Un posteo en las redes que terminó ayudando a 30.000 personas

19 de julio de 2018  • 15:07

A sus 33 años, sintió un fuerte impulso y, sin pensarlo demasiado, publicó un mensaje en su perfil de Facebook. Era abril de 2013 y, como muchos argentinos, Mariana Kexel experimentó una enorme tristeza al ver las desgarradoras imágenes de las inundaciones de La Plata. Ella quería ayudar pero no sabía cómo. Entonces, escribió en sus redes sociales: "Todos los que tengan donaciones para colaborar con los inundados y no puedan llevarlas, avísenme y yo las paso a buscar". Jamás imaginó lo que sucedería a partir de ese simple posteo ni cómo cambiaría el rumbo de su vida.

"Fue una locura lo que pasó. Me empezaron a llegar más de 90 mensajes y llamados sin parar", recuerda Mariana que, enseguida, armó circuitos para pasar a buscar las donaciones con su auto y, al salir de trabajar, las llevaba a los centros de recolección de los inundados, acompañada por su hijo que iba en la sillita de bebés tapado por bolsas de ropa, alimentos no perecederos y elementos de higiene.

Un posteo en las redes que terminó ayudando a 30.000 personas

02:59

Entre las 90 personas que la contactaron, le llamó la atención un denominador común. Todos le decían lo mismo: "Gracias. Si vos no pasabas, yo no ayudaba; y, realmente, las ganas estaban". Esto la hizo reflexionar. "Hay mucha energía solidaria desperdiciada. Todo el mundo quiere hacer algo para transformar la realidad y, por diferentes razones, no lo está haciendo", cuenta la mujer. Para ella, el principal impedimento es la falsa creencia de que, para ser solidarios, debemos hacer algo extraordinario.

Sin dejar de lado su trabajo como maestra ni la escuela de comedia musical que dirigía, decidió seguir su intuición. Otra vez, recurrió a las redes sociales para invitar a sus conocidos a una reunión y compartirles una idea: crear una organización social que trabaje por proyectos solidarios concretos que cuenten con un objetivo claro, una duración determinada y con resultados cuantificables a alcanzar. Y lo más importante: que las personas puedan elegir anotarse en las iniciativas de forma esporádica, aportando lo que está alcance de sus posibilidades: su tiempo, su dinero o sus capacidades.

Así Mariana dio origen a " Desde tu lugar", una fundación que lleva más de 200 proyectos solidarios cumplidos, los cuales ya impactaron positivamente en 30.000 personas. Las iniciativas son variadas e incluyen desde la remodelación de un comedor comunitario hasta la donación de mochilas para chicos de escuelas rurales o el festejo navideño para personas en situación de calle. En cada proyecto, las alternativas de colaboración son amplias, por ejemplo, hacer una compra chica, trasladar donaciones, sumar desde las capacidades propias o la profesión de cada uno.

Hoy, mirando para atrás, su fundadora confiesa: "Nunca en mi vida pensé que iba a crear una organización social. No sabía bien cómo hacerlo. Pero había algo fuerte dentro mío que me decía: esto no se trata de saber, esto se trata de hacer". Luego, llegó el momento en que decidió renunciar a su trabajo y jugarse de lleno por la fundación: ayudar a otros la completaba cien por ciento y estaba convencida de que era allí donde podía desplegar todo su potencial.

El equipo de voluntarios de Desde tu lugar realizando uno de los 200 proyectos solidarios

Cada proyecto cumplido genera una enorme emoción, no solo para Mariana, sino para todos los voluntarios que participan. Como el caso de Luli, una joven que tenía un tumor cerebral y a quien le cumplieron el sueño de celebrar sus 15 años. El pedido llegó a través de la Fundación Hospitalaria y el equipo de " Desde tu lugar" dijo presente para organizar el evento. Gracias a la generosidad de distintos voluntarios que donaron su tiempo y recursos- los dueños del salón, el DJ, la maquilladora, la modista, el catering- la adolescente tuvo un cumpleaños inolvidable.

Gracias a "Desde tu lugar", Luli cumplió su sueño

Otra de las iniciativas, cuya campaña culminó recientemente, alcanzó el objetivo propuesto de armar y donar 500 mochilas antifrío para personas en situación de calle. Cada una contenía una manta polar, un par de guantes, una bufanda, un gorro, un par de medias y un kit de higiene personal.

"No solo implicó que 500 personas en situación de calle estén más abrigadas este invierno, sino que otras 500 se movilizaran para hacerlo posible", dice sonriendo Mariana y agrega: "Cuando clasificamos las mochilas encontramos cartas de voluntarios que decían: 'Yo esta mochila te la hice con todo mi amor'. Cuando uno toma conciencia de que eso que está pasando es por una invitación que hacemos de Desde tu lugar, es súper fuerte".

Una de las personas que recibió el kit de invierno es Gerardo, que vive en la calle. Entusiasmado, abre su mochila para mostrar sus nuevas pertenencias y, agradecido, expresa: "En invierno hace mucho frío. Se sufre un poco pero hay que ser fuerte y salir adelante. Hoy me dieron varias cosas que me hacían falta. La gente que donó estas mochilas tiene un corazón enorme".

Entre quienes se suman a las diferentes iniciativas se encuentran personas particulares, empresas y colegios. Actualmente "Desde tu lugar" lanzó un nuevo proyecto y está construyendo una cisterna para que los habitantes del paraje la Virtud, en el norte de Santiago del Estero, tengan acceso al agua potable.La segunda etapa del proyecto consiste en que los chicos de esta comunidad puedan recibir un regalo para festejar el Día del niño.

Para colaborar, podés ingresar en www.desdetulugar.org.ar/tulugar , elegir un chico y comprarle un regalo especialmente pensado para él. La suma del regalo es de $300. El 7, 8 y 9 de agosto lo podés acercar a la sede que te quede más cerca:

Facebook DESDE TU LUGAR Instagram