Como un manager inglés: Ariel Holan manda más que nunca en Independiente

Fuente: AFP
Rodolfo Chisleanschi
(0)
19 de julio de 2018  • 23:59

El 28 de junio pasado, mientras el país futbolero todavía celebraba el gol de Marcos Rojo ante los nigerianos y mantenía la ilusión de llegar lejos en el Mundial, en el estadio Libertadores de América se cumplía una ceremonia que iba más allá de una simple extensión de contrato. Enmarcados por una camiseta de Independiente en cuya espalda se leía "Holan 2021", el presidente Hugo Moyano y el técnico Ariel Holan sellaban una alianza.

La directiva que encabeza el dirigente sindical camionero finaliza su mandato en esa fecha y hasta ese límite pretende extender el vínculo con el entrenador que dio un giro a la historia reciente del club. Poco proclive a los contratos de largo aliento en el fútbol argentino, Holan se guardó dos ases en la manga. Su relación con el Rojo será hasta esa fecha, pero renovable año a año, según explicaría más tarde su representante, Fernando Hidalgo. Y no le pondrán trabas para rescindir en caso de que pretenda aceptar alguna oferta más sustanciosa del exterior durante ese período.

¿Por qué Holan cambió su postura? Muy simple: en ese acto, Moyano en realidad le estaba entregando simbólicamente las llaves del fútbol del club al técnico que hoy es ídolo de la hinchada. Lo sintetizó en una frase: "En el fútbol [del club] ya es la autoridad máxima".

El amor por los colores, los resultados obtenidos desde que llegó a Independiente, más allá de los altibajos registrados en el primer semestre del año que impidieron la clasificación directa a la Libertadores 2019, y su gestión al frente del equipo fueron empoderando a Holan, tanto en la percepción desde afuera como hacia el interior del club. Su espacio se fue ampliando y nadie discute sus decisiones. La economía es el único límite establecido para cumplir con sus pedidos.

Este margen de acción cada vez más ancho explica en buena medida el sí del técnico a su continuidad. Aún antes de llegar a un acuerdo, el 9 de junio, Holan había determinado el alejamiento de Gustavo Ríos, médico del plantel. No hubo ninguna explicación oficial sobre las causas. Tras la firma del acuerdo, los márgenes incluso se ampliaron.

Al estilo de los managers ingleses, Holan, que acaba de estrenar oficina propia en el Libertadores de América, es el encargado general de todo el fútbol del Rey de Copas. Por un lado, monitoreará de manera general las divisiones inferiores. "La idea es ir profundizando la unificación del modelo de juego en todas las categorías", confían desde el seno de la comisión directiva. Por el momento no habrá cambio de entrenadores, pero puede haber novedades al respecto en el verano.

Por el otro, la opinión del entrenador se tiene en cuenta para casi todo. Desde la puesta en marcha de un proyecto de captación de talentos en el interior del país a cargo de exfiguras -Pavoni, Sá y el Japonés Pérez- hasta las obras de ampliación del gimnasio en el predio de entrenamiento de Villa Domínico, pasando por los detalles de la construcción de una planta de ósmosis inversa que se está realizando en el lugar para desalinizar el agua y mejorar las condiciones de las canchas.

Por supuesto, también en el tema de bajas y altas en el equipo. En ese sentido, Independiente está teniendo un invierno movido.

En el capítulo de las partidas, al margen de la transferencia de Diego Rodríguez Berrini al Tijuana mexicano (al Rojo le quedó alrededor de un millón de dólares limpios y un 20% del producto de una futura venta), Holan determinó que no iba a contar con el Burrito Martínez, Jonás Gutiérrez -se quejó vía Instagram del trato recibido y volvió a Defensa y Justicia- ni con Fernando Amorebieta, en este caso porque fue el elegido para liberar un cupo de extranjeros. También se fueron varios juveniles, como Ezequiel Denis (Almagro), Domingo Blanco (Defensa y Justicia) o Rodrigo Moreira (San Martín de Tucumán).

En el de las altas, y a diferencia de mercados anteriores, el club se movió con celeridad. "Agradezco especialmente el trabajo realizado para que los jugadores lleguen en tiempo y forma para hacer la pretemporada", señaló el entrenador el día de su renovación. Y en efecto, el experimentado volante chileno Francisco Silva, el joven uruguayo Carlos Benavídez (también mediocampista central), el tucumano nacionalizado Pablo Hernández, cuyo último paso fue por el Celta de Vigo, y Guillermo Burdisso hace ya varios días que se entrenan con el plantel. Pero todavía queda algún movimiento por hacer.

A Independiente le aguarda un final de año movido. El Rojo arrancará este viernes su participación en la Copa Argentina. Será en Formosa ante Central Ballester, y el trofeo se convirtió en una meta a conseguir: "El club nunca ganó esa Copa y sería una vía para llegar a la Libertadores", asegura Holan. Después llegará el viaje a Japón para enfrentar al Cerezo Osaka por la Suruga Bank; y a continuación, el arranque de la Superliga y el exigente choque por los octavos de final de la Libertadores frente al Santos brasileño, el 21 y 28 de agosto.

Acuerdo por Cerutti

El sueño del entrenador era contar con Cristian Cueva para completar el plantel pero su pretensión se frustró el pasado viernes, cuando San Pablo anunció la venta del peruano al Krasnodar ruso por 9,3 millones de dólares, cifra inalcanzable para el Rojo. Descartada también por cuestiones de dinero la contratación del paraguayo Richard Sánchez, volante mixto de Olimpia, la idea es buscar a alguien con características más ofensivas. En algún momento sonó también el nombre de Paolo Guerrero como opción, pero al margen de que Emanuel Gigliotti, Silvio Romero y hasta Leandro Fernández (recuperándose de una rotura de ligamentos) cubren el puesto de centrodelantero, el caso es el mismo: no habría modo de pagarlo. Todo podría cambiar si finalmente se produjese la venta de Maxi Meza, pero hasta el momento no hay ofertas concretas ni por el correntino ni por ningún otro jugador del equipo.

La guinda para el postre es Ezequiel Cerutti, exwing de San Lorenzo (hoy en Al Hilal, de Arabia Saudita). Hay acuerdo para que llegue a préstamo. ¿Podría haber alguna sorpresa más? Habría que preguntarle a Holan, desde hace un par de semanas "la máxima autoridad del fútbol". Palabra de Hugo Moyano.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.