar con los negocios familiares o, de igual modo, trabajar en otras ciudades que no sean Buenos Aires. "Para los jóvenes la tecnología es natural y la adopción también. Aportar una visión diferente de la tecnología es inherente. Los productores son cada día más conscientes de eso. Asimismo, creo que el futuro son estos robots, estas cuestiones que ni la cabeza nos la da para imaginarla. El avance de la tecnología es un proceso irreversible", explicó.

Luego amplió: "Tenemos que aprender a demostrar que el sector ofrece oportunidades, que vuelva a ser una opción de vida después de tanto desarraigo en el interior del país".

Desde la Sociedad Rural Argentina, Sordelli se encarga de formar a distintos jóvenes para que puedan tomar las riendas del sector a largo plazo y se conviertan en referentes. "Tenemos que reconocer lo que se hace bien y, sobre la base de eso, mejorar día a día y aprender a comunicar más y mejor", reconoció.

¿Robots en el agro?

  • Federico Bert: "Lo bueno de este fenómeno es que significa soluciones para el productor y generación de empleo"
  • Claudio Dobniewski: "Hay muchas tareas del día a día que la tecnología puede solucionar y hacer más efectivas, y que hoy siguen siendo manuales"
  • Alejandro Repetto: "Al robot lo vemos como el futuro, donde va el agro, pero primero tenemos que tener los sensores"
  • Andrea Sordelli: "El avance de la tecnología es un proceso irreversible"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.