Mafalda: un ícono popular usado por la política sin el permiso de Quino

El popular personaje de Quino fue utilizado en muchas campañas políticas, sin la autorización del dibujante Fuente: Archivo
20 de julio de 2018  • 13:39

El debate por la legalización del aborto que desde hace meses divide a la sociedad sumó ayer una protagonista involuntaria: Mafalda. En las redes se viralizó una imagen del entrañable personaje de Quino portando un pañuelo celeste, color utilizado por quienes se oponen al proyecto, acompañada de unas supuestas palabras del caricaturista. Desde el entorno del dibujante enseguida salieron a aclarar que son falsas.

No es la primera vez que Mafalda se usa con fines propagandísticos sin la autorización de su creador, Joaquín Salvador Lavado Tejón, más conocido como Quino.

"No la he autorizado, no refleja mi posición y solicito sea removida", dijo Quino sobre la imagen de Mafalda que hicieron circular los grupos que se oponen a la legalización del aborto Crédito: Twitter

En 2005, en La Plata , durante la campaña para las elecciones legislativas, se distribuyeron volantes del candidato a diputado por el Partido Justicialista Pablo Bruera -entonces un concejal poco conocido- con la imagen de Mafalda, en los que se criticaba la gestión del intentente de ese momento, Julio Alak .

"Es indignante -dijo entonces Quino en una entrevista para el matutino Página/12-. "No sólo porque se utiliza mi personaje sin pedir autorización, sino porque además puede que algunos de los vecinos de La Plata piensen que yo estoy apoyando a este señor, cuando ni siquiera lo conozco".

A Bruera no le fue mal. Ganó la banca en 2005 y la intendencia de La Plata en 2007 y 2011, aunque no consta que haya vuelto a utilizar las imágenes de la niña de moño.

"No crea en Crea"

Algo parecido había ocurrido seis años antes en Bariloche , cuando un aspirante a intendente de apellido Crea recurrió al personaje para hacer proselitismo "con murales incluidos". Aquella vez Quino se enteró a tiempo y retrucó con una genialidad: envió a los diarios patagónicos una caricatura en la que Mafalda decía "No crea en Crea". "Obviamente este señor perdió las elecciones", recordó el dibujante.

Según cuenta Isabella Cosse, en su libro "Mafalda: Historia social y política" (2014), uno de los pioneros en abusar de la popularidad de la tira de Quino fue el Movimiento por la Dignidad y la Independencia (MODIN) de Aldo Rico. Lo hizo en una campaña de mediados de los 90, en Tandil , recurriendo a una perspicaz frase del personaje: "¿Por dónde hay que empujar a este país para llevarlo adelante?". Quino se enteró porque visitaba la ciudad y pidió que todos los afiches fueran inmediatamente retirados.

La tira de Quino es mundialmente famosa y ha sido traducida a más de 30 idiomas Crédito: Facebook

Pero parece que los primeros pasos políticos de Mafalda en realidad fueron europeos.

En 1985, cuando España no tenía una década de democracia, hubo grupos falangistas que distribuyeron por Madrid calcomanías de Guille, el hermano menor de la protagonista de la historieta, portando simbología del franquismo. Banderas fascistas y el escudo (ilegal) con el águila de San Juan, según detalló en ese entonces el diario El País. Lo más increíble, sin embargo, fue que las calcomanías llegaron a venderse en la tienda del mismísimo Ministerio de Cultura español.

"De cualquier lado que venga, me hubiera sentado fatal, pero éste es el peor por el que podía haber venido -dijo el dibujante, de padres españoles y republicanos-. No entiendo cómo han cogido a mis personajes, tan distintos de su ideología".

La última de las aventuras electorales de Mafalda ocurrió en Neuquén , en 2013. "Yo voto Pereyra Crexell", decía una Mafalda sonriente en los afiches que aparecieron por la provincia en octubre de ese año en apoyo a los candidatos a senadores Guillermo Pereyra y Lucila Crexell, del Movimiento Popular Neuquino (MPN).

Una vez más, Quino salió a repudiar la situación: "Me tienen muy cansado con esto", dijo en diálogo con la radio neuquina RTN. Y fiel a su estilo ácido, concluyó: "Siempre pienso que si cuando inician una campaña ya tienen que robar cosas, cómo será cuando estén en sus cargos".