Repartir desodorantes, la solución creativa para el insoportable calor del subte de Viena

Muchos sistemas de transporte público europeos no tienen aire acondicionado
Muchos sistemas de transporte público europeos no tienen aire acondicionado Fuente: AP
(0)
18 de julio de 2018  • 11:56

BERLÍN (The Washington Post).- Los europeos están orgullosos de su habilidad para lidiar con la ola de calor sin los helados aires acondicionados que son tan comunes en Estados Unidos o China. Pero a veces, incluso para un austríaco, es demasiado.

Cuando la temperatura en la línea U6 del subte de Viena llegó a los 35 grados este verano, la ciudad decidió que era hora de pasar a la acción. En Europa , está regulado que incluso el transporte de ganado debe ser a menor temperatura que esa. Pero si los pasajeros esperaban ser tratados al mismo nivel que el ganado europeo, se equivocaron.

En abierto desafío a la tentación de usar aire acondicionado, la empresa estatal de transporte decidió en cambio repartir 14.000 desodorantes.

Las repercusiones fueron variadas. Algunos dieron la bienvenida a los desodorantes. "Nos los sacaron de las manos", dijo un vocero de la compañía. Pero otros creen que el slogan de la compañía debió ser: báñense más seguido.

Si bien el uso del aire acondicionado ha ido en aumento en todo el mundo en las últimas décadas, las tasas de crecimiento en Europa están muy lejos de las de Estados Unidos y China. Pero a medida que los veranos se vuelven más calurosos, las ciudades europeas se ven forzadas a mejorar sus sistemas de enfriamiento en el transporte público y en las oficinas.

Hasta hace no mucho tiempo, el uso de aire acondicionado era visto como un lujo innecesario en buena parte de Europa, pero la opinión pública está cambiando gradualmente. Sin embargo, en capitales como Viena y Berlín, su uso está lejos de ser extendido. Solo el 3% de los hogares alemanes tienen aire acondicionado, en comparación con el 87% de los norteamericanos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.