Las trampas del British Open: cómo sacar la pelota del agua y pegar arrodillado

Sergio García, a punto de pegarle a la pelota en el hoyo 10 y sacarla del agua
Sergio García, a punto de pegarle a la pelota en el hoyo 10 y sacarla del agua
Claudio Cerviño
(0)
19 de julio de 2018  • 18:41

La cancha de Carnoustie , escenario en 2018 del British Open , es un escenario marcado por las dificultades y las ingratitudes para los jugadores. Uno de los que puede dar fe de ello es el español Sergio García . Le tocó debutar en el Major británico en 1999, a los 19 años, y quedó eliminado en los primeros 36 hoyos. Aunque ese certamen pasaría a la inmortalidad por el absurdo desenlace, con el francés Jean Van de Velde dilapidando su victoria en el hoyo 72, al arriesgar más de la cuenta cuando no lo necesitaba. Uno de sus tiros cayó en el agua y desde ahí quiso jugar, sacándose medias y calzado. Finalmente no lo hizo, droppeó desde la zona permitida, pero terminó resignando el título. Su imagen con los pies en el agua recorrió el mundo.

Ya en 2007, con 27 años, el Niño García volvió a Carnoustie. Tuvo, como Van de Velde, todo para triunfar. Al iniciarse los últimos 18 hoyos le llevaba tres golpes de ventaja al estadounidense Steve Stricker y seis a otros perseguidores. Entró en el hoyo final aún puntero, tuvo un putt de 2,50 metros para ganar, pero lo falló. Luego perdió en el desempate con el irlandés Padraig Harrington .

El leaderboard completo del British Open

Este jueves, con muchas de aquellas imágenes en su cabeza,regresó al link de Escocia. La cancha estaba como siempre: difícil. Tres bogeys y un birde para la ida (38). Fue al par 4 del 10, un hoyo que quema las ilusiones de muchos con su famosa canaleta, el llamado Barry Burn que recorre la cancha y que enloqueció aquella vez a Van de Velde. García tomó el driver. Pegó. La pelota corrió, corrió. Nunca dejó de correr por el piso duro. Y llegó hasta donde no creía que iba a llegar: la canaleta. "Nunca pensé que llegaría tan lejos. Por suerte pude sacarla desde el agua, aunque una piedra que había me impidió llegar hasta el green", dijo el español. A diferencia de Van de Velde, sí pudo jugar desde el agua e impactar la bola. Hizo bogey. De cierta manera, podría decirse que salió indemne. Terminó con 75 golpes (+4), a 9 del líder, Kevin Kisner (EE.UU.). Deberá esforzarse para superar el corte y no terminar como aquella primera vez en Carnoustie.

Cómo salió Sergio García del agua en el 10

Koepka, arrodillado en el par 3 del hoyo 8

A la hora de las dificultades en la cancha del British Open 2018, el estadounidense Brooks Koepka no se quedó atrás. El doble campeón del US Open (2017 y 2018), de 28 años, cerró su vuelta con 72 (+1) y ocupa el puesto 50°. Su mayor problema lo afrontó en el par 3 del hoyo 8, donde se retiró con doble bogey tras caer en un búnker, desde donde necesitó de tres golpes para salir. Primero debió pegar en una posición incómoda, arrodillado, sin suerte: la pelota volvió a caer en la arena. Y en el siguiente tiro, tampoco pudo salir: la pelota rebotó contra una de las paredes. Las trampas de arena suelen ser costosas en los campos de juego británicos y derivar en situaciones como la que le tocó pasar a Koepka.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?