Aseguran que la agente secreta rusa Maria Butina intercambiaba sexo por favores políticos

La Fiscalía de Washington que lleva su caso publicó un nuevo documento Fuente: AP
19 de julio de 2018  • 11:55
Maria Butina está en la portada de los medios del mundo. Esta joven rusa de 29 años, amante de las armas y acusada de ser agente encubierta del Kremlin , es noticia desde su arresto durante el fin de semana en Washington y a diario se conocen nuevos detalles que hacen del caso una trama algo novelesca.

La Fiscalía estadounidense publicó un nuevo documento ayer en el que se advierte que Butina "no sólo tiene lazos profundos con su país sino que trabaja de parte del gobierno ruso". Ante esta confirmación, la jueza que lleva el caso decidió mantener en prisión preventiva sin fianza, escudada en que en caso de liberarla habría riesgo de fuga.

La Fiscalía de Washington que lleva su caso publicó un nuevo documento Crédito: Facebook

Pero eso no es lo único que revelan las autoridades. La Fiscalía también reveló que "en al menos una ocasión, Butina ofreció sexo a un individuo (.) a cambio de una posición dentro de un grupo de presión". Los indicios permiten pensar que esa persona es Paul Erickson, de 56 años, un miembro de la Asociación Nacional del Rifle y activista de Dakota del Sur, de acuerdo con lo publicado por el diario El País.

De hecho, los fiscales sospechan que pocos días antes de ser detenida Erickson estaba ayudando a Butina a preparar su salida del país.

La Fiscalía de Washington que lleva su caso publicó un nuevo documento Crédito: Facebook

La joven llegó a Estados Unidos en 2015 con un visado de estudiante bajo el pretexto falso de que cursaba un máster en Washington, según las autoridades, que sostienen que el objetivo de Butina era infiltrarse en el aparato político de la Casa Blanca a través de la Asociación Nacional del Rifle, que financió con millones y millones de dólares la campaña presidencial del republicano Donald Trump .

"Se embarcó en una conspiración de varios años para trabajar encubierta en Estados Unidos como una agente no declarada de la Federación Rusa para avanzar los intereses de su país", advierte el informe, que además sostiene que su plan fue "calculado y paciente" bajo la dirección de un alto funcionario del Kremlin, que luego ocupó un puesto en el Banco Central ruso y por el que fue sancionado en abril por el Departamento del Tesoro estadounidense. Los medios estadounidenses apuntan a que se trata de Alexander Torshin.

La Fiscalía de Washington que lleva su caso publicó un nuevo documento Crédito: Facebook

Asimismo, el documento sostiene que Butina tenía una relación personal con un ciudadano estadounidense, al que la joven contactó en Moscú en 2013 y que fue clave para organizar encuentros con figuras políticas estadounidenses. Pero el vínculo era sólo por interés, dado que se "quejaba" de vivir con él, expresaba "desdén" pero lo veía como un "aspecto necesario de sus actividades".

Toda esta información que fue revelada sobre la joven abre un nuevo capítulo de tensión entre Estados Unidos y Rusia , en medio de las acusaciones de interferencia de funcionarios del Kremlin en las presidenciales que llevaron a Trump al Salón Oval. Días atrás, el fiscal especial Robert Mueller acusó a 12 funcionarios de inteligencia rusos de dirigir una vasta ciberoperación para influir en la votación.

La Fiscalía de Washington que lleva su caso publicó un nuevo documento Crédito: Facebook