La espiral sin fin del conflicto por la ocupación de las tierras

Maia Jastreblansky
Maia Jastreblansky LA NACION
(0)
18 de julio de 2018  

Los incidentes protagonizados ayer por un grupo mapuche en Bariloche fueron rebrotes de un problema irresuelto. Porque la cuestión de fondo, la ocupación de las tierras, aún no se saldó. Y esa es la tensión de base sobre la que se montan, uno sobre otro, los pliegues del conflicto.

Es una historia sin fin. Una ocupación mapuche dispara una acción judicial, que a su vez genera una reacción de las comunidades y otro operativo de las fuerzas de seguridad, en una espiral de violencia que llegó a tener desenlaces trágicos.

Ayer, los mapuches ocuparon la intendencia de Parques Nacionales y cortaron la ruta 40, en plena temporada invernal. Los manifestantes son integrantes del lof Lakfen Winkul Mapu, los ocupantes de Villa Mascardi. La protesta estuvo liderada por María Nahuel, la tía de Rafael Nahuel, el joven abatido en un operativo del Grupo Albatros.

Los mapuches ayer reaccionaron por una denuncia judicial de Parques Nacionales por "movimientos" en el Hotel de Villa Mascardi, un edificio lindero a las tierras en conflicto. Aunque no son mencionados en la denuncia, los miembros del lof Lakfen Winkul Mapu aseguran que ellos nunca ocuparon ese inmueble y que se trató de un "montaje".

Pero antes del episodio del Hotel de Villa Mascardi estuvo el operativo de la Prefectura en que murió Rafael Nahuel. Y antes de eso murió Santiago Maldonado, durante otro operativo de las fuerzas de seguridad, en otro territorio ocupado por otra comunidad mapuche. El disparador del conflicto fue la detención del lonko Facundo Jones Huala, sobre el que pesa un pedido de extradición a Chile.

Días atrás, la Cámara Federal de Casación Penal pidió que se le conceda la prisión domiciliaria a Jones Huala. Quien debe definir esa medida es el juez federal Gustavo Villanueva, el mismo que tiene el caso de Rafael Nahuel.

Mientras, el problema de fondo sigue latente. Quizás el mayor acercamiento se dio entre diciembre y febrero, cuando estuvo activa la llamada "mesa de diálogo". Un espacio por demás variopinto en el que participaron el lof Lakfen Winkul Mapu, el obispo de Bariloche Juan José Chaparro, la Universidad de Río Negro, el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, Parques Nacionales y los organismos de derechos humanos.

Allí se alcanzaron algunos acuerdos parciales, aunque no se solucionó la cuestión de la tierra. La última reunión, prevista para el 4 de abril pasado, fue suspendida hasta nuevo aviso.

Ayer, tras una jornada tensa, hubo otro acercamiento. Los mapuches dialogaron con el intendente del Parque Nacional Nahuel Huapi, Damián Mujica. Un funcionario de buen vínculo con varios lof mapuches. Lo llaman Tata. Mujica propuso una reunión para el martes próximo. Una reedición de la mesa de diálogo, por un nuevo conflicto.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?