Aladín, será genial: gran despliegue con alfombra voladora incluida

Fernando Dente, protagonista de este musical impactante
Fernando Dente, protagonista de este musical impactante
Juan Garff
(0)
21 de julio de 2018  

Aladín, será genial / Libro: Marisé Monteiro / Dirección: Ariel del Mastro / Dirección de actores: Daniel Casablanca / Música: Patricia Sosa, Oscar Mediavilla, Daniel Vilá / Intérpretes: Fernando Dente, Julieta Nair Calvo, Darío Barassi, Carolina Kopelioff, Carlos Belloso, Diana Amarilla, Pedro Maurizi, Sebastián Vitale y elenco / Dirección musical: Oscar Mediavilla / Dirección vocal: Katie Viqueira / Dirección de video: Maxi Vecco / Escenografía: Jorge Ferrari / Vestuario: Gabriela Pietranera / Coreografía: Maia Roldán y Rosario Asencio / Teatro: Gran Rex / Funciones: de martes a domingos, a las 15 y a las 18.30 / Nuestra opinión: buena

El joven huérfano Aladín alterna trabajo y juego en las callejuelas del Gran Bazar. Sus amigos están siempre dispuestos a celebrar la vida a pesar de las dificultades que les impone la extorsiva presión impositiva del Gran Visir. Aun en presencia de la guardia real, saltan por encima de las armas amenazantes. Las vistosas coreografías con que se inicia Aladín, será genial plantan el escenario de origen de la historia en el plano de la identidad popular del protagonista.

El musical dirigido por Ariel del Mastro sobre libro de Marisé Monteiro retoma a todo trapo la puesta realizada en 2005 con otro elenco. El equipo creativo es también el mismo de la exitosa Peter Pan, todos podemos volar. Se mantiene así en el tope de las producciones para chicos con un despliegue ambicioso de vestuario, escenografía y efectos especiales. El esperado momento culminante se da en este sentido con el vuelo de Aladín y la princesa en la alfombra mágica, literalmente sobre las cabezas de los espectadores de la platea.

El malvado Gran Visir y el Genio de la Lámpara son los verdaderos protagonistas del conflicto entre la maldad puesta en función de la ambición de poder y los valores de honestidad, amor verdadero y reivindicación del origen popular que encarna Aladín. Al igual que en la versión fílmica de Disney, ganan visibilidad a través de la veta cómica. El Visir personificado por Carlos Belloso muestra una exacerbación de la crueldad que lo lleva al borde del ridículo. El Genio, en tanto, hace uso de su ubicuidad y sus poderes para bromear con todo y con todos. Darío Barassi concentra eficazmente sobre este personaje buena parte de la atención y las risas de la platea.

Entre la dinámica de las coreografías grupales y la puja histriónica que enfrenta al Visir con el Genio se desarrolla la historia de amor de Aladín y la princesa. Fernando Dente y Julieta Nair Calvo llevan a los personajes de la pareja central con soltura, también en el canto y el baile, aunque sin alcanzar a impregnarlos del vuelo actoral suficiente como para ponerse a la par de la dupla cómica.

La música y las canciones compuestas por Patricia Sosa, Mediavilla y Vilá hilvanan con potencia las escenas, pero podrían ganar incluso en llegada si se modulara un poco más el volumen del sonido, que se mantiene a lo largo de la obra en un nivel innecesariamente alto. La historia en sí -sencilla y conocida, pero no por eso menos atrapante- y las múltiples atracciones visuales y gags que presenta la puesta se sostienen por sí mismos, sin necesidad de apabullar con la fuerza de los parlantes.

Por: Juan Garff

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.