Apenas el 2% de los directores del Poder Ejecutivo es designado por concurso

El porcentaje surge del "GPS del Estado" que elabora el Cippec
El porcentaje surge del "GPS del Estado" que elabora el Cippec Fuente: Archivo
(0)
18 de julio de 2018  • 11:29

La baja calidad y poca formación de los funcionarios de carrera del gobierno nacional se profundizaron en los últimos dos años. Apenas el 2 por ciento de los directores nacionales y generales del Poder Ejecutivo Nacional son designados por concurso e integran la planta permanente del Estado. El porcentaje corresponde a fines de 2017 y es sensiblemente menor al del cierre de 2015, cuando ascendía a 6%.

Esa es la principal conclusión del "GPS del Estado", la plataforma del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento ( Cippec ) que periódicamente analiza la evolución del sector público nacional.

En la misma línea, el informe indica que a fines del año pasado solo el 18 por ciento de los directores del PEN cumplía los requisitos formales de su puesto, mientras que en 2015 ese porcentaje era de 32%. En el mismo período también disminuyó la proporción de profesionales, de 72 a 66 por ciento en el mismo período.

Abundancia de ministerios

Por otro lado, el "GPS del Estado" muestra una paradoja: el deterioro del espacio directivo del Ejecutivo convive con la expansión de la estructura del sector público nacional desde 2015. Con la llegada de Cambiemos al poder, el gabinete nacional alcanzó un máximo histórico de cantidad de ministros. Con 21 ministerios, incluyendo la Jefatura de Gabinete, la Argentina ocupa el sexto lugar entre los países con más carteras de América Latina por detrás de Venezuela (31), Ecuador, Chile y Brasil (23) y República Dominicana (22). En el otro extremo de la tabla están Paraguay (12), Honduras y Uruguay (13) y El Salvador y Guatemala (14).

Junto con la cantidad de ministerios aumentó el número de secretarías y subsecretarías. El total de cargos políticos de autoridades superiores, es decir, ministros, subsecretarios y subsecretarios creció un 25% entre 2015 y 2017.

El estudio de Cippec también refleja un alto nivel de rotación en la administración pública nacional. El 25 por ciento de los directivos nacionales que estaban designados en 2016 fueron reemplazados a comienzos de 2017 y a fines de ese año solo el 9% seguía en su cargo."Con la alta rotación y un régimen de designación transitoria, el espacio directivo deja de actuar como la memoria institucional de la administración y, al mismo tiempo, se interrumpe el proceso de aprendizaje organizacional dentro de la órbita estatal", destacó en el informe Gonzalo Diéguez, director del programa de Gestión Pública de Cippec y coautor del "GPS del Estado".

El especialista advirtió además que el bajo nivel de cumplimiento de los requisitos para desempeñarse en cargos y la reducción en la participación de profesionales "atentan contra las capacidades para gestionar estratégica y operativamente el accionar estatal". Y concluyó: "El fortalecimiento de la alta dirección Pública sigue siendo una cuenta pendiente".

Cargos políticos

El informe se completa con un apartado dedicado a los cargos políticos, es decir, los que integran el Poder Ejecutivo sin formar parte de la llamada "Alta Dirección Pública". Los cargos políticos se dividen a su vez en autoridades superiores (ministros, secretarios y subsecretarios) y extraescalafonarios (funcionarios de rango similar al de las autoridades superiores pero que no forman parte de la estructura formal).

Este año, con el decreto 174, siempre según Cippec, los cargos políticos cayeron un 76%, aunque muchos funcionarios desplazados fueron contratados otra vez. Los cargos políticos extraescalafonarios pasaron de 3252 a 590 entre diciembre de 2017 y marzo de este año, es decir, cayeron 82%. Sin embargo, se usaron mecanismos como las Unidades Retributivas y las Unidades de Proyectos Especiales para volver a contratar a la mayoría de los funcionarios despedidos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.