Alerta por dos casos de sarampión detectados en la Ciudad

Se trata de un bebé de cinco meses y otro de seis, que no habían viajado y que no estaban vacunados porque la primera dosis es al año; investigan la fuente de infección
Se trata de un bebé de cinco meses y otro de seis, que no habían viajado y que no estaban vacunados porque la primera dosis es al año; investigan la fuente de infección Crédito: Shutterstock
Nora Bär
(0)
21 de julio de 2018  • 01:38

El Ministerio de Salud de la Nación emitió ayer una alerta epidemiológica por la confirmación de dos casos de sarampión asistidos en la ciudad de Buenos Aires. Corresponden a dos bebés de cinco y seis meses. Un varón, de la Capital, y una nena, de Glew, Almirante Brown, en la provincia de Buenos Aires. Ninguno de los dos había sido vacunado, porque la primera dosis de inmunización está indicada al año de vida. Tampoco habían viajado.

"Son casos 'de libro' -informa Eduardo López, infectólogo pediátrico y jefe del Departamento de Medicina del Hospital Gutiérrez, que atendió a uno de los bebés-. Ya se mandaron las muestras al Malbrán para analizar si el virus es de origen europeo, del sudeste asiático o de otra zona. Y se está realizando un interrogatorio detallado para poder determinar cómo y dónde ocurrió el contagio. Recordemos que 30.000 argentinos viajaron a ver el Mundial y pudo haber contactos que pasaron desapercibidos".

Europa está viendo un aumento sostenido de casos (crecieron un 400% en 2017) y ya superan los 20.000. Hay varios países con brotes de sarampión activos; entre ellos, Francia, Italia, Rusia, Irlanda e Inglaterra. "Esto ocurre por déficit de vacunación vinculado con grupos antivacunas y padres así llamados 'naturistas'", explica López.

En la Argentina, el último caso de sarampión endémico se registró en 2000. Desde entonces, solo hubo 32 casos importados. Los últimos tres ocurrieron en la ciudad: dos fueron importados y otro, relacionado con una persona que había viajado al exterior. Se calcula que el 90% de la población infantil del país está vacunada, pero hay unos 80.000 chicos que no completan el esquema en tiempo y forma.

"En el contexto de una circulación persistente en todo el mundo, el riesgo de que pase esto es muy alto -destaca la doctora Carla Vizzotti, presidenta de la Sociedad Argentina de Vacunología y Epidemiología (SAVE)-. Que haya casos importados y detectados precozmente es algo esperable, no es lo mismo que el sarampión endémico. Lo que preocupa es que sabemos que hay una cohorte de 'susceptibles' [personas en riesgo]".

Con el objetivo de reforzar la cobertura se está preparando una campaña para vacunar a los chicos de entre uno y cuatro años para octubre y noviembre.

En América, los últimos casos endémicos se registraron en 2002. Hace dos años, la Organización Panamericana de la Salud declaró el continente como la primera región libre de la circulación del virus, pero desde entonces se registraron casos en once países. Desde 2017, en Venezuela hay un brote en curso y también hubo casos importados en Colombia, Estados Unidos, Perú, Antigua y Barbuda, Guatemala, Canadá y México.

El virus del sarampión es altamente contagioso y muy transmisible. Puede permanecer dos horas en el aire en ámbitos cerrados. Nueve de cada 10 personas susceptibles, si están en contacto con un portador o entran en contacto con aire o superficies contaminadas, lo adquieren.

Los primeros síntomas son fiebre, manchas rojas en la piel y lo que se conoce como "triple catarro" (conjuntivitis, rinitis y bronquitis). Puede tener complicaciones graves, como neumonía viral, sobreinfección bacteriana y encefalitis.

Si se entra en contacto con alguien que viajó a países con casos de sarampión o si aparecen síntomas en personas de cualquier edad, es importante hacer la consulta con el médico. "El equipo de salud debe notificar los casos sospechosos de inmediato, aunque no estén confirmados -subraya Vizzotti-, porque, si no, vamos siempre un pasito detrás del virus. En Brasil hubo más de 600 casos y cuatro fallecidos. No hay que bajar los brazos".

Para López, el mayor problema lo presentan las personas que viajan a zonas donde hay actividad viral. "Tienen que estar seguros de que están bien vacunados -afirma-. Si no, conviene hacer lo que se llama una 'vacunación sucia'; es decir, aplicar una dosis sin esperar la serología [el estudio de los sueros biológicos]".

Los bebés evolucionan favorablemente. En particular, la atendida en el Hospital Gutiérrez, que está pronta a ser dada de alta. "Por ahora, no preveo un brote. La clave es hacer rápido el bloqueo vacunando a los convivientes -afirma López-. Si se presentaran más casos, por ahí hay que bajar la edad de vacunación, pero por ahora no es necesario".

Para el especialista también es importante subrayar que cuando es necesario enviar a un paciente con sarampión a un centro de mayor complejidad, hay que hacerlo en un móvil sanitario. "Porque antes de brotarse estas personas ya contagian", destaca.

Consejos para los viajeros

  • Verificar el esquema de vacunación completo para la edad según el Calendario Nacional de Vacunación. De no contar con las dos dosis recomendadas, la vacuna debe ser aplicada al menos 15 días antes del viaje
  • Los niños de seis a 11 meses que viajen a áreas de circulación viral activa deben recibir una dosis de vacuna triple viral. Esta dosis no debe ser tenida en cuenta como esquema de vacunación. Se administrarán las dosis correspondientes al Calendario Nacional de Vacunación al año de vida y al ingreso escolar

Por: Nora Bär

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.