En plena tormenta tras la cumbre, Trump invitó a Putin a EE.UU. para seguir el diálogo

Las discusiones para concretar el segundo encuentro entre los líderes este año ya están en marcha, reconoció la Casa Blanca; críticas de legisladores demócratas y republicanos
Las discusiones para concretar el segundo encuentro entre los líderes este año ya están en marcha, reconoció la Casa Blanca; críticas de legisladores demócratas y republicanos Fuente: AFP
Rafael Mathus Ruiz
(0)
20 de julio de 2018  

WASHINGTON.- Impávido ante las críticas, Donald Trump decidió invitar a Vladimir Putin a la Casa Blanca y ordenó a su equipo que avanzara hacia un nuevo encuentro con el presidente ruso para continuar el diálogo que ambos abrieron en Helsinki, pese a la ola de repudio y la crisis política que desató esa cumbre.

Trump le pidió a su asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, que invitara al Putin a Washington en el otoño boreal y esas "discusiones" ya están en marcha, según anunció vía Twitter la vocera presidencial, Sarah Sanders.

Lejos de Washington, en Aspen (Colorado), el director nacional de Inteligencia, Dan Coats, que en los últimos días ha contradicho en público a Trump respecto del ataque lanzado por el Kremlin en 2016 contra la campaña presidencial, se enteró de la decisión mientras le hacían una entrevista en una cumbre sobre seguridad.

"Diga eso de nuevo", reaccionó Coats, entre risas. "OK, eso va a ser especial", atinó a bromear. Luego, el funcionario no solo admitió que no sabía de la invitación, sino que también reconoció que no sabía qué ocurrió o de qué hablaron Trump y Putin durante su cumbre en Helsinki, de la que se despegó: dijo que le hubiera gustado "otra declaración" del presidente norteamericano.

"Si me hubiera preguntado cómo debería llevarse a cabo, habría sugerido una forma diferente, pero ese no es mi papel", dijo.

Ya desde antes de viajar a Europa, Trump había coqueteado con la idea de recibir a Putin en Washington, un eslabón más de la cadena de señales amistosas que el mandatario ha enviado a Moscú en busca de mejorar el vínculo bilateral. Pero su decisión de avanzar con la invitación a Putin volvió a generar asombro ante la profunda crisis política que desató su acercamiento al Kremlin: casi todo el arco político se paró en la vereda de enfrente y lo criticó con una dureza inédita por su tibieza para enfrentar al presidente ruso y condenar el ataque a la campaña presidencial que lo llevó a la Casa Blanca.

La reacción de Coats dejó además al descubierto la grieta dentro del gobierno de Trump respecto del vínculo con Rusia : varios funcionarios optaron por el silencio, eludieron una definición tajante al respecto o, directamente, se distanciaron del mandatario.

"La cumbre con Rusia fue un gran éxito, excepto con el verdadero enemigo de la gente: los medios de comunicación falsos", tuiteó Trump ayer por la mañana.

Trump, ayer, al llegar a una reunión en la Casa Blanca
Trump, ayer, al llegar a una reunión en la Casa Blanca Fuente: AFP - Crédito: Brendan Smialowski

"Espero con interés nuestra segunda reunión para que podamos comenzar a implementar algunas de las muchas cosas discutidas, incluida la detención del terrorismo, la seguridad de Israel, la proliferación nuclear, ciberataques, el comercio, Ucrania, la paz en Medio Oriente, Corea del Norte y más. Hay muchas respuestas, algunas fáciles y otras difíciles, a estos problemas... ¡pero todas se pueden resolver!", cerró.

Dos encuestas revelaron que el acercamiento de Trump a Putin y sus declaraciones cuentan con un sólido respaldo en su base de seguidores. Los demócratas, por el contrario, condenaron ambos casi por unanimidad, una brecha que refleja la grieta ideológica que recorre a la sociedad norteamericana.

Uno de los sondeos, de la cadena CBS, indicó que el 68% de los republicanos aprobaron la forma en la que el magnate manejó su encuentro con el presidente ruso. Y otro, de Survey Monkey, mostró una aprobación aún más alta: 79% entre los republicanos. Más aún: el 85% de los republicanos creen que toda la trama rusa de la injerencia en las últimas elecciones es una "distracción".

Reacción

Como era de esperarse, la decisión de Trump de afianzar su vínculo con Putin volvió a generar críticas de la oposición demócrata en el Capitolio y también de algunos legisladores republicanos que se han desmarcado de la línea que bajó la Casa Blanca.

"Mientras no sepamos lo que sucedió en esa reunión de dos horas en Helsinki, el presidente no debería tener más interacciones individuales con Putin. Ni en Estados Unidos ni en Rusia ni en ningún otro lado", dijo el líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer.

En Moscú, Putin cargó contra las críticas a Trump por su encuentro y tildó a los opositores al mandatario norteamericano de "gente patética e inútil".

"Vemos que hay fuerzas en Estados Unidos dispuestas a sacrificar las relaciones ruso-norteamericanas en beneficio de sus ambiciones", dijo el jefe del Kremlin, en un discurso ante diplomáticos rusos.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.