El petróleo, un arma de doble filo para Macri

Francisco Olivera
Francisco Olivera LA NACION
(0)
21 de julio de 2018  

Donald Trump puede parecer un loco. O un excéntrico que, como todo referente del real estate neoyorquino, mantiene inquietantes lazos con Rusia. Con esos ojos lo analiza en estos momentos el establishment norteamericano, desde donde esta semana se les prestó atención a las versiones menos decorosas: habría datos con los que Vladimir Putin , exagente de la KGB, estaría extorsionando al presidente republicano. Jeff Merkley, senador demócrata por Oregon, fue el que llegó más lejos, cuando dijo que era "probable" que los servicios de inteligencia rusos supieran algo revelador de Trump. "En Rusia es un procedimiento estándar tratar de conseguir información comprometedora sobre las personas importantes que van de visita, arreglarles encuentros con putas y grabar todo lo que pasa en la habitación. Así que es probable que tengan eso", dijo Merkley al sitio BuzzFeed News.

La reunión del lunes en Helsinki terminó de fogonear esos prejuicios. Los demócratas y parte de los republicanos esperaban que Trump le reprochara a su par la presunta incidencia que los servicios rusos tuvieron en las elecciones que, hace dos años, le dieron la victoria sobre Hillary Clinton, pero se encontraron exactamente con lo contrario: una conferencia de prensa no solo desprovista de recriminaciones, sino anticipatoria de coincidencias más abarcadoras entre ambas naciones.

Trump no tiene ideología. Sus movimientos se entienden mejor desde la escuela académica realista, que suele encontrarle al líder republicano puntos de contacto con Richard Nixon. No solo por la política de distensión que su antecesor tuvo con la URSS y que concretó en el Tratado sobre Misiles Antibalísticos, que los historiadores llaman con la palabra francesa Détente, sino por un hombre de consulta en común en la materia: Henry Kissinger. Con 95 años cumplidos, el exsecretario de Estado tiene todavía contacto fluido con Jared Kushner, influyente yerno de Trump. En una entrevista publicada ayer por Financial Times, Kissinger le explica al periodista Edward Luce que no cree que Putin sea un personaje como Hitler, sino, más bien, como Dostoievsky. Lo hace sin detenerse en lo políticamente correcto, mientras come un paté de pollo. "Creo que Trump puede ser una de esas figuras en la historia que aparece de vez en cuando para marcar el final de una era y obligarla a renunciar a sus viejas simulaciones. No necesariamente significa que él sepa esto, o que lo esté considerando una gran alternativa. Podría ser solo un accidente", se explayó.

Trump parece estar interpretando que el verdadero adversario es China, una potencia que cuadruplicó el ritmo de crecimiento anual norteamericano en las últimas décadas y que, consolidado su éxito comercial, se ha convertido desde que asumió Xi Jinping en un actor geopolítico más agresivo que en los tiempos de Hu Jintao. Según esta idea, Rusia, que iguala a Estados Unidos en armamento nuclear -entre ambos tienen hoy el equivalente para hacer estallar 50 o 60 ciudades como Hiroshima-, es menos peligrosa aliada que herida.

Si se consolida, este escenario interpelará a una Argentina que no termina de encontrarle la vuelta a su déficit de cuenta corriente: forzada al ajuste, no genera los dólares suficientes para sostener su nivel de gasto. Dependerá en gran medida del modo en que Trump y Putin decidan entenderse; pero ninguna conversación entre ambos debería excluir una exigencia estructural rusa: que Estados Unidos no boicotee el precio del petróleo y del gas, vitales para la estabilidad política de Moscú y, aquí, decisivos para hacer viable Vaca Muerta, una de las dos alternativas que Macri tiene, con el agro, para el ingreso de divisas.

Líder de un país con excelentes resultados petroleros por el boom que la exploración no convencional genera desde 2004, Trump puede influir en los precios solo de un modo indirecto. El más sencillo es mantener una buena relación con Arabia Saudita, líder de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), entidad que maneja un tercio del consumo de hidrocarburos del mundo. Ese vínculo es tan relevante que ha incidido en la caída de los precios desde 2014 hasta hoy, una pendiente que tuvo entre otras víctimas al régimen de Nicolás Maduro. Empezó cuando los líderes sauditas se dieron cuenta de que restringiendo la oferta podían mantener el precio internacional, pero alentaban al mismo tiempo a los productores norteamericanos a explorar. Fue un verdadero dilema: sostener el barril en 100 dólares bajando la producción les costaba solo 100 millones de dólares por día en hidrocarburos no vendidos; trabajar a pleno y, por lo tanto, dejar que los valores fueran determinados por el mercado, desplomaba el barril a la mitad, a un costo fiscal de 1500 millones de dólares para el país. Decidieron la opción más cara. ¿Por qué valía la pena semejante costo? La respuesta es política, no económica: aunque el petróleo más barato los perjudicaba en sus arcas fiscales, desalentaba al mismo tiempo a los norteamericanos a continuar con lo que en Texas llaman "revolución del shale", un fenómeno económico que, si prospera, terminará en una sustitución de importaciones que borrará a Arabia Saudita del mapa petrolero.

Ese desplome sorprendió a Macri apenas llegó al poder. En el verano de 2016, el primero de la era Cambiemos, el barril tocó los 28 dólares. Empezó a recuperarse meses después, a medida que los países empezaron a consumir los stocks acumulados.

El barril cerró ayer a 73,02 dólares en Londres. Para el Gobierno es también una encrucijada: cualquier aumento internacional impactará en los costos de la economía y pondrá a prueba el plan de energía, que ahora conduce Javier Iguacel y que ha reportado hasta el momento la mayor inversión privada genuina. Como junio tuvo la inflación más alta en dos años, será fuego para los surtidores a casi un año de las elecciones presidenciales, pero, al mismo tiempo, la apertura de una oportunidad para extraer reservas del suelo: Vaca Muerta tiene la segunda reserva de gas no convencional del mundo y la cuarta de petróleo. Es lo que los economistas llaman "recurso de clase mundial": un sector que, como el agro y como ningún otro en la economía argentina, podría competir en el mundo sin desventajas comparativas.

En la Casa Rosada hay quienes ya piensan en campañas nacionales destinadas a mostrar los beneficios de lo que los nostálgicos de Frondizi empiezan a llamar "La batalla del gas". Como Trump, Macri podría estar frente a una nueva etapa, pero tiene escollos distintos que los de su par norteamericano. Los más obvios son económicos: el nivel de actividad, la inflación, la generación de dólares, la credibilidad en el mercado y el nivel de empleo. El más grave es una paradoja cultural: evitar el regreso en 2019 de lo que considera populismo empantana al Presidente en obsesiones de cortísimo plazo. La política argentina tiene las intrigas de un agente de la KGB.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.