Suscriptor digital
srcset

Calidad de vida

No todo es perfecto: los motivos por los que no te gustaría vivir en los países nórdicos

Paula Markous
(0)
19 de julio de 2018  • 11:43

Sistemas educativos ejemplares, top 10 en los rankings de felicidad, igualdad de género envidiable y progreso social. Los países nórdicos se convirtieron en los últimos años en la postal perfecta de la modernidad. Pero más allá de sus lagos azules y sus fiordos infinitos existe un costado más oscuro y para algunos menos conocido.

Islandia es uno de los países que más consume antidepresivos, en Suecia la soledad es casi una epidemia, en Finlandia la violencia doméstica es la contracara de sus grandes avances de igualdad de género y en Noruega el consumo de heroína es preocupante. En Dinamarca , la xenofobia crece a la par que lo hace el partido de ultraderecha.

"Estos países son deslumbrantes en muchos aspectos. Es difícil ver más allá de toda la 'felicidad', la riqueza, la apertura y la democracia. Además creo que a la gente le gusta creer que hay una utopía maravillosa en algún lugar del mundo, y durante los últimos diez años, ese lugar ha sido Escandinavia", explica a LA NACION Michael Booth, periodista inglés y autor del libro Gente casi perfecta. El mito de la utopía escandinava. Este es el lado más polémico de la utopía nórdica.

Suecia y la epidemia de la soledad

Según un estudio de la Cruz Roja, el 40% de los suecos se siente solo
Según un estudio de la Cruz Roja, el 40% de los suecos se siente solo Crédito: Shutterstock

Suecia, un país de 9,9 millones de habitantes, es conocido en todo el mundo por su modelo de bienestar. En resumen, en los 70 el estado se puso un objetivo: garantizar las condiciones sociales y económicas que permitieran la plena independencia del individuo. La idea parece razonable pero trae un efecto inesperado: la soledad.

La mitad de los suecos viven solos -la tasa más elevada del mundo- y uno de cada cuatro muere en soledad. Las cifras fueron reflejadas en el documental La teoría sueca del amor, que expone esta dura realidad con el caso de un hombre que fue descubierto muerto en su departamento después de dos años. Sus facturas estaban automatizadas y ni sus vecinos advirtieron que había muerto.

"Los suecos son expertos en aislarse unos de los otro", explica el famoso etnólogo sueco Ake Daun en su libro de 1989 La mentalidad sueca. El experto señala que en Suecia es habitual subir por las escaleras para no verse atrapado en un ascensor con un desconocido, "por miedo a no ser capaz de pensar en algo acerca de lo que hablar".

La tendencia a aislarse de los suecos es un obstáculo para los extranjeros. Según la última encuesta que realiza HSBC sobre los expatriados (Expat Explorer), aunque Suecia es el 8vo mejor país del mundo para vivir y trabajar, en la categoría de amistad ocupa el último puesto, el 46.

Islandia: antidepresivos y falta de luz solar

Según la OCDE, Islandia encabeza el ranking de antidepresivos por habitante
Según la OCDE, Islandia encabeza el ranking de antidepresivos por habitante Crédito: Shutterstock

Islandia aparece como el cuarto país más feliz del mundo en el último ranking de la ONU y es retratado en los medios como un ejemplo a seguir en cuanto a vida saludable. Pero esta isla de apenas 334.000 habitantes ostenta un récord más triste. Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), Islandia encabeza el ranking de antidepresivo por habitante con 11,8% de ellos por día.

"Según un estudio islandés, la razón de su alto consumo es el resultado de su efectividad percibida por los usuarios, pero también una consecuencia del acceso limitado a tratamientos alternativos como la psicoterapia", explicó a LA NACION Andreas Vilhelmsson, doctor en Salud Pública de la Universidad de Lund, en Suecia. "Por otro lado, investigación adicional en Islandia ha sugerido que, a pesar del aumento de los antidepresivos, no hubo un impacto positivo en la salud pública", agregó.

Para algunos especialistas, el alto consumo de antidepresivos está relacionado con el aislamiento geográfico, el frío (en otoño e invierno temperatura promedio es de 10 grados bajo cero) y sobre todo la falta de sol.

"Una teoría es que la falta de luz solar afecta nuestra salud mental. El trastorno afectivo estacional es una forma de depresión también conocida como SAD, depresión estacional o depresión de invierno. Las personas con SAD experimentan cambios de humor y síntomas similares a la depresión. Los síntomas generalmente ocurren durante los meses de otoño e invierno cuando hay menos luz solar y generalmente mejoran con la llegada de la primavera", añadió Vilhelmsson.

Finlandia: la paradoja de la igualdad de género

En el mundo, Finlandia es un sinónimo de igualdad de oportunidades. El año pasado, el país apareció tercero -entre 144 países- en el ranking de The Global Gender Gap Report del World Economic Forum, que mide la brecha de posibilidades entre ambos sexos. Pero esta fachada real esconde un lado menos amable: la tasa de violencia de género en este país es una de las más elevadas del mundo.

Se trata de una "paradoja nórdica", un término que emplearon dos autores españoles Enrique García y Juan Merlo, investigadores, respectivamente, de la Universidad de Valencia y de la de Lund (Suecia) para explicar este fenómeno que también se da en Noruega, Suecia y Dinamarca.

"Posiblemente la igualdad de género no tenga nada que ver con la mayor prevalencia de violencia y la explicación se pueda basar en una variable no tenida en cuenta, como por ejemplo, las diferencias en el patrón de consumo de alcohol", sostiene el estudio.

De todos modos, García explicó a LA NACION que "el consumo de alcohol es solo una posible hipótesis explicativa del fenómeno. Aquí, al igual que con las otras posibles hipótesis explicativas, lo que se necesita es más investigación". El experto adelantó que está en ese camino. "El Swedish Research Council nos ha concedido al equipo español y al sueco un proyecto de investigación para intentar comprender este fenómeno. Estamos ahora en las fases iniciales y todavía no hay nada publicado", explicó.

Noruega: la droga como karma

El consumo de heroína en Oslo es más alto que el de otras ciudades europeas
El consumo de heroína en Oslo es más alto que el de otras ciudades europeas Crédito: Shuttterstock

Gracias al petróleo, Noruega es el vecino rico de los países escandinavos. También es el país más desarrollado del planeta, según el índice de desarrollo humano (IDH) de la ONU.

Un dato más desconocido es que posee la tercera tasa de muertes más alta por sobredosis de drogas en Europa: 81,5 por un millón, comparada con un promedio europeo de 21,8 por millón, según el último informe del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT).

La tasa de mortalidad es tan alta porque los adictos noruegos se inyectan heroína en lugar de fumarla, como es común en otras partes de Europa. El alto precio del alcohol o de otras drogas también influyen en este fenómeno. De todos modos, según el informe, la heroína está siendo cada vez más reemplazada por drogas sintéticas.

Para tratar de enfrentar este problema, en diciembre pasado, el Parlamento noruego aprobó la despenalización de las drogas. A partir de ahora, los ciudadanos que sean adictos a sustancias estupefacientes ya no dependerán más de los tribunales de justicia, sino del Ministerio de Salud.

Dinamarca: guetos y xenofobia

En Dinamarca la xenofobia creció con la llegada de los inmigrantes indocumentados
En Dinamarca la xenofobia creció con la llegada de los inmigrantes indocumentados Fuente: AFP

De los 5,7 millones de habitantes de Dinamarca el 87% son de ascendencia danesa. Durante años, la integración de los inmigrantes representó un reto espinoso para el modelo danés, destinado a servir a una población pequeña y homogénea. Pero en los últimos años el fenómeno se agravó con la crisis migratoria, que tuvo su pico en 2015 con 1,8 personas que ingresaron ilegalmente en Europa.

La llegada de los refugiados alentó el avance de la ultraderecha. El Partido Popular Danés (DF) fue el segundo partido más votado en las últimas elecciones y apoya al gobierno en coalición. Fueron ellos los ideólogos de confiscar a los refugiados sus bienes para costear su estancia en el país, un mecanismo legalizado que al final no se aplicó.

"En los países nórdicos, la derecha, los partidos antiinmigración dominan el discurso político. Todos se mueven hacia la derecha. Dinamarca, debido a que está en la "línea del frente" con Alemania ha tenido que imponer de manera unilateral lo que parecen reglas muy draconianas", explica a LA NACION el periodista inglés Michael Booth.

Una de las medidas draconianas es la que quiere imponer el gobierno en los llamados guetos (hay 22 en el país) donde viven los inmigrantes. Ya anunció que podría derrumbar edificios si hace falta y reubicará a los vecinos "para que se mezclen con otras personas de origen diferente en otras áreas". También los crímenes que se cometan en los límites de los guetos tendrán castigo doble.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?