Patricio Albacete, tras el retiro: "Me fui desilusionado con muchísimos jugadores de los Pumas, no podía ni verlos"

El frontal exforward de los Pumas es partidario de que los "europeos" puedan actuar en los Pumas y de que la entidad mejore la remuneración para que Jaguares no pierda jugadores
El frontal exforward de los Pumas es partidario de que los "europeos" puedan actuar en los Pumas y de que la entidad mejore la remuneración para que Jaguares no pierda jugadores Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo
Alejo Miranda
(0)
18 de julio de 2018  • 23:59

El boxeo es uno de los hobbies de Patricio Albacete . Lo practicó como aficionado durante su estadía en Toulouse y ahora lo tiene un poco abandonado, pero no perdió la costumbre de pegar en todas direcciones. No ya con los puños, sino con las palabras. Como buen boxeador, pega con estilo. Pega desde la altura moral que le da el haber sostenido siempre sus palabras con acciones. Acertado o no (juzgue el lector el grado de fiabilidad de sus dichos), siempre fue de frente, afín a sus convicciones. De la misma forma en que se entregaba cada vez que pisaba una cancha de rugby, Albacete se atrevió a desafiar el poder de turno en defensa de sus compañeros. Habló de falta de profesionalismo en la estructura, lo cual fue leído como una crítica a los directivos de la UAR (vale recordar su nota de 2014: "Prefiero decir la verdad aunque no me convoquen más". Un incidente que le costó su carrera como puma, y aun ahora, cuando ya puso fin a una excelsa trayectoria, Albacete refuerza aquellos dichos y profundiza sus acusaciones.

"Mi exclusión se decidió arriba de un escritorio", afirma sobre su desplazamiento de los Pumas en 2014, que adjudica a los dirigentes aunque el entonces seleccionador, Daniel Hourcade , justificó en una cuestión deportiva. "Muchísimos jugadores no fueron convocados por no ser «amigos de». Hubo una bajada de línea. [Antes del Mundial Inglaterra 2015] Me junté con Hourcade, que quería que me retractara, pero ya no había vuelta atrás. Además, había quedado desilusionado con muchísimos jugadores. No podía ni verlos", cuenta.

Hoy está de regreso en Belgrano, el barrio donde nació. Cerrada la etapa de rugbier profesional, que comenzó en 2003 en Colomiers, siguió en Pau, alcanzó la gloria en Toulouse y concluyó luego de un año en Racing, se instaló nuevamente a metros de su colegio, el Manuel Belgrano, cuyo club lo formó como jugador. A metros de Santal, donde se reúne con su socio en su nuevo emprendimiento de comercio exterior y donde repasó para LA NACION su estupenda trayectoria.

"Para mí el rugby es ante todo una aventura humana. Es la relación que uno genera con los compañeros y los grupos. Para mí eso es lo más lindo y lo más importante del rugby: compartir con gente que tiene los mismos valores y convicciones. Y un poco también los códigos de los que uno se jacta tanto por jugar al rugby, que -creo- hoy están perdiéndose mucho", resume Pato su paso por este deporte, cuya práctica abandonó a los 37 años al término del Top 14 francés.

Opina también, desde la investidura que le confiere haber dejado en alto la camiseta de los Pumas en cada uno de sus 57 caps, incluidos tres mundiales y una medalla de bronce, sobre la actualidad del seleccionado. "Tienen que jugar los mejores", dice oponiéndose a la prohibición para los que actúan en Europa. "El que juega en Francia puede aportar otra visión y otra experiencia", añade. Piensa que para que no se produzca una sangría en Jaguares la UAR tendría que hacer contratos más competitivos, porque hay seis o siete jugadores que cobran muchísima plata y otros, nada". Y redobla: "Apretaron jugadores diciéndoles que si se iban a Europa no se iban a poner más la camiseta argentina".

-¿Te reuniste con Hourcade luego de tu exclusión?

-Volvimos a hablar en marzo [de 2015] en París. Necesitaba cerrar un ciclo. Para mí hay que decir las cosas de frente. Como él nunca me llamó, nunca lo interesó hablar conmigo, fui y le pedí una reunión. Él pretendía que le pidiera perdón, me decía que yo era un mentiroso. No íbamos a ponernos nunca de acuerdo. Lo que pasó fue así, tal cual lo conté. Él mintió. Yo no iba a retractarme, porque lo que dije fue la verdad. Hablamos 10 minutos más, le deseé suerte para el Mundial, me paré y me fui. No había nada más que decir.

-¿Fuiste con esperanza de volver a los Pumas?

-No, porque ya hasta había quedado desilusionado con muchísimos jugadores de los Pumas. No podía ni verlos. Una desilusión total por cómo se habían comportado. ¿Cómo se comparte una cancha con alguien después de eso? No me interesaba. Sí quería aclarar las cosas con él. Necesitaba cerrar un ciclo. Hablé con todo el mundo de frente; me quedaba él, nomás.

-¿Harías algo distinto?

-No. Absolutamente nada. Yo hablé personalmente con cada persona con la que tenía que hablar antes de dar esa nota. El que dice que no estaba enterado, miente. Todo el mundo estaba enterado de lo que yo iba a hacer. Por lo menos, la gente que debía estar enterada. El capitán [ Juan Martín Fernández Lobbe ] sabía lo que pensaba; es más, lo invité a dar la nota conmigo, pero él tenía que viajar a Francia. En las reuniones estaba con él al lado. Entonces que después se hagan los sorprendidos cuando uno habló delante de todos, con los dirigentes... Lo mismo que dije a puertas cerradas había dicho a puertas abiertas. Pero como no me daban bola a puertas cerradas, había que provocar un shock. Era la única manera de que se generara un cambio.

-¿Cómo ven a los Pumas en Francia?

-Hoy los Pumas están viviendo un momento muy complicado, entonces se hacen un par de preguntas. Si está bien que no convoquen a los europeos... Hay jugadores que la rompen allá todos los fines de semana. Manucho Carizza maneja el line en Racing. Nadie se acuerda de él porque no es "amigo de". Es todo así en el rugby argentino.

-¿Cuál es tu opinión de la veda?

-Soy partidario de que en el seleccionado argentino jueguen los mejores. Tenemos una sola franquicia, entonces la franquicia es el seleccionado. Es el mismo equipo que se pone otra camiseta. ¿A qué se le da prioridad? ¿A la franquicia o al seleccionado? En Nueva Zelanda todos juegan de la misma manera y cuando llegan al seleccionado se adaptan muy fácilmente. La franquicia argentina juega de forma distinta al seleccionado. Además, en el Súper Rugby se juega sin presión porque no hay descensos, las defensas no son lo más importante y es más dinámico pero tiene más pérdida de pelota. En el nivel de selección no es así. El que juega en Francia puede aportar otra visión y otra experiencia, porque allá todos los fines de semana hay una presión tremenda.

Albacete hoy, retirado a los 37 años, y a gusto con aquellas críticas a la UAR que le costaron su lugar en los Pumas
Albacete hoy, retirado a los 37 años, y a gusto con aquellas críticas a la UAR que le costaron su lugar en los Pumas Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

-¿Y qué hay que hacer para que los jugadores de Jaguares no emigren?

-La UAR, que tiene la posibilidad, debería hacer contratos más competitivos y más parejos para todos. Porque hay seis o siete jugadores que cobran muchísima plata y otros que cobran nada. Que se reparta mejor, que organicen mejor. Creo que si a un pibe se le propone quedarse en su país y jugar para el seleccionado por 5000 dólares de diferencia, va a sacrificar esa plata. Pero a veces abusan y aprietan a los jugadores. Hasta yo, que hablo con pocos del seleccionado, lo sé. Acá apretaron a jugadores diciéndoles que si se iban a Europa no iban a ponerse más la camiseta argentina.

-¿Te lo dijeron jugadores del plantel?

-Lo sé. Además, utilizaban a jugadores de adentro. Un manejo muy sucio. ¿Cuántos años fueron perdidos? Eso destruyó la mística del seleccionado, los valores...

-Al final salió cara la falta de experimentados como Santiago Fernández, Marcos Ayerza, vos...

-... Manucho Carizza, Eusebio Guiñazú, Julio Farías... Ahí hubo una bajada de línea. Yo decidí exponerme y asumo las consecuencias. Pero acá volaron a flacos que ni siquiera se expusieron, los echaron de un día al otro sin ninguna explicación, no porque no fueran buenos, si ni siquiera les dieron la oportunidad de probar si estaban en el nivel o no. Esto se decidió arriba de un escritorio. Yo me expuse y asumo las consecuencias. A los demás, ¿por qué los sacaron? ¿Porque piensan como uno? ¿Porque no están de acuerdo con algunas cosas? En un grupo siempre es bueno tener disenso, siempre que sea con respeto. Está bien que el grupo salga y diga las cosas. Si no, ¿qué es? ¿Una dictadura?

-¿Hay liderazgos nuevos en los Pumas?

-Hay chicos que están desde hace varios años, como Pablo Matera , que juega muy bien todos los fines de semana. Está Agustín Creevy , cuya forma de capitanear por ahí no me gusta tanto, pero tiene mucha experiencia. Los dos medio-scrums tienen mucha experiencia. Tomás Lavanini está desde hace varios años. Jugadores hay. No me preocupa, porque la materia prima está. Hay que saber dirigirlos de otra manera.

-¿Por qué no te gusta cómo capitanea Creevy?

-Porque creo que hay mucha exposición, muchas redes sociales. Se muestra mucho al interior del grupo. No lo comparto tanto, nada más. Creo que tiene que ver un poco con la época.

-¿Cómo manejás el tema de las redes sociales?

-Nunca les di importancia. Ni las cosas que hablaban bien de mí, ni las que hablaban mal. Siempre hay uno que infla y uno que mata. Nunca les di bola. Creo que uno es el mejor juez de uno mismo. Uno sabe cuándo tuvo un gran partido y cuándo uno malo.

-¿Cómo ves a Mario Ledesma como entrenador de los Pumas?

-Muy bien. Se ve que Nico [Fernández Miranda] y él hicieron un gran laburo. Los resultados aparecieron en poco tiempo. Supieron transmitirle a Jaguares algo que le faltaba. Se ve en la confianza con la que juega.

-¿Y a Gonzalo Quesada?

-Que viniera Queso sería estupendo. Un tipo de mucha experiencia al que le ha ido muy bien en Francia. Se ha formado, ha estudiado la psicología del jugador. Y hay tipos como Manasa Fernández Miranda y Ruso Ostiglia, que vienen ganando todo en Hindú desde hace 20 años. Algo bien deben de hacer. Son buenos tipos, jugaron mucho en el seleccionado. Lo importante es que haya una relación y un estilo de juego cercanos entre los entrenadores de Jaguares y los Pumas, como los tienen los neozelandeses.

-Francia será un rival directo en el Mundial de Japón. ¿Cómo lo ves?

-Como siempre, Francia es capaz de cualquier cosa. Está viviendo una reconstrucción complicada. Hay chicos muy jóvenes y tiene muy buenos jugadores. Si llega preparado al Mundial, puede ser muy peligroso. Los Pumas pueden ganarle, sin dudas. El que tenga más presión va a sufrir más. Y lo mismo Inglaterra; no creo que no se pueda ganar. En los mundiales es así: es cómo está cada equipo ese día. Es muy especial. Son finales.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.