Philip Hammond: "Los inversores quieren ver señales en desafíos como la inflación y la reforma laboral"

El ministro de Economía británico respaldó el acuerdo de la Argentina con el FMI; dijo que la posición de su país ante Malvinas "no cambió" y que "solo los isleños" pueden definir su futuro
El ministro de Economía británico respaldó el acuerdo de la Argentina con el FMI; dijo que la posición de su país ante Malvinas "no cambió" y que "solo los isleños" pueden definir su futuro
Jorge Liotti
(0)
21 de julio de 2018  

El ministro de Economía del Reino Unido, Philip Hammond, de visita en la Argentina por la cumbre del G-20 , refrendó el apoyo a la política económica de Mauricio Macri pero advirtió que "los inversores y líderes empresariales" del extranjero quieren ver avances en "desafíos fundamentales" como "la inflación y la reforma laboral ", en respuesta a un cuestionario enviado por LA NACION.

-¿Cuál es su percepción acerca de la economía argentina?

-Apoyamos la promoción del crecimiento sustentable basado en el liderazgo del sector privado, así como también los vínculos constructivos entre el país y el resto del mundo. Confiamos en que este enfoque, acompañado por procesos de transparencia y apertura de instituciones independientes, será el mejor camino para traer prosperidad en el largo plazo. Mi gobierno apoya fuertemente el programa de reformas económicas de la Argentina y su aspiración de ingresar a la OCDE como miembro pleno una vez que se implementen las reformas requeridas.

-¿Por qué piensa que la Argentina es el país que más ha sufrido las consecuencias de la crisis financiera y cuál es su opinión sobre la decisión de recurrir a un acuerdo con el FMI?

-Los recientes sucesos en la economía global han representado un reto para todos los mercados emergentes, no solo para la Argentina. El Reino Unido respalda el acuerdo de la Argentina con el FMI.

-Al principio del gobierno de Macri había grandes expectativas sobre una ola de inversiones extranjeras, pero esto no ocurrió. ¿Por qué piensa que fue así y qué les recomendaría a los inversores británicos?

-Los inversores y los líderes empresariales quieren ver señales de que la Argentina está irrevocablemente comprometida con el desarrollo sustentable de su economía y de las instituciones sobre las que esta se basa. Esto incluye encarar desafíos económicos fundamentales, como podrían ser la inflación y la reforma laboral. Ya hay más de 120 empresas británicas operando de forma activa en la Argentina, y sigue habiendo oportunidades para compañías de mi país, tanto para el comercio como para las inversiones, en sectores como transporte, servicios públicos, energía, minería y agricultura, así como en servicios asociados, como finanzas, seguros y planes de participación público-privada (PPP). Ya se está viendo cómo esa confianza se convierte en acciones concretas, como por ejemplo con el comienzo de los vuelos low cost de Norwegian Air UK entre Gatwick y Ezeiza.

-¿Hay alguna inquietud política en el gobierno británico acerca de la posibilidad de que Macri pierda en las elecciones del año próximo o de que vuelva al poder la expresidenta Cristina Kirchner?

-La cuestión clave es el compromiso de la Argentina con las reformas económicas estructurales. El Reino Unido y la Argentina están trabajando juntos para fortalecer sus lazos económicos y alianzas estratégicas, y esto no debería ser visto como un proceso de corto plazo que depende del resultado de una elección. Hay vínculos históricos, como también proyectos presentes y futuros en prácticamente todas las áreas. Son socios naturales.

-¿Cuáles son las expectativas del Reino Unido sobre un acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y el Mercosur? ¿Cuál podría ser el impacto del Brexit en la relación comercial con el Mercosur?

Me complace que la relación económica bilateral continúe ampliándose. Argentina es el tercer receptor más grande de IED del Reino Unido entre los países de América Latina, con un valor de casi 5000 millones de libras. Más de 120 empresas británicas están activas en la Argentina. Sin embargo, nuestro comercio bilateral sigue siendo relativamente bajo: hay una enorme oportunidad para expandirlo. El Reino Unido sigue apoyando la ambiciosa agenda comercial de la Unión Europea y seguirá siendo un socio constructivo en apoyo de los acuerdos de libre comercio de la UE, incluidas las negociaciones UE-Mercosur. Es esencial mantener el impulso y lograr un acuerdo político rápido y esperamos que esto suceda pronto. Por supuesto, el Reino Unido estará abierto a conversaciones con el Mercosur. Espero además con ansias las reuniones del G-20 en Buenos Aires para debatir algunas de las problemáticas mundiales cruciales.

- Considerando que usted se desempeñó como ministro de Asuntos Exteriores, ¿cree que podría haber una mejora en las conversaciones sobre la soberanía de las islas Malvinas como consecuencia del deshielo en las relaciones entre la Argentina y el Reino Unido?

La posición del gobierno del Reino Unido no ha cambiado: solo los isleños tienen derecho a determinar su propio futuro político y económico. Sin embargo, como se señala en el comunicado conjunto de septiembre de 2016, hay una serie de cuestiones en el Atlántico Sur no relacionadas con la soberanía, como la cooperación humanitaria, el trabajo conjunto de pesca y la mejora de la conectividad con el continente, en las que una cooperación más estrecha resulta en un claro beneficio tanto para la Argentina como para los habitantes de las islas. Tanto el gobierno del Reino Unido como el de la Argentina están comprometidos a continuar con el trabajo positivo realizado hasta el día de hoy sobre estos temas.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.