El carácter individual de la seguridad vial

La responsabilidad de cada uno en el tránsito de todos los días
Gabriel Tomich
(0)
21 de julio de 2018  

Por lo general, cuando hablamos de "seguridad vial", lo hacemos como si fuese un fenómeno colectivo, en el que todos los actores del tránsito forman un conjunto homogéneo. Sin embargo, la "seguridad vial" es una cuestión puramente individual.

En otras palabras, si somos o no "seguros" cuando nos sentamos detrás del volante de un automóvil, tomamos el manillar de una moto, pedaleamos sobre nuestra bicicleta o somos peatones que cruzamos una calle.

Si excedés continuamente los límites de velocidad de una autopista, ruta o avenida. ¿sos un conductor "seguro"? Si zigzagueás de un carril a otro o arremetes en cada bocacalle o rotonda para pasar primero. ¿tenés "seguridad vial" en tu cabeza?

Si circulás de contramano y sin luces en moto o bicicleta. ¿te importa la (tu) "seguridad"? Si cruzás la calle mandando un mensajito por celular, o con tu hijo en la puerta de la escuela de espaldas al tránsito. ¿creés que los demás van o deben cuidar tu "seguridad"?

Si manejás un vehículo de transporte y cruzás semáforos en rojo, vas "a fondo" o doblás sin darle prioridad a los peatones. ¿sos un conductor profesional "seguro"?

Si ponés una cámara-radar en lugares sin peligro para realizar multas recaudatorias o promulgás reglas que después no controlás. ¿estás contribuyendo en serio a la "seguridad vial"?

Podríamos seguir, pero está claro que más allá de las campañas de concientización, la propaganda o algunos (pocos) controles efectivos, la seguridad vial como fenómeno colectivo no existe. La seguridad vial mejorará en nuestro país solo cuando individualmente tengamos la convicción de conducir o ser peatón en forma segura.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.