Médicos, docentes, jubilados y científicos: las protestas sociales recalientan las calles de Venezuela

"No hay medicinas, guantes ni algodón. Pero sí hay dinero para la corrupción", dice el cartel de un trabajador de la salud en Caracas
"No hay medicinas, guantes ni algodón. Pero sí hay dinero para la corrupción", dice el cartel de un trabajador de la salud en Caracas Crédito: DPA
(0)
19 de julio de 2018  • 18:41

CARACAS.- La gravísima situación social que atraviesa Venezuela , con los trabajadores de la salud en huelga por tiempo indefinido desde hace casi un mes, y marchas de docentes, jubilados y científicos, recalentó esta semana las calles de Caracas y varias ciudades del país.

También los trabajadores del sector eléctrico, telecomunicaciones y legislativos alzaron su voz para exigir al gobierno de Nicolás Maduro "sueldos dignos" acordes a la realidad del país, azotado por la severa crisis económica y la hiperinflación (alcanzó un record de 46.305% en 12 meses hasta junio pasado, según datos de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición).

Al grito de "¡Estamos en las calles por un salario digno!", decenas de médicos, enfermeras y trabajadores de la salud, junto a docentes universitarios, marcharon en Caracas en demanda de mejoras salariales y la dotación de insumos y medicamentos. La movilización, que partió desde la avenida Victoria hasta el hospital Universitario de Caracas, se produjo en el día 24 de una huelga por tiempo indefinido.

"No queremos ver morir más un venezolano por falta de insumos y medicamentos. Hoy agradecemos al pueblo que ha entendido que los derechos constitucionales no se mendigan se exigen y el gobierno tiene que dotar los hospitales y darnos un salario digno", dijo Ana Rosario Contreras, presidenta del Colegio de Enfermeras de Distrito Capital. "Seguiremos en las calles porque no tenemos miedo", advirtió. Según los dirigentes gremiales, el sueldo promedio de los trabajadores de la salud equivale a 1,6 dólares en el mercado paralelo, que alcanza apenas para comprar un lata de atún.

Carmen Elena Rivas, nutricionista en el Hospital Universitario, señaló que en la actualidad no cubren los requerimientos nutricionales de los pacientes. "La alimentación es inadecuada e insuficiente. No tenemos fórmulas infantiles ni integrales", dijo.

Por su parte, Pablo Zambrano, secretario de la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud, informó que ante la indiferencia del gobierno por solucionar el conflicto evalúan una gran marcha nacional para unir a todos los sectores laborales en la lucha por salarios y salud digna. "No vamos a ceder hasta que obtener una respuesta", indicó.

Anoche, Maduro convocó a una "consulta nacional" para construir el "sistema de salud integrado", en un intento por calmar las aguas. "Quiero hacer muy pronto una jornada completa de consulta nacional que concluya en una gran congreso de salud para aprobar el sistema de transformación del sistema", señaló el presidente.

Según la ONG Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, unas 5300 protestas se registraron en Venezuela el primer semestre de 2018.

En tanto, Gregorio Alfonso, vocero de la Asociación de profesores de la Universidad Central de Venezuela (UCV) -principal casa de estudios del país-, destacó que el drama que vive el gremio de salud es el mismo de los docentes universitarios.

Además, criticó al gobierno de Maduro por "destruir" la educación. "No sabemos si esta universidad va abrir en noviembre porque nuestros colegas, con las condiciones de vida deterioradas, emigraron a otras naciones para sobrevivir. Por eso estamos aquí, para unificar fuerzas", dijo Alfonso.

A la protesta no escaparon los jubilados, particularmente afectados por la escasez de dinero en efectivo, que llega a "venderse" en el mercado negro con un aumento de entre 200 y 400% de su valor real. La altísima inflación hace que el gobierno no dé abasto para imprimir billetes. En las calles los ciudadanos tratan de sobrevivir sin el papel moneda, que escasea en los cajeros de los bancos, pero que en el "mercado negro" se vende informalmente, vía transferencia electrónica, pero por encima del valor de la cifra nominal.

Jubiladas venezolanas, en una cola para cobrar parte de su jubilación en efectivo
Jubiladas venezolanas, en una cola para cobrar parte de su jubilación en efectivo

En el centro de Caracas, unos 200 jubilados interrumpieron el miércoles el tránsito en la concurrida avenida Urdaneta, a escasas cuadras del palacio presidencial de Miraflores.

"No están pagando la jubilación completa. Nos están pagando solamente dos millones de bolívares" en efectivo (17 dólares según la cotización oficial y 60 centavos de dólar en el mercado negro), dijo Basilio Octo, de 68 años, que se unió a la manifestación en la Urdaneta tras hacer fila frente a un banco desde las tres de la madrugada. El jubilado describió que esa suma -la cuarta parte de su asignación- apenas le alcanza para 15 huevos.

En algunos mercados, los alimentos y productos básicos -muy escasos- cuestan hasta tres veces menos si se pagan en efectivo. "Una banana y un plátano es lo que puedo llevar a la casa con eso [los dos millones de bolívares que entregan en efectivo]. Yo quiero toda mi vaina [dinero]", reclamó Eulice Bolívar. "Los viejos necesitan su pensión, su comida. Hay demasiada hambre en Venezuela", añadió.

El Instituto Venezolano de los Seguros Sociales había informado que los jubilados cobrarían 8.400.000 bolívares (entre 70 y 3,36 dólares a las mismas tasas).

"Esta es una tremenda burla que está haciendo el presidente Maduro, que ordenó el pago completo a todos los pensionados", cuestionó Edgar Silva, coordinador del Comité los Derechos Humanos de los Pensionados y Jubilados. Informó que las protestas se replicaron en todos los estados porque el descontento es generalizado, e instó al gobierno a resolver la situación.

El diputado opositor y economista José Guerra dijo que el gobierno engañó a los jubilados. "Apenas les está pagando 2.000.000 de bolívares en efectivo. Ni para comprar medio kilo de queso alcanza. Colas de pensionados por todo el país. ¡Qué humillación a los pensionados!", escribió en Twitter.

La protesta de los jubilados se produce dos semanas después de la reconversión monetaria anunciada por el gobierno chavista, que prevé eliminar tres ceros al bolívar. Se trata de un proceso que varios analistas afirman que no resolverá en nada la falta de billetes que genera la hiperinflación.

"El alza violenta en los precios hace imposible que el efectivo pueda ser administrado por el consumidor", dijo el economista Alexander Guerrero. "Los gobiernos resuelven este problema imprimiendo efectivo, pero en el caso venezolano, no puede comprar el papel para imprimir los billetes al ritmo del crecimiento de los precios porque tiene deudas y no puede acceder al financiamiento internacional". Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), la hiperinflación podría superar 13.800% este año.

El chavismo sostiene que la escasez es causada por las "mafias" que se llevan los billetes al lado colombiano de la frontera para especular con el bolívar, provocar su devaluación y la escasez en el país.

"Es una bofetada"

Por su parte, Angel Navas, presidente de la Federación Venezolana de Trabajadores Eléctricos (Fetralec), acusó al gobierno de "destruir la familia eléctrica" con las propuestas salariales presentadas en la mesa de negociaciones. "Es una bofetada" para los trabajadores, afirmó.

Las protestas contra Maduro se multiplican en las calles de Caracas
Las protestas contra Maduro se multiplican en las calles de Caracas Fuente: AP

"Presidente, póngase las pilas porque le van a tumbar la industria eléctrica y eso sí tumbará al gobierno", advirtió tras una marcha por el centro de Caracas para denunciar que la industria eléctrica vive "prácticamente un paro" por el éxodo del personal y la falta de inversión. Navas anunció que a partir del próximo lunes los trabajadores eléctricos harán un paro por tiempo indefinido. "Va a depender del Ejecutivo responder ante las condiciones laborales de los trabajadores, pero esta situación no se aguanta más".

En paralelo, los trabajadores de la telefónica estatal Cantv también salieron a las calles a exigir mejoras salariales. Los manifestantes bloquearon la avenida Libertador, donde queda la sede de la empresa, y gritaron consignas por salarios dignos y justos.

Además, medio centenar de trabajadores del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC) se movilizaron en la Carretera Panamericana, vecina a Caracas, y bloquearon parcialmente unos tramos de esa vía para exigir mejores condiciones salariales y laborales.

También un grupo de trabajadores del Parlamento se manifestó por reivindicaciones salariales, un día después de que Omar Barboza, presidente de la Cámara, informara que estas solicitudes están en trámite. A esas protestas se les sumaron otras por la falta de agua, en zonas como la Vega, al oeste de esta ciudad, donde los residentes afirmaron que tienen más de tres meses sin una gota de agua.

Agencias Reuters, DPA y ANSA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.