Antes de viajar a la Argentina, Lagarde advirtió sobre la "vulnerabilidad" de las economías emergentes

Fuente: Archivo
Rafael Mathus Ruiz
(0)
18 de julio de 2018  • 12:10

WASHINGTON.- Antes de viajar a Buenos Aires para la reunión de ministros del G20, la directora Gerente del Fondo Monetario Internacional ( FMI ), Christine Lagarde, advirtió otra vez sobre los riesgos de una guerra comercial y urgió a las economías emergentes a tomar recaudos para resguardarse de un contexto financiero internacional menos benigno.

Lagarde publicó un comentario en el blog del Fondo en el cual sugiere que el mundo ha alcanzado su pico de crecimiento gracias a la bonanza sincronizada de los últimos años, y que ya comienza a verse un cambio en la marea.

"El crecimiento ya está empezando a desacelerarse en la zona del euro, Japón y el Reino Unido. Se prevé que el crecimiento de los Estados Unidos, impulsado por el reciente estímulo fiscal, se modere en el mediano plazo. En los mercados emergentes, el crecimiento ahora es más desigual de lo que fue en abril, debido en parte al aumento de los precios del petróleo y las presiones cambiarias", indicó madame Lagarde .

Tal como ha hecho desde hace ya varios meses, la directora del Fondo advirtió que la guerra comercial desatada por el gobierno de Donald Trump represente una amenaza seria al crecimiento global. El Fondo simuló cuatro escenarios para estimar cuál será el impacto de la nueva ola proteccionista.En el peor de ellos, el costo es una caída de medio punto en el producto bruto global hacia 2020, o el equivalente a US$ 430.000 millones.

"Si bien todos los países finalmente estarán peor en un conflicto comercial, la economía de Estados Unidos es especialmente vulnerable porque gran parte de su comercio mundial estará sujeto a medidas de represalia. Y la pérdida del PIB no es el único costo", indicó Lagarde.

Otro tema en la agenda del encuentro de ministros será la creciente vulnerabilidad de los países emergentes ante un escenario financiero más adverso por el aumento de la tasa de interés en Estados Unidos, que llevó a una reacomodamiento en el portfolio de los inversores."El aumento de las tasas de interés en los Estados Unidos ha presionado a muchas economías en desarrollo, incluidos Brasil y Turquía", dijo Lagarde.

"En total, los inversores retiraron más de 14.000 millones de dólares de los mercados emergentes en mayo y junio de este año. En respuesta, los políticos de varios mercados emergentes han elevado las tasas de interés y algunos han intervenido directamente para respaldar su moneda nacional", describió.

La Argentina sufrió el azote de los mercados con mayor crudeza que otras economías. El peso se desvalorizó y la inflación recrudeció: los precios registraron en junio la suba promedio más alta en dos años.

Lagarde urgió a los países emergentes a utilizar "todas las herramientas a su disposición", entre ellas, mantener un tipo de cambio flexible que actúe "como un amortiguador" para ayudar a los países a capear la salida del dinero de los inversores; evitar que un crecimiento excesivo del crédito se convierta en otra crisis, incluida la garantía de liquidez en los mercados financieros, y mantener disciplina fiscal.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.