Luis Miguel, la serie: ¿un salvavidas financiero para rescatar al cantante?

Un periodista mexicano asegura que la ficción de Netflix buscó rescatar al ídolo de sus deudas
Un periodista mexicano asegura que la ficción de Netflix buscó rescatar al ídolo de sus deudas
(0)
20 de julio de 2018  • 19:26

Hace poco más de un año, la carrera de Luis Miguel tambaleaba. Con cuatro requerimientos ignorados para comparecer ante la justicia, el popular cantante estaba a punto de ser detenido para responder por una demanda de diez millones de dólares que le interpuso Warner Music, que lo acusaba de cobrar e incumplir con la grabación de cuatro discos.

Por otra parte, su colega Alejandro Fernández lo había demandado por 4,5 millones de dólares por bajarse sin dar explicaciones de una gira que iban a emprender juntos, y negarse a devolver la suma que había cobrado a modo de adelanto. Un productor de vinos de Baja California también le reclamaba tres millones de dólares, y se sumaba a la lista de personas dispuesto a llevar al "Sol de México" a los tribunales.

"Luis Miguel había tocado fondo y ya a finales del 2015 se encontraba endeudado, demandado, cansado y desprestigiado", explica el periodista de negocios Darío Celis en una columna publicada en el diario mexicano Excélsior. En ella revela todos estos datos y la trama oculta que dio origen al proyecto de Luis Miguel, la serie .

Primer adelanto de la serie sobre Luis Miguel

00:31
Video

La ficción de Netflix formó parte de una estrategia empresarial encaminada a rescatar la carrera del cantante, indica el periodista, quien en su texto da nombres y apellidos de los hombres de negocios que impulsaron la operación. Y, además, explicó cómo llegó Luis Miguel a incumplir contratos y "tocar fondo" desde lo artístico.

"Una de las razones de sus cancelaciones fue la tinnitus, una enfermedad que no tiene cura y que lo hace escuchar insoportables zumbidos. Entre 2013 y 2016, Luis Miguel se dedicó a descansar y disfrutar de la vida. Llevaba 35 años sin parar. Tenía en caja cerca de 50 millones de dólares y dilapidó 40. Sus defensores argumentan que cuando empezó a cancelar conciertos se le trató injustamente. Desde los 10 años a los 45 no se detuvo", relata Celis.

Según el periodista, fue el 6 de mayo de 2017, en el T-Mobile Arena de Las Vegas, en una pelea entre Saúl "El Canelo" Álvarez y Julio César Chávez Junior, cuando se acordó rescatar financieramente a Luis Miguel.

El actor Diego Boneto (derecha), compartió en las últimas semanas una foto junto al ídolo
El actor Diego Boneto (derecha), compartió en las últimas semanas una foto junto al ídolo

Con una deuda cercana a los 18 millones de dólares y al borde de la cárcel, Miguel Alemán Magnani lo sacó del atolladero. Fue el dueño de Interjet, amigo suyo desde la década de los ochenta, quien le quitó de encima deudas y demandas. Pagó los 10 millones de Warner y liquidó los 4,5 millones que reclamaba Fernández.

Según Celis, en el Arena T-Mobile estaban el financiero Carlos Bremer, presidente del Grupo Value, y Carlos Slim Domit, presidente de América Móvil. Alemán Magnani, rápido de reflejos, se acercó a ambos para hablarles de un negocio que quizás les interesaría.

"La estructura era muy sencilla: invertir cada uno cinco millones de dólares y, en un plazo menor a dos años, recuperar su capital más intereses del 5% arriba de lo que ofrecía cualquier fondo. Bremer, Slim y el mismo Canelo no lo dudaron. El negocio se llamaba Luis Miguel", apunta el periodista.

En base al plan, se depositarían en un fideicomiso 15 millones de dólares, que eran las participaciones a partes iguales del propio Alemán Magnani, Bremer y Slim, más tres millones del artista. A cambio, el repago que ofreció el amigo de Luismi fue la realización de una serie que contara la vida del ídolo, para "catapultar su imagen y regresarlo a los primeros planos del mundo del espectáculo con giras exitosas en México, Estados Unidos y Centro y Sudamérica".

A la vista de la repercusión que ha tenido la producción audiovisual y de los conciertos programados, basados en el furor que generó la trama entre todo tipo de públicos, el éxito de la operación de rescate del artista ha sido rotundo.

A mediados de 2016, Alemán magnani convenció a Luis Miguel para que permitiera recrear su vida en una serie. El artista aceptó la propuesta, con la única condición de que su amigo cuidara la realización de su historia. Así, se creó a finales de ese mismo año Gato Grande, la casa que produciría la ficción que acabó su primera temporada el domingo pasado.

Gato Grande eligió a Netflix y Telemundo como plataformas de lanzamiento de la serie, cuya producción costó 13 millones de dólares, "un millón por capítulo". Según Celis, "es muy probable que venga una segunda temporada y quizás hasta una tercera, mientras en septiembre próximo, Luis Miguel terminará de pagar el total de sus deudas y dará sus dividendos a Alemán Magnani, Bremer y Slim".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?